Back to top
7 de Diciembre del 2015
Ideas
Lectura: 9 minutos
7 de Diciembre del 2015
Gonzalo Ortiz Crespo

Escritor, historiador, periodista y editor. Ex vicealcalde de Quito. 

Se les está cayendo la estantería
El inmenso poder del que disfrutaban y que les permitía triunfar en elección tras elección con una maquinaria bien aceitada para encandilar al pueblo con propaganda, mentiras y promesas, se les está pudriendo.

Como arena entre los dedos se les está yendo el poder a los autodenominados “socialistas del siglo XXI”. Ese dominio abusivo, falaz, grosero que lograron construir en América Latina se está viniendo abajo, tras malgastar los ingentes ingresos que tuvieron en esta década de alza de precios de las materias primas.

El inmenso poder del que disfrutaban y que les permitía triunfar en elección tras elección con una maquinaria bien enaceitada para encandilar al pueblo con propaganda, mentiras y promesas, se les está pudriendo. Cuando tuvieron el control de todas las funciones del Estado, cualquier idea de izquierda y socialismo se trastocó en el más retrógrado populismo y clientelismo. Mientras desaparecían la democracia, la participación y la transparencia aumentaba la propaganda para hacer creer a la gente que existían. La conciencia engañada en las masas pudo mantenerse dormida mientras funcionó el dispendio y las dádivas. A la vez, contra el que osara protestar, estaban la amenaza, la represión en las calles, la persecución a los opositores, el ahogamiento de las libertades.

Los límites de estos gobiernos autocráticos, autorreferenciales, manipuladores y opacos están en su propia ineptitud. La cancha que habían inclinado, los árbitros vendidos, la desigualdad en la lucha política, los medios de comunicación controlados, comprados, atemorizados, no son ya suficientes para controlar la lucha por recuperar la dignidad, la paz, la unidad, y derrotar a la pobreza, el desempleo, la escasez. 

El triunfo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en Venezuela este domingo, que le da una amplia mayoría en el Asamblea Nacional tras 17 años de hegemonía del chavismo, es el más reciente fracaso de esas autocracias. A la madrugada del lunes, el Consejo Electoral reconoció, tras seis horas después del postergado cierre de las urnas (para ver si funcionaba la “operación remolque” montada con recursos públicos para llevar a los remolones a votar), que la Unidad Democrática obtuvo 99 diputados frente a 46 del Partido Socialista Unido de Venezuela, la marca del chavismo. La oposición quedó así a dos votos de tener los tres quintos de la Asamblea (lo que en Venezuela se llama mayoría calificada) cuando aún faltan de adjudicar 22 escaños, entre ellos los tres que tienen los indígenas. La demora en dar los resultados y la postergación de esos 22 restantes tiene que ver con el terror pánico de que el MUD alcance los 112 escaños que le darían una mayoría absoluta de dos tercios, fundamental para la toma de ciertas decisiones.

Una primera lección de este triunfo es que ni las autocracias gorilescas como la de Maduro, quien amenazó desatar una guerra si ganaba la oposición, pueden ocultar un triunfo cuando este es masivo. Supongo que allí habrán tenido alguna voz las Fuerzas Armadas de Venezuela, que tan abyectamente han servido todos estos años al chavismo (“¡rodilla en tierra, mi Comandante!”), pero que seguramente no está dispuestas a apoyar una guerra civil como la anunciada por Maduro.

La otra lección es que un triunfo así de contundente de la oposición solo puede lograrse con la unidad de las fuerzas democráticas. El MUD es una coalición de más de 20 partidos y agrupaciones de oposición de todas las tendencias que, tras obvias dificultades, logró un generoso y patriótico acuerdo interno y eligió por consenso a 127 de los candidatos a la asamblea y a los otros 40 por elecciones primarias. Pero esto se obtuvo con un trabajo tesonero desde 2008, luego de tantos revolcones a manos del chavismo, y superando problemas muy difíciles, inclusive los del año pasado, con las divisiones entre la tendencia centrista de Henrique Capriles (dos veces candidato a la presidencia de la República, la última perdiendo solo por 1,5% ante Maduro), que prefería la vía electoral, y el ala derechista de Leopoldo López, ex alcalde de Caracas, y María Corina Machado, que patrocinaban lo que llamaron La Salida, multiplicando las manifestaciones en la calle. La presencia valiente de Lilian Tintori, esposa del ex alcalde de Caracas, quien purga una infame pena de 14 años de cárcel, por supuestamente promover y dirigir los disturbios en una manifestación, ha sido clave en el proceso de unidad, y en atraer la atención del mundo y de la propia sociedad venezolana sobre los presos políticos.

