Back to top
14 de Septiembre del 2022
Ideas
Lectura: 6 minutos
14 de Septiembre del 2022
Gabriel Hidalgo Andrade

Politólogo y abogado. Docente universitario.

Siempre fueron ellos
0
El populismo candidatiza periódicamente a muchas personas con deudas frente a la justicia. De esta forma consigue subrayar el relato victimista de la persecución política, del statu quo y de la lucha del pueblo en contra de las élites.

El correísmo postuló para las próximas elecciones seccionales a muchos candidatos con deudas ante la justicia. La maniobra no es una casualidad. ¿Por qué? 

Las organizaciones políticas como el correísmo no son innovadoras, sino que responden a una trayectoria heredada cuya estructura caudillista centralizada se articula en torno a una narrativa de fractura bipolar. Eso es lo que se llama populismo. 

Los caudillismos defienden la idea de que la sociedad está artificiosamente dividida en dos, configurada así para socavar a la gente real y mantener a una élite en el poder. Incluso los caudillismos de derecha como Donald Trump vinculan la lucha entre el pueblo y la élite con una supuesta confabulación entre las élites políticas y económicas. Muchos activistas del Tea Party en los Estados Unidos, que son defensores vigorosos del libre mercado, creen que las grandes empresas, a través de sus compinches políticos en el Congreso, corrompen el libre mercado a través de leyes protectoras, acabando con la competencia y asfixiando a las pequeñas empresas de la gente real. Para sostenerse, el populismo caudillista tiene que ser conspiranoico y maleable.  

La maleabilidad consiste en su elasticidad ideológica para coaligarse con organizaciones diametralmente opuestas. Por ejemplo, en 2015 en Grecia surgió Syriza con el apoyo del partido populista de extrema derecha Griegos Independientes; en Italia el Movimiento 5 Estrellas de Beppe Grillo formó un gobierno de coalición con el partido ultraderechista Liga Norte; en España, el izquierdista partido Podemos de Pablo Iglesias se impulsa con el apoyo mediático de HispanTV, un medio de comunicación vinculado al ultraconservador y fundamentalista islámico partido de la Sociedad del Clero Combatiente

En el 2005 en Ecuador, en el breve retorno de Abdalá Bucaram, el líder caudillista aseguró que instalaría en Ecuador la revolución bolivariana de Hugo Chávez, convocaría a una Asamblea Constituyente y enfrentaría a las oligarquías. Casi inmediatamente tuvo que regresar a un nuevo exilio en Panamá que concluiría en el 2017, mientras Rafael Correa era presidente. Bucaram no consiguió instalar la revolución chavista pero dos años después, a partir de 2007, lo hizo la revolución ciudadana de Correa.

En el 2005, en Ecuador, en el breve retorno de Abdalá Bucaram, el líder caudillista aseguró que instalaría en Ecuador la revolución bolivariana de Hugo Chávez, convocaría a una Asamblea Constituyente y enfrentaría a las oligarquías.

En todo el mundo, los caudillismos comparten símbolos, narrativas y objetivos. Por ejemplo, el ultranacionalista, ultraconservador, euroescéptico y racista Partido Libertad de Austria, actualmente la tercera fuerza política austriaca, arremete constantemente en contra de los medios de comunicación a quienes acusa de defender a la élite y levantar un cerco mediático en su contra. Lo mismo sucede hoy con aficionados a Cristina Fernández, a Pablo Iglesias o a Rafael Correa que protagonizan constantes acosos masivos y ataques selectivos en contra de medios, periodistas y voces discrepantes. Los acusan de levantar un cerco mediático en contra del pueblo.   

El significado del pueblo tiende a ser tanto aglutinador como diferenciador porque no solo intenta unir a una mayoría descontenta y silenciosa, sino que también trata de movilizar a esta mayoría contra un enemigo indefinido, por ejemplo, los medios de comunicación, la banca, la justicia, el poder en sentido amplio. 

