Back to top
22 de Enero del 2016
Ideas
Lectura: 6 minutos
22 de Enero del 2016
Cristina Burneo Salazar

Docente de la Universidad Andina Simón Bolívar. Trabaja en Letras, género y traducción.

Salomé no ha vuelto
Fernanda no sólo ha sido maltratada por la defensoría pública y la jueza asignada anteriormente, sino que ahora, además, se le pide llegar a un acuerdo mutuo con quienes se llevaron a su hija de la clínica del barrio Jipijapa y la registraron con un apellido materno falso. Esto muestra el escandaloso desamparo en que vivimos.

Hoy son 653 días. Fernanda los está contando. Hace 653 días Segundo T., ex pareja de Fernanda, la separó de su hija Salomé, recién nacida, para llevársela a vivir con él y con su cónyuge, Victoria. Segundo, padre biológico de la niña, secuestró a su propia hija y le cambió ilegalmente la identidad. Salomé pasó a ser hija reconocida de Segundo y Victoria como “pago” por la relación extramarital de éste, violentando la voluntad de Fernanda y el derecho de Salomé ¡a no ser raptada ni cambiada de apellido materno!

En octubre del 2015, Fernanda y Salomé finalmente se pudieron realizar la prueba de ADN tras varios obstáculos y una inoperancia escandalosa de la justicia. La jueza Johanna Ayala demoró meses para permitir la prueba, se aplazó el examen cuatro veces, se dilataron los procesos. ¿Hay alguien que haya interpelado a esta jueza? ¿Qué pasó con la administración de justicia que permitió tal grado de violencia judicial contra Fernanda? ¿En dónde está el Consejo de la Judicatura cuando se maltrata a la ciudadanía a este grado? El señor Gustavo Jalkh se ha dado palmaditas por los avances de Ecuador en los derechos de las mujeres, pero esto no pasa de demagogia si estos casos se manejan con esta torpeza. Señor Jalkh, ¿tolera usted esto mientras habla de derechos y de género?

El resultado del examen de ADN fue contundente: Fernanda es madre biológica de Salomé. El 27 de octubre de 2015, Fernanda escribe en redes: “Hoy otro mes más que cumples, mi pequeña Salomé, pero esta vez me siento muy feliz y contenta porque finalmente se pudo realizar la prueba de ADN. Pude verte por un ratito, hijita, estás hermosa caminando y tranquilita, así sea por poco tiempo te pude ver, mi Salomé, en ese momento me tuve que conformar.” Luego del examen de ADN, Fernanda, sus abogadas, su familia, esperaban una solución inmediata. No llegó. Otra vez, pasan semanas. Incomprensible. ¿Cómo duermen sabiendo lo que hacen con la vida de una persona que espera, día tras día, recuperar a una hija robada a los días de nacer? Hemos llegado a ese nivel de indolencia y de cinismo.

El caso de Salomé se encuentra ahora en la Corte Provincial de Pichincha. Señor Marco Rodríguez Ruiz, usted es el presidente de la Corte. El jueves 21 de enero, en esa misma Corte que usted preside, estaba lista la audiencia de conciliación para Fernanda, convocada ocho días antes.

La conciliación se suspendió por un escrito del abogado de Segundo T. y Victoria A. presentado una hora antes de la audiencia. Fernanda está siendo hostigada, no se entiende de otra manera si su caso no avanza, si se prefieren los obstáculos al debido proceso, si se piensa siquiera que su hija estaría mejor en otro lugar que con ella.

Y ahora: ¿conciliar qué? Es inaudito que se programe una audiencia de conciliación para una madre cuya hija fue secuestrada hace más de año y medio. ¿Cómo va a actuar la Corte Provincial? Fernanda no sólo ha sido maltratada por la defensoría pública y la jueza asignada anteriormente, sino que ahora, además, se le pide llegar a un acuerdo mutuo con quienes se llevaron a su hija de la clínica del barrio Jipijapa y la registraron con un apellido materno falso. Esto muestra el escandaloso desamparo en que vivimos. Se puede falsificar documentos, se puede cambiar la identidad de los recién nacidos, se puede pedir un bebé como pago por una infidelidad y no pasa nada. Es escalofriante el umbral de tolerancia que tenemos para vivir con estas cosas. ¿Para qué sirve el enorme aparato de justicia que se ufana de la progresión de derechos en este país?

Fernanda no ha podido ver los primeros pasos de Salomé, se la ha negado su derecho al cuidado de su hija, a su vida en familia. También se la ha estigmatizado con una enorme hipocresía por decisiones de su vida personal que sólo le incumben a ella y eso ha obstaculizado los procesos que debieron haber tenido lugar de manera debida, sin juzgar a quien hacía uso del aparato de justicia, que se muestra hostil e inoperante.

Fernanda era una madre anónima, desamparada y amenazada por el padre biológico de su hija. Su determinación y valentía han hecho del suyo un caso paradigmático en la defensa de los derechos de las mujeres y de los niños. Si algo le ha traído esta inenarrable desgracia ha sido la solidaridad y admiración de abogadas, activistas, personas que saben que ella está en lo correcto. Fernanda ha hecho de su golpe una razón para la fortaleza. Estamos vigilantes con ella y por Salomé.

Fernanda, que dejes de contar los días de la ausencia, que se detengan y que empieces a contar los días del reencuentro muy pronto.

[PANAL DE IDEAS]

Giovanni Carrión Cevallos
Gabriel Hidalgo Andrade
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Paolo Vega López
María Amelia Espinosa Cordero
Carlos Rivera
Rubén Darío Buitrón
Julian Estrella López
Alfredo Espinosa Rodríguez
Fernando López Milán

[RELA CIONA DAS]

«Reciprocar»
María Amelia Espinosa Cordero
Octubre 2019: la denuncia de delitos de lesa humanidad que complica a Moreno
Redacción Plan V
Crisis carcelaria: una medida cautelar pone a las autoridades en el banquillo
Redacción Plan V
Telmo Pacheco: El dolor transformado en una lucha democrática
Redacción Plan V
Tatiana Ortiz: “El derecho a la salud lo han impulsado las organizaciones”
Redacción Plan V
GALERÍA
Salomé no ha vuelto
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Una salud pública, herida de muerte y con menos camas, ha enfrentado la pandemia en el mandato de Moreno
Redacción Plan V
Una economía estancada y con más deuda externa tras cuatro años de Moreno
Redacción Plan V
Lenín Moreno: El desempleo y la pobreza fueron de la mano
Redacción Plan V
Derechos humanos: la otra deuda que deja Lenín Moreno
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Mientras Correa "pide cacao", el correísmo prepara el contraataque
Redacción Plan V
El contralor Pablo Celi, detenido por la trama de sobornos en Petroecuador
Redacción Plan V
Así se lavan en Miami los sobornos del 10% que circulan en Petroecuador
Redacción Plan V
La peor tragedia del correísmo no es haber perdido las elecciones, sino su futuro
Ramiro J. García Falconí