Back to top
9 de Febrero del 2024
Ideas
Lectura: 6 minutos
9 de Febrero del 2024
Patricio Moncayo

PhD. Sociólogo. Catedratico universitario y autor de numerosos estudios políticos.

Rodríguez Lara: el valor del equilibrio
0
Supo Rodríguez Lara comandar un equipo de gobierno de alta calidad con estilo propio, distinto del de Velasco Alvarado en el Perú. No tuvo acercamientos con Pinochet. Y, por cierto, se diferenció tanto de la dictadura anterior de los sesenta como del Triunvirato que le sucedió.

La vulnerabilidad de las transiciones democráticas en América latina, que “deshicieron las últimas dictaduras militares”, se expresa en el surgimiento de tendencias autoritarias, de derecha e izquierda, que amenazan con hacer fracasar esas transiciones. Se trata de un fenómeno que responde a distintas causas, una de las cuales tiene que ver con la incapacidad de los gobiernos democráticos para afrontar satisfactoriamente situaciones críticas de orden económico, social, cultural y político.

En el caso ecuatoriano, afortunadamente, ello pudo ser evitado, no obstante, las vicisitudes que surgieron en los 44 años de retorno a la democracia. La necesidad de impedir que algo semejante nos ocurra hace necesario rememorar el contexto en el que tuvo lugar la ruptura institucional de los setenta.  

América Latina, en la segunda mitad del siglo pasado, ya fue presa de esa vulnerabilidad, sacudida por sucesos de gran impacto en el marco de la Guerra Fría. La revolución cubana de 1959, la dictadura de Velasco Alvarado en el Perú, la victoria de Salvador Allende en Chile, las dictaduras del cono sur mostraban dos visiones de desarrollo y de gobierno, en esa época.

Ecuador no fue una excepción. En esos años la democracia no pudo subsistir. La inminencia de la explotación petrolera anunciada en 1971 puso a prueba la capacidad de la clase política nacional para gobernar en estas nuevas condiciones. Velasco Ibarra asumió todas las funciones del estado en 1970, y en 1972 debía convocar a elecciones. Dada la fragmentación de los partidos políticos entonces existentes y la popularidad del líder de Concentración de Fuerzas Populares (CFP) se daba por hecho la eventual victoria de Asaad Bucaram en esas elecciones. 

El estamento militar miró con preocupación tal escenario y hubo al interior de las Fuerzas Armadas una discusión institucional sobre el dilema de entregar el poder a quienes serían ungidos por los canales institucionales, o asumirlo en aras de los más altos intereses nacionales.   

El golpe de Estado abrió las puertas a la nacionalización del petróleo y a la implementación de un nuevo modelo de desarrollo, dado que el que había estado vigente entró en crisis por el fin del boom bananero. Esto ya había ocasionado una ruptura institucional previa en la década de los sesenta.

El Estado, por otra parte, estaba muy debilitado como consecuencia del manejo económico de los grandes productores y exportadores de bienes primarios agrícolas.  La riqueza petrolera en manos del Estado le permitiría a éste reducir su dependencia de la oligarquía agro-exportadora.  

Los militares tampoco estaban preparados para asumir tamaña tarea. Se vieron obligados a acudir a estamentos técnicos que, para entonces, se concentraban en la Junta Nacional de Planificación (JUNAPLA).

Hubo todo un proceso de negociación al interior de las Fuerzas Armadas en el que emergió el liderazgo del general Guillermo Rodríguez Lara, dotado de cualidades intelectuales y profesionales que le permitieron ponerse al frente del país, no como “mandón” sino como un hombre preparado capaz de entender los graves problemas que enfrentaba Ecuador, sin dejarse obnubilar por las corrientes ideológicas en boga. 

