Back to top
11 de Mayo del 2020
Ideas
Lectura: 6 minutos
11 de Mayo del 2020
Gonzalo Ordóñez

Es licenciado en Sociología y Ciencias Políticas por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, Quito; Magíster en Comunicación, con mención en Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación por la Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador.

Sí hay dinero para las universidades
0
La impunidad constituye el mejor acicate para la corrupción. Para este tipo de personas robar en mitad de una pandemia es estimulante. Pero en estos momentos, resulta una “ventaja”: enfrentemos a estas poderosas redes y utilicemos los fondos –que de todos modos se iban a pagar– de la corrupción para las universidades.

Señores del Gabinete de gobierno, tengo una idea: qué les parece si desarman las mafias en el sistema de salud, grupos económicos con enorme presión política y contactos; luego actúan igual que antes, fingiendo que acabarán con la corrupción con acciones pequeñas y desarticuladas (para que de todos modos se lleven enormes cantidades de dinero). A continuación, destinan esos dólares para cubrir el presupuesto de las universidades, incluso podrían pagar algo de lo que adeudaban antes de la pandemia.

Otra idea, Juan Sebastián Roldán, secretario de la Presidencia, según una denuncia de La Fuente, estaría  implicado en un caso de corrupción, junto con sus allegados, por apropiarse del paquete accionario del proyecto minero Llurimagua, uno de los más importantes yacimientos de cobre del mundo ubicado en Cotacachi:

“Funcionarios de alto rango como Juan Sebastián Roldán junto a su tío, el abogado representante de los intereses de Chile, Francisco Roldán, se han puesto la camiseta de CODELCO y se han pintado el rostro con sus colores para evitar ser vistos, para expoliar al triste Ecuador” (Llurimagua, La Fiebre del Cobre).

Estoy convencido de que, en estos momentos, los mismos grupos de poder, por otros caminos y con otros “funcionarios”, estarán negociando para obtener las 4 830 hectáreas valoradas en 30 000 millones de dólares.

Mi humilde sugerencia es que renuncie Roldan, que se desnude al bufete de abogados Pérez Bustamante y Ponce que junto al tío del secretario de la Presidencia, Francisco Roldán, quienes “manejan a su antojo Llurimagua y los miles de millones de dólares que representa”, según se indica en el reportaje.  Se detenga el control del paquete accionario por este grupo que intenta negociar en la Bolsa de valores, “Sin que el estado reciba nada” (La Fuente).

Sí, ya sé que según el mismo artículo de La Fuente, el presidente Lenín Moreno suspendió el 16 de abril la reunión del ministerio de Energía y Recursos Renovables con la estatal chilena CODELCO; pero, y es un enorme pero, Juan Sebastián Roldan sigue como secretario de Gabinete de la Presidencia y Francisco Roldán sigue siendo su tío, entonces es aceptable dudar de que por algún otro camino el Ecuador pierda ese dinero.

De nuevo, hagamos como que no nos dimos cuenta y utilicemos ese dinero de los ecuatorianos, entre ellos docentes y estudiantes, que íbamos a regalar a estos egoístas y codiciosos seriales para dotar de miles de becas de estudio y manutención a nuestros estudiantes, conservar los sueldos intactos de los docentes; y, además, que por un momento creamos en eso de “el gobierno de todos”.

Tenemos una industria de la corrupción que vive del Estado, y no tenemos desarrollo productivo o tecnológico, es decir, ni siquiera engordan la vaca para robarse la leche. La universidad debe juntarse con la empresa para crecer.

Personas con poder político o cargos de autoridad, bajo autocontrol, gustan de los riesgos al existir buenas recompensas; perciben que sus actos no afectarán de manera “directa” a la gente; se desenvuelven en entornos donde el comportamiento no ético se deja sin castigo; tienen mayores posibilidades de volverse corruptas.

La impunidad constituye el mejor acicate para la corrupción. Para este tipo de personas robar en mitad de una pandemia es estimulante. Pero en estos momentos, resulta una “ventaja”: enfrentemos a estas poderosas redes y utilicemos los fondos –que de todos modos se iban a pagar– de la corrupción para las universidades.

Sin embargo, para ser equitativos la universidad pública durante épocas alineada a un discurso crítico ha visto su relación con la empresa como un apuntalamiento al injusto sistema que padecemos, pero privilegiando la intervención del estado que históricamente oscila entre el populismo y el autoritarismo.

Tenemos una industria de la corrupción que vive del Estado, y no tenemos desarrollo productivo o tecnológico, es decir, ni siquiera engordan la vaca para robarse la leche. La universidad debe juntarse con la empresa para crecer, hágalo críticamente, conservando el derecho a formar personas además de profesionales y de pensar sociedades distintas, pero compréndase que eso mismo es la labor de la universidad.

Ahora mismo el dolor y la vergüenza nos hiere con el desalmado comportamiento de estos funcionarios que roban a la vida y a la muerte por igual; ojalá que el castigo se produzca; y, al menos, les devuelva un poco de humanidad.

Sin embargo, hay más, mucho más dinero que los corruptos, mientras la gente está confinada, se llevan en todo tipo de adquisiciones, obras, proyectos; al fin y al cabo que importa. Con la ignorancia santificada por la reducción de fondos a la universidad el reino es de los sapos y no de las personas.

[PANAL DE IDEAS]

Fernando López Milán
Giovanni Carrión Cevallos
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Patricio Moncayo
Carlos Rivera
Carlos Arcos Cabrera
Ricardo Martner
Mauricio Alarcón Salvador
Patricio Crespo Coello
Alfredo Espinosa Rodríguez

[RELA CIONA DAS]

Viviendo del crédito
Giovanni Carrión Cevallos
La pandemia condenó a La Mariscal al silencio nocturno
Redacción Plan V
El dramático impacto de la pandemia en el Centro Histórico de Quito
Redacción Plan V
¿Y los sueldos?
Alfredo Espinosa Rodríguez
Para recuperar el empleo, no bastará la reactivación económica
Carlos Rivera
GALERÍA
Sí hay dinero para las universidades
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Ximena Peña: ‘Ni morenista, ni correísta, me considero una mujer progresista’
Redacción Plan V
Ola Bini pidió a un juez parar a los pesquisas que -dice- le siguen a todo lado
Redacción Plan V
El Fantasma, el Cantante y los Ministros bicicletas o cómo limpiar frecuencias moviendo los hilos del mapa mediático
Redacciones Fundamedios y Ecuavisa
Los agoreros predicen más virus, frío, hambre y "calles calientes"
Mariana Neira

[MÁS LEÍ DAS]

Juego de tronos en el Hospital Carlos Andrade Marín
Redacción Plan V
30S: militares al rescate; y diez años después, al rescate de los militares
Redacción Plan V
César Montúfar: "enfrentaremos la crisis desde cuatro andariveles articulados"
Fermín Vaca Santacruz
Repsol Ecuador vende todos sus activos por USD 5 millones
Redacción Plan V