Back to top
8 de Octubre del 2019
Ideas
Lectura: 5 minutos
8 de Octubre del 2019
Consuelo Albornoz Tinajero

Profesora universitaria, investigadora y periodista.

¿Quiénes son los responsables?
0
Yo no fui, dicen muchos. Yo no fui, fue teté, dicen otros. ¿Quiénes son los que están desencadenando el caos y queriendo arrebatarnos la paz social?

Nadie está respondiendo por el vandalismo que Ecuador, sus ciudades y sus ciudadanos sufrimos desde el jueves 3 de octubre, cuando los transportistas iniciaron su paro para inmovilizar al 80 por ciento de ecuatorianos que no dispone de vehículo propio. Tampoco hay quien responda por los ataques a edificios de organismos del estado como los del Congreso Nacional y de la Contraloría General.  Menos aún por las acciones de bandolerismo de quienes saquearon, destruyeron y atacaron a los trabajadores de empresas productoras de lácteos y de papel en Cotopaxi, así como a fincas florícolas y productoras de brócoli en Cotopaxi; o de quienes asaltaron a contenedores de un supermercado que trasladaban mercancía y alimentos a sus locales, en procura de proveer a los ecuatorianos de aquellos productos que escasean ya en los mercados de las ciudades.

Desde otro costado, no hay autoridad que se responsabilice por las golpizas que propinaron algunos uniformados a varios de los manifestantes; o por los desmanes que hemos advertido y que la fuerza pública no ha podido enfrentar como se espera de una policía profesional, que restablezca el orden pero que no reaccione de forma brutal o desmedida.

Y aunque todos hemos mirado videos, ciertos y reales sobre esas atrocidades, nadie encuentra a sus responsables. Sus rostros están visibles, pero… ¿quiénes serán? Tampoco parece que autoridad alguna conozca quiénes son los actores que abiertamente convocan a la destrucción del orden constitucional, y que tomen las medidas legales y constitucionales para enfrentar esta incitación a la anarquía. Varias de estas expresiones han sido acciones de terrorismo que han tenido como efecto mantener a los ciudadanos recluidos en sus espacios privados y hasta a silenciar sus voces en las redes sociales: no vaya a ser que alguno de sus contactos se enoje.

Yo no fui, dicen muchos.  Yo no fui, fue teté, dicen otros. ¿Quiénes son los que están desencadenando el caos y queriendo arrebatarnos la paz social?

Yo me animo a proponer una responsable, una culpable:  la cultura que nos heredó el correismo y que se mantiene viva y pujante, a pesar de que el ex presidente Correa esté ausente y algunos de sus compadres se encuentren prófugos, escondidos o encarcelados. Una cultura que permeó en casi todos los sectores de la sociedad, debilitó el lazo social, el sentido de comunidad y de solidaridad que nos animaba a los ecuatorianos y que ahora parece que están perdidos, o al menos debilitados.

Yo me animo a proponer una responsable, una culpable:  la cultura que nos heredó el correismo y que se mantiene viva y pujante, a pesar de que el ex presidente Correa esté ausente y algunos de sus compadres se encuentren prófugos, escondidos o encarcelados.

Una cultura que se caracterizó por 10 años de difusión de un discurso de odio, de resentimiento y de polarización.  De designar como enemigo a quien no concordaba absolutamente con nuestras posiciones, porque cada quien se sentía dueño de la verdad. Una cultura que abominó de la deliberación y de la discusión en todo espacio público y que para ello conformó piquetes de asalariados para atacar la disidencia y acallar en el espacio de lo virtual a quien discrepara.

Una cultura que se aprovechó de la frustración social de diferentes conglomerados de compatriotas para abonar y cultivar en ellos resentimientos y desconfianza, seguramente en muchos casos justificados.

Una cultura que desencadenó con sus efectos corrosivos la partición de los movimientos sociales. Dividió a las organizaciones de los pueblos indios, a las de los trabajadores, por citar las más fragmentadas, con el único objetivo de debilitarlas y deslegitimarlas como en esos momentos está acaeciendo.

Aquel mensaje de odio se alimentó con la coexistencia de los dobles y triples discursos y el distanciamiento de las palabras con las prácticas.  Como si solo importara la retórica y fueran irrelevantes las acciones de respeto y de comprensión hacia el otro, hacia el diferente. Estos son elementos generados desde la constitución correista, repleta de principios garantistas y plagada de prácticas represoras y de desconocimiento de todos los derechos humanos y de su plena vigencia. El triunfo pírrico de lo po-li-ti-ca-men-te co-rrec-to.

Frente a esto ¿qué nos corresponde a los ciudadanos? Podemos mantenernos en la indiferencia, en el silencio o en la inacción.  O hacernos cargo de nuestro pequeñísimo espacio de responsabilidad y asumirlo.  Con esto ya habremos hecho bastante. Somos 17 millones los ecuatorianos. ¿Cuántos asumiremos nuestra responsabilidad?

[PANAL DE IDEAS]

Fernando López Milán
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Carlos Rivera
Gabriel Hidalgo Andrade
Alexis Oviedo
Gonzalo Ordóñez
Oswaldo Toscano
Francisco Chamorro
Pablo Piedra Vivar
Alfredo Espinosa Rodríguez

[RELA CIONA DAS]

La Crisis de gobernabilidad
Patricio Moncayo
2020: a palazos de ciego
Juan Cuvi
Asumir el riesgo
Jean Cano
Alcoholismo, bombas de tiempo y gallinas
Carlos Rivera
Las medias verdades de una rebelión de once días
Milagros Aguirre
GALERÍA
¿Quiénes son los responsables?
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Los informes sobre octubre se acumulan sin gestión legal o política
Redacción Plan V
Mientras Trump reparte palos, Xi Jinping seduce con el comercio
Poliducto Pascuales-Cuenca: Odebrecht culpa a Petroecuador
Redacción Plan V
El salvataje del siglo
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

El laberinto de Yachay: ¿una apuesta perdida?
Redacción Plan V
La "década ganada" de los grupos económicos ecuatorianos
Redacción Plan V
7 claves para entender la polémica por los sobrevuelos norteamericanos
Redacción Plan V
Así es el centro cultural que Irán promueve en Quito
Redacción Plan V