Back to top
1 de Julio del 2015
Ideas
Lectura: 5 minutos
1 de Julio del 2015
Consuelo Albornoz Tinajero

Profesora universitaria, investigadora y periodista, con un doctorado por la Universidad Nacional del Cuyo, de Argentina.

¿Rectificar?: sí… ¿endilgar?: no
Mientras las calles de las ciudades ecuatorianas se llenan de voces que claman por rectificaciones, desde las alturas del poder político se repiten, hasta el cansancio, frases hechas y vaciadas de todo significado. Con ello, además de destapar su negativa a cualquier corrección, el régimen persevera en su costumbre de endilgar las acciones e intenciones que le son propias a quienes llama golpistas, opositores, desestabilizadores, alineados con la derecha y odiadores.

Algunas de las proclamas difundidas por ciudadanos en las redes sociales las ha reproducido Plan V. Todas ellas y las decenas que se han publicado en las últimas semanas, en Facebook y Twitter, mantienen reclamos comunes,hastíos compartidos, repulsas consensuadas a un estilo de gobierno que tras casi nueve años ha mostrado su displicencia hacia la mayoría de ecuatorianos críticos. 

Estas demandas hace rato dejaron de generarse por los proyectos de impuestos a la herencia y a la plusvalía. Es por dignidad, replican los ecuatorianos.

¿Qué es lo que aspiran los ciudadanos? El colectivo Resistencia ha sintetizado en 20 puntos aquellas pretensiones a las que adhieren tantos conciudadanos. Son las “exigencias mínimas para dejar de protestar”. Veamos algunas de ellas: el retiro del proyecto de reformas, arbitrariamente bautizado como de enmiendas, y que permitirá a la Asamblea aprobar la reelección indefinida, eliminar las consultas por iniciativa ciudadana, debilitar a ciertos organismos de control estatal.

Unas segundas reivindicaciones apelan a proteger al Yasuní, detener los planes de la mega minería y desistir de convertir a las islas Galápagos, el primer patrimonio natural de la humanidad, en un conjunto de “resorts”. Otro conjunto de reclamaciones alude a la eliminación de la Supercom, el Cordicom y la “ley mordaza”; suspender las propagandas descalificadoras, las cadenas, las sabatinas y vender los medios incautados. A este le sigue el clamor por eliminar la norma que revocó la obligación estatal de aportar con el 40% a los fondos de pensiones del IESS, devolver los dineros al fondo del magisterio y eliminar la ley que limita el pago de utilidades.

Otra advertencia se extiende a poner fin a la persecución política y a “sacar las manos de la justicia”. Hay muchas más aspiraciones. Sin embargo, desde el correísmo insisten en que las manifestaciones son por desinformación sobre los proyectos de ley de las herencias y de la plusvalía. Una diputada AP asegura que las movilizaciones no han mencionado siquiera al trámite de las supuestas enmiendas en el congreso. No advertir el sentido de la indignación ciudadana, ni comprender a los actores de ella solo revela la ceguera y la sordera del correísmo y los muestra como se han dibujado ellos mismos: incorregibles.

Mientras las calles de las ciudades ecuatorianas se llenan de voces que claman por rectificaciones, desde las alturas del poder político se repiten, hasta el cansancio, frases hechas y vaciadas de todo significado. Con ello, además de destapar su negativa a cualquier corrección, el régimen persevera en su costumbre de endilgar las acciones e intenciones que le son propias a quienes llama golpistas, opositores, desestabilizadores, alineados con la derecha y odiadores.

Si van a Los Shyris les endosa ser pelucones. Si marchan desde El Ejido les acusa de ser tirapiedras. En otras palabras: todo ecuatoriano que protesta es alguien incapaz de articular una voz, peor de mantener un pensamiento propio. Todos son desdeñados por el correísmo.

A esta cruzada acaba de sumarse otra diputada. Ahora resulta que las familias que acuden a Los Shyris son de borrachines, drogados y violentos.  ¡Cómo se advierte que quien formula tamaño absurdo nunca estuvo allí!

Tanta arrogancia fastidia. Pero también provoca cansancio y descreimiento. Respeto, reparaciones, reconocimiento de la razón del pueblo, incluido el de las clases medias, es la demanda mínima a los dirigentes del correismo. Y para los opositores, el pedido ciudadano del momento es el de abandonar sus pugnas o búsquedas de protagonismos, en el peor estilo del oficialismo. A los dirigentes, líderes o cabezas visibles de las oposiciones les corresponde hallar puntos en común y escuchar al pueblo. Lo más inteligente para un político opositor es diferenciarse de quienes nos gobiernan.

El libreto correísta ya dio todo lo que podía suministrar la propaganda. La trama requiere cambios de fondo; un viraje, porque así lo solicitan los mandantes. El ciudadano se cansó de oír destemplanzas, agresiones, bravuconadas del protagonista. La prepotencia ya no convoca, ni eleva el rating. Hoy es el momento de modificar el guión.

[PANAL DE IDEAS]

Rodrigo Tenorio Ambrossi
María Fernanda Solíz
Carlos Rivera
Fernando López Milán
Patricio Moncayo
Fanny Zamudio
Alexis Oviedo
Giovanni Carrión Cevallos
Patricio Crespo Coello

[RELA CIONA DAS]

Así se masificaba el turismo en Galápagos antes de la pandemia
Franklin Vega
Parar la sobreexplotación del mar, el gran desafío del Ecuador
Redacción Plan V
Ecocidio en Galápagos
Marcelo Larrea Cabrera
Los pesqueros chinos volvieron y encontraron al Ecuador igual que en 2017
Redacción Plan V
Femicidio en Galápagos: crónica de una muerte anunciada
Redacción Plan V
GALERÍA
¿Rectificar?: sí… ¿endilgar?: no
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Xavier Hervas: "debemos aprender a administrar el Estado en la escasez"
Fermín Vaca Santacruz
Interpol y la "Liga de presidentes justicieros" de Correa
Mariana Neira
Notas afiladas de una coronela: el consejo de "La Caballeresa del sol" al "El Libertador"
Andrés Lasso Ruales
"No todo fue una quimera": 13 ensayos sobre la construcción del Ecuador
Andrés Lasso Ruales

[MÁS LEÍ DAS]

Ecuador supera la cifra récord de 100.000 fallecidos por todas las enfermedades
Redacción Plan V
La huida masiva de los venezolanos desde Ecuador y su doble regreso
Susana Morán
¿Por qué todos se sienten amenazados por Álvaro Noboa?
Fermín Vaca Santacruz
El ñeque manaba de Aura Zamora
Gabriela Muñoz