En el gabinete del gobierno de las Fuerzas Armadas convergieron distintas tendencias, ninguna de las cuales tuvo primacía. Rodríguez Lara supo conjugar los intereses y puntos de vista de sus ministros logrando acuerdos y consensos para hacer posible la gobernabilidad de un régimen militar con un proyecto de reformas estructurales.  Mantuvo un equilibrio entre lo técnico y lo político, entre la planificación y los juegos de poder, entre la teoría y la práctica, sin alinearse con los extremos.  

Las relaciones del estado con las petroleras Texaco y Gulf estuvieron enmarcadas en la defensa de los intereses nacionales y no en criterios ideológicos.  El Ecuador, en ejercicio de su soberanía, entró a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Supo Rodríguez Lara comandar un equipo de gobierno de alta calidad con estilo propio, distinto del de Velasco Alvarado en el Perú. No tuvo acercamientos con Pinochet. Y, por cierto, se diferenció tanto de la dictadura anterior de los sesenta como del Triunvirato que le sucedió. 

La tesis de buscar una solución honorable, negociada con el Perú, que Jaime Moncayo presentó al estado mayor de las Fuerzas Armadas, fue acogida por el general Rodríguez Lara, y fue el antecedente de su colaboración como ministro de Finanzas, una vez que se consumara el cambio de gobierno.  En tal función Moncayo se convirtió en puntal del frente económico, como presidente de la Junta Monetaria. 

Gobernar, como se ve, no es una tarea sencilla. Requiere de gran preparación, capacidad de mando, sensatez y equilibrio, además de habilidad estratégica. Cualidades de las que carecen los nuevos autoritarismos, como los de Nayib Bukele y Nicolás Maduro, que pretenden suplir ese déficit, en desmedro de la democracia, apelando a la violencia, a la concentración del poder, a razones ideológicas y cancelando la alternancia.  

La confrontación ideológica entre modelos de desarrollo impide ver lo que la población más valora que son los resultados que se logran en el enfrentamiento de los nudos críticos de una situación. De ahí que los gobiernos democráticos deban demostrar que sí son capaces de hacerlo sin quebrantar el estado de derecho y con una agenda menos monotemática e ideológica, y socialmente más incluyente. Para ello se requiere una clase política que esté a la altura de las demandas de la población y una institucionalidad transparente.

Ese es el gran desafío.

[PANAL DE IDEAS]

Mariana Neira
Fernando López Milán
Rodrigo Tenorio Ambrossi
María Amelia Espinosa Cordero
Aldo Lorenzzi Bolaños
Milagros Aguirre
Juan Carlos Calderón
Giovanni Carrión Cevallos
Alexis Oviedo
Alfredo Espinosa Rodríguez

[RELA CIONA DAS]

Seguridad: los convenios de Ecuador con EE.UU. son cuatro
Gonzalo Salvador Holguín
Los riesgos indeseados de la guerra interna
Juan Cuvi
El “after” de la declaratoria de Conflicto Interno Armado
Hugo Marcelo Espín Tobar
General Alexander Levoyer: hacemos un llamado a todas las instituciones, no nos pueden dejar solos
Miguel Ribadeneira
Consulta popular: así se cayeron la mitad de las preguntas de Noboa
Redacción Plan V
GALERÍA
Rodríguez Lara: el valor del equilibrio
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Novela: "El pasado anterior" o cómo un misterio puede romper la Historia
Redacción Plan V
Carlos Pólit dice que no huyó de Ecuador en 2017 e insiste a la Corte que lo libere hasta su sentencia
Redacción Plan V
Atentado a Trump: el camino a la Casa Blanca está allanado
Ugo Stornaiolo
Crimen organizado, delincuencia común e invasores asechan las áreas protegidas
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Una red de empresas fantasmas en Ecuador exportó 500 millones de dólares en oro
Por Plan V y medios aliados
Feria del Libro de Quito: el chasco del periodismo cultural
Miguel Molina Díaz - Escritor
El correísmo no pierde tiempo en su intento de hacerse de la Judicatura
Redacción Plan V
José Serrano habla de narcotráfico y relaciona a Ministro de Agricultura
Redacción Plan V