En Argentina este jueves 10 asume Mauricio Macri, a quien la presidenta saliente y el kircherismo le han puesto todas las dificultades para una transición democrática y decente. Con su sibilina manera de ser, la señora K ha anunciado que ha hecho cambiar las flores de la residencia presidencial de Olivos, para que Macri vea en los canteros “su color preferido”, el amarillo. Actitud tan gentil intenta ocultar todas las trabas interpuestas: falta de reuniones con los ministros salientes, ocultamiento de datos fiscales y la actitud de la propia señora K que se niega a seguir la tradición de entregarle la banda y el bastón de mando en la Casa Rosada, en un acto controlado y sobrio, como se ha hecho siempre, sino que impone su deseo de hacerlo en el Congreso, repleto de vociferantes kirchneristas, que también llenarán, movilizados por última vez con dineros públicos, a la plaza de afuera.

Mientras tanto, en el Ecuador el Gobierno se salió con la suya con la aprobación de las 15 reformas a la Constitución, llamadas enmiendas aunque solo una lo es, en un acto que demuestra precisamente el descalabro del poder correísta. Una asamblea blindada hasta los dientes, unos manifestantes traídos desde la Costa, y a los que se les dio colchones para su pijamada, 500  a lo sumo porque ya no pueden congregar a más, y una represión salvaje desatada contra las personas que manifestaban pacíficamente en la periferia. ¿Es esta la forma de cambiar una Constitución que supuestamente inauguraba en el Ecuador la democracia auténtica y la participación real de los ciudadanos para los próximos siglos?

Parte de esa estrategia, añosa y oportunista, fue hacerlo el 3 de diciembre, en plenas fiestas de Quito. Otra parte fue hacerlo tras el anuncio de la transitoria que supuestamente va a impedir que Correa sea candidato a su cuarto mandato. No hay que ser ingenuos: el principal motivo de ese anuncio era quitarle fuelle a la protesta. Estoy convencido de que, si las encuestas muestran cualquier posibilidad de triunfo, la Corte Constitucional apelará a la “irregularidad” de esa transitoria y la echará abajo, dejando expedito el camino a Correa.

Sus declaraciones en Francia de que quiere retirarse “unos años” en Europa es parte de esta farsa. Claro que hoy las encuestas ya le muestran derrotado, y la crisis económica reforzará el rechazo al despilfarro, la corrupción y la mala conducción económica, así que la puerta que está dejando entreabierta terminará de cerrarse. El aldabón lo pondrá el hartazgo que la gente tiene de Correa, de su prepotencia, de su empeño por ultrajar y agraviar a los que no piensan como él, de su vanidad, de esa “perversa condición narcisista de que hace gala cada sábado”, frase esta última de Francisco Huerta.

La franquicia de los dizque socialistas del siglo XXI, de la supuesta revolución (bolivariana o ciudadana o peronista), ha fracasado estruendosamente. La gente anhela un cambio y todas las trampas interpuestas para que no funcione la democracia no serán suficientes para impedir que lo logre.

[PANAL DE IDEAS]

Carlos Arcos Cabrera
Gabriel Hidalgo Andrade
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Patricio Moncayo
Mauricio Alarcón Salvador
Paolo Vega López
Carlos Rivera
Aparicio Caicedo
Giovanni Carrión Cevallos

[RELA CIONA DAS]

¿Se está dando un brote del virus de la “Pax Americana”?
Jaime Breilh Paz y Miño
Quién era Mariana Granja y porqué su muerte nos involucra a todos
Juan Carlos Calderón
El libro de dos "políticamente incorrectos" que desnuda al socialismo correísta
Fermín Vaca Santacruz
El ventrilocuismo ideológico
Patricio Moncayo
Cuando veas la barba de tu vecino cortar, pon la tuya a remojar
Carlos Rivera
GALERÍA
Se les está cayendo la estantería
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Chats involucrarían a asambleísta Daniel Mendoza en caso de corrupción en Pedernales
Redacción Plan V
Ecuador se acerca a los 6.000 fallecidos por COVID-19
Redacción Plan V
Andrea y su madre, una sola canción
Gabriela Muñoz
Daniel Mendoza, asambleísta por Manabí, se suma a la lista de detenidos por la Fiscalía
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Contratación pública: tarimas, trajes de baño y hasta cursos de francés en plena pandemia
Leonardo Gómez Ponce - Observatorio de Gasto Público
Coronavirus: Ecuador es el país con mayor letalidad en Sudamérica; Santa Elena tiene el mayor aumento de muertes
Redacción Plan V
Las historias desconocidas de la pandemia en Manabí
Redacción Plan V
El COVID-19 y la grave amenaza de la disolución social y nacional
Redacción Plan V