Back to top
8 de Octubre del 2019
Ideas
Lectura: 6 minutos
8 de Octubre del 2019
Carlos Rivera

Economista, catedrático de la Universidad de Cuenca. 

Receta morenista: tardía e incompleta
0
Los 1.200 o 1.300 millones que se podrían recuperar por la eliminación de los subsidios no debería ir directamente al presupuesto general del estado, sino debería haberse creado una suerte de fideicomiso dirigido única y exclusivamente a ciertos gastos de salud y educación.

Debo reconocer que el Gobierno de Moreno no tenía mucha maniobra por el anémico  crecimiento económico. Las propias cifras fiscales exigían una drástica e inmediata corrección de los desequilibrios fiscales, so pena de tener costos sociales aún mayores y poner en jaque la mismísima dolarización. Así como también actuaban los problemas derivados del  síndrome de abstinencia al tratarse de un enfermo totalmente adicto al gasto público; además de una  fobia socio política a los programas de ajuste económico, derivada de una clase política patéticamente pobre y esos discursos incendiarios de izquierda que repetidos durante 10 años, calaron en un buen segmento de la población, que padeciendo de amnesia y una buena dosis de ignorancia política son un verdadero polvorín. 

Abstrayéndonos de ello, me parece que la  receta morenista, si bien no da para las protestas y movilizaciones ciudadanas de la magnitud que se ha observado en estos días —y que se prevé continuen esta semana— representa solamente una parte del pago de la farra de la década más ignominiosamente perdida de la historia del Ecuador y la necesidad de revertir esa carrera vertiginosa que teníamos al abismo con las políticas correistas,  tampoco da para los aplausos y vítores como algunos sectores nos quieren vender, y es que la receta llega tardía e incompleta, como lo describo a continuación:

Tardía

Una de las principales lecciones que deja un buen curso de política económica es que los programas de ajuste que normalmente son impopulares, deben implementarse durante los primeros 100 días del gobierno. Esto es en la etapa de luna de miel, para ganar la máxima viabilidad política y no al tercer año de mandato, cuando las cifras de popularidad del presidente están  bastante aminoradas.

El costo de no tomar las medidas a tiempo no es solamente económico en el sentido de que tenemos desequilibrios acumulados en estos 3 años, y el costo de oportunidad de haber sumido al país en un claro estancamiento en espera del ajuste, sino en toda la pérdida de viabilidad política para sacar adelante un programa que ciertamente no es nada popular.

Me parece que uno de los principales faltantes en el programa económico de Moreno es el no haber tocado el subsidio al gas licuado, respecto del cual hay tanto contrabando, ineficiencia e inequidad como con los otros combustibles. Alguien dirá que podría haber sido técnicamente correcto, pero políticamente hubiera sido un suicidio; pero como se dice por allí, preso por uno, preso por mil.

Incompleta

Me parece que uno de los principales faltantes en el programa económico de Moreno es el no haber tocado el subsidio al gas licuado, respecto del cual hay tanto contrabando, ineficiencia e inequidad como con los otros combustibles. Alguien dirá que podría haber sido técnicamente correcto, pero políticamente hubiera sido un suicidio; pero como se dice por allí, preso por uno, preso por mil.    

Un segundo elemento faltante se observa en el ajuste y liberalización de precios a los combustibles, en tanto y cuanto no solamente se trata de corregir un subsidio ineficiente e inequitativo, sino de que el estado no gaste ingentes recursos en un bien que no es público y como tal, que no requiere intervención del estado más allá de la regulación de la calidad, ni que los ecuatorianos tengamos que  pagar las ineficiencias de Petroecuador con excesivos costos de producción y comercialización, cuando la idea de liberalizar es que las comercializadoras puedan importar libre y directamente el combustible a los mejores precios y  calidad posible en un contexto de libre competencia y no bajo la figura del monopolio estatal.

Un tercer elemento ausente en el programa de Moreno es una reducción mucho más drástica del gasto corriente por el lado de sueldos  y salarios, y compras de bienes y servicios a efecto de dejar una razón gasto a producto no más allá del 30%, caso contrario estamos pidiendo grandes sacrificios a la clase media y sobre todo a las clases más populares para mantener un estado igualmente obeso y sobredimensionado, lo cual suena hasta grotesco, por cuanto no es justo que los ecuatorianos tengamos que pagar la  ineptitud  y corrupción del correismo.

En esta misma línea, los 1.200 o 1.300 millones que se podrían recuperar por la eliminación de los subsidios no debería ir directamente al presupuesto general del estado, sino debería haberse creado una suerte  de fideicomiso dirigido única y exclusivamente a ciertos gastos de salud y educación, lo cual habría ayudado también a ganar viabilidad política para la implementación del programa de ajuste.  

No obstante de todo esto, debo reconocer en Moreno la valentía para asumir el costo político y social de corregir una distorsión que lleva 45 años en Ecuador y que ningún gobierno en el pasado lo quiso hacer, y que junto a la libertad de expresión, independencia de poderes y el quiebre del poder omnímodo de ese ciudadano ex presidente que se tiraba a emperadorzuelo serán el gran legado del presidente Moreno.

 

[PANAL DE IDEAS]

Rodrigo Gehot
Natalia Sierra
Gonzalo Ordóñez
Fernando López Milán
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Juan Carlos Calderón
Patricio Moncayo
Carlos Rivera
Mariana Neira

[RELA CIONA DAS]

Asumir el riesgo
Jean Cano
Un debate simbólico cargado de prejuicios
Juan Cuvi
Las medias verdades de una rebelión de once días
Milagros Aguirre
¿Olvidarnos del levantamiento?
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Los demonios de octubre: parroquialismo, tribalismo y fetichismo democrático
Luis Córdova-Alarcón
GALERÍA
Receta morenista: tardía e incompleta
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

2021: las reformas electorales cambian las reglas del juego
Redacción Plan V
José Serrano no le teme al narco ‘Gerald’
Redacción Plan V
Los últimos pasos de Telmo Castro
Redacción Plan V
La solitaria lucha de Claude Roulet contra los abusos del transporte de pasajeros
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

El "contertulio" Alexis Moncayo sale de Radio Majestad
"Hay un discurso guerrerista-templario en el Gobierno": Nelson Reascos
Fermín Vaca Santacruz
El origen de "ven para mearte" y otras frases de Nebot
La caída nacional de las ventas es de -20%