Por estos motivos el populismo candidatiza periódicamente a muchas personas con deudas frente a la justicia. De esta forma consigue subrayar el relato victimista de la persecución política, del statu quo y de la lucha del pueblo en contra de las élites. 

Según los profesores Cass Mudde y Cristóbal Rovira Kaltwasser en su libro “Populismo: una breve introducción”, una de las principales críticas contra las definiciones ideacionales de populismo es que son demasiado amplias y pueden aplicarse potencialmente a todos los actores, movimientos y partidos políticos. Pero al apelar a la voluntad general del pueblo, el populismo pone en práctica un mecanismo específico de articulación, que permite la formación de un sujeto popular con una fuerte identidad, que es capaz de desafiar el status quo. 

Por esto es tan importante denostar la corrección política y la institucionalidad, porque narrativamente los populistas la vinculan al conservadurismo y a las élites. El uso de expresiones como “gente de bien” o “pelucones” sirve para interpelar el establecimiento elitista y enfrentarlo a sus supuestas víctimas. Entonces resulta imprescindible que algunos candidatos tengan vínculos con el narcotráfico, estén investigados por delitos en contra de la administración o hayan sido sancionados por los órganos de control. Es indispensable porque sólo así estos candidatos pueden presentarse como víctimas de una persecución injusta y en contra de una justicia corrompida. Jorge Glas, el exvicepresidente ecuatoriano encerrado por corrupción y encumbrado como héroe por sus seguidores, es un ejemplar de esta interpelación.  

Rafael Correa, caudillo del correísmo y expresidente del Ecuador entre 2007 y 2017, repite constantemente la expresión “los corruptos siempre fueron ellos”. La utiliza incluso para insultar a sus seguidores. La frase resume claramente lo expuesto: el caudillismo populista subsiste siempre que haya una fractura bipolar entre “un ellos” que son las élites corruptas y “un nosotros” que es el sujeto popular, monolítico, honorable y mártir. 

Pero ¿quiénes son o en dónde están “esos ellos” o “estos nosotros”? No importa. Lo sustancial es que en ese significante vacío se recoja un campo de disputa con capacidad de hacer revoluciones violentas o encumbrar a los caudillos al poder y para esto es preciso candidatear víctimas, no importa que sean o puedan ser delincuentes.  

@ghidalgoandrade

[PANAL DE IDEAS]

Alexis Oviedo
Carlos Arcos Cabrera
Fernando López Milán
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Luis Córdova-Alarcón
Julian Estrella López
Andrés Quishpe
Alfredo Espinosa Rodríguez
Consuelo Albornoz Tinajero
Gabriel Hidalgo Andrade

[RELA CIONA DAS]

Los pecados de los partidos y movimientos políticos van al referendum
Redacción Plan V
Elecciones 2023: crecen los temores de candidatos relacionados con el crimen organizado
Redacción Plan V
La carrera del burgomaestre
Alexis Oviedo
El efecto Yunda: ¿su ausencia beneficia al correísmo?
Redacción Plan V
Criminales respetables
Fernando López Milán
GALERÍA
Siempre fueron ellos
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La propiedad de la antigua hacienda del INIAP provoca un conflicto social en el cantón Mejía
Redacción Plan V
Lucio Gutiérrez "rectifica" en sus declaraciones sobre la comunidad LGBT
Redacción Plan V
Pugna y pasarela en la Asamblea por el caso Bernal
Redacción Plan V
El 7 de abril de 2020, en el río Napo ya no fluía vida sino muerte
Gabriela Muñoz

[MÁS LEÍ DAS]

¿Cómo escapó el policía Germán Cáceres? Y los datos oficiales inexactos sobre la desaparición de María Belén Bernal
Redacción Plan V
¿Crimen de estado?
Gabriel Hidalgo Andrade
¿Escuela de formación policial?
Diego Chimbo Villacorte
Mujeres en el plantón por María Belén Bernal: “Y de la Policía, ¿quién nos cuida?”
Redacción Plan V