Back to top
8 de Enero del 2023
Ideas
Lectura: 4 minutos
8 de Enero del 2023
Fernando López Milán

Catedrático universitario. 

Sobre la vulgaridad
0
Una parte significativa del pueblo ecuatoriano está aquejado de vulgaridad. Si uno pregunta si están en contra de la corrupción y la viveza criolla, responderán sin dudarlo que sí y, acto seguido, darán su voto al más corrupto de los candidatos a ocupar la presidencia de la república o una alcaldía.

Sostiene el escritor colombiano, Nicolás Gómez Dávila, que la vulgaridad consiste en pretender ser lo que no se es. Tan vulgar es el poeta borracho que se pretende maldito como el juez narco que se proclama justo o el político corrupto que se dice honesto. El ignorante que se disfraza de culto es vulgar. Y vulgar es el tonto que se las da de inteligente.

La vulgaridad es simulación y la vida de la gente vulgar, un simulacro. Dos lugares hay en los que la vulgaridad se manifiesta de manera más clara en nuestro país: la política y la universidad. En este último caso, especialmente en aquellas carreras en las que la simulación del saber es más fácil: los estudios sociales, por ejemplo.

La política que se practica en Ecuador es apariencia, y también la enseñanza que se imparte y el conocimiento que se genera en las universidades. Remedo de lo que es la buena política es la política nacional y remedos de educación de excelencia y conocimiento relevante son la enseñanza y la producción de conocimiento en las universidades ecuatorianas.

Una parte significativa del pueblo ecuatoriano está aquejado de vulgaridad. Si uno pregunta si están en contra de la corrupción y la viveza criolla, responderán sin dudarlo que sí y, acto seguido, darán su voto al más corrupto de los candidatos a ocupar la presidencia de la república o una alcaldía

Las universidades, a punta de artículos en revistas indexadas, pretenden ser Harvard, y los políticos, que trabajan en su propio beneficio, pretenden servir al pueblo. Pero la realidad es lo que es y, si nos atrevemos a verla de frente, no podemos negar que nuestra universidad tiene menos que ver con Harvard que con los institutos técnicos y las organizaciones sociales antisistema, y que nuestros políticos tienen una mayor afinidad con los delincuentes y los agitadores radicales que con el pueblo que dicen servir y defender.

Es propio de los políticos y otros arribistas endiosar al pueblo. Pero una parte significativa del pueblo ecuatoriano está aquejado de vulgaridad. Si uno les pregunta si están en contra de la corrupción y la viveza criolla, responderán sin dudarlo que sí y, acto seguido, darán su voto al más corrupto de los candidatos a ocupar la presidencia de la república o una alcaldía. Los que pretenden abominar de la corrupción, en realidad, la favorecen o la practican.

No hay salida, creo, para la política, pero quizá todavía sea posible salvar a la universidad. Su salvación, sin embargo, no está en el aumento presupuestario o en la apertura indiscriminada a todos los jóvenes que han concluido el bachillerato. Hay que aprender a distinguir entre excelencia y mediocridad, a separar lo relevante de lo irrisorio. Eso es lo primero. Si tenemos claros los criterios de distinción entre estos opuestos, podemos intentar una reforma de la educación universitaria ajustada a nuestra realidad; una reforma que nos permita, parafraseando a Píndaro, llegar a ser lo que somos y no lo que pretendemos ser.

[PANAL DE IDEAS]

Fernando López Milán
Alexis Oviedo
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Patricio Moncayo
Alfredo Espinosa Rodríguez
Francisco Carrión Mena
Giovanni Carrión Cevallos

[RELA CIONA DAS]

“Cada pueblo tiene el gobierno que se merece”
Marko Antonio Naranjo J.
¿Por qué las izquierdas no sintonizan con el sentimiento mayoritario del pueblo?
Patricio Moncayo
Rumbo a las urnas: elecciones 2024 en Latinoamérica
Aldo Lorenzzi Bolaños
Una flácida y onerosa consulta
Gustavo Isch
Élites, violencia y calentamiento global
Juan Cuvi
GALERÍA
Sobre la vulgaridad
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Los entretelones del honoris causa a Daniel Noboa en Ambato
Redacción Plan V
Donald Trump y la amenaza rusa
Richard Salazar Medina
PLANV e Ispade se unen para promover la comunicación digital
Redacción Plan V
Estos son los estándares sobre beneficiarios finales y su importancia para combatir el lavado
Fundación Ciudadanía y Desarrollo  y Global Financial Integrity

[MÁS LEÍ DAS]

Narcotráfico: el bombazo en México y la onda expansiva en Ecuador
Redacción Plan V
Acerca de los acuerdos con Estados Unidos y la lucha contra el crimen organizado
Gonzalo Salvador Holguín
La Asamblea blindó nuevamente los bienes producto de la corrupción
Redacción Plan V
Casa de la Cultura Ecuatoriana: de la sinergia a la entropía
Pocho Álvarez