Back to top
23 de Abril del 2020
Ideas
Lectura: 9 minutos
23 de Abril del 2020
Dr. Daniel Rodríguez V.

Médico - MBA. Ex Gerente HCAM, Ex Director del Seguro General de Salud Individual y Familiar del IESS, Ex Coordinador Zonal 9 MSP

¿Tambalea el IESS con la salida de Granda?
0
La injerencia política en el IESS se refleja en la designación de gerentes y directores de las unidades médicas, aún sin cumplir con los perfiles determinados en la norma (Resoluciones del Consejo Directivo CD 468 y CD 590), por lo tanto ilegalmente posesionados.

A menos de un año para las elecciones de un nuevo gobierno, Paúl Granda deja la presidencia del Consejo Directivo del IESS luego de dieciséis meses de gestión como representante del presidente de la República ante dicho Consejo, y en medio de graves cuestionamientos por la compra de dispositivos médicos para la emergencia sanitaria, a cargo de su mano derecha y Director General, ¿qué va a pasar ahora con el IESS?

Es por todos conocida la problemática del IESS y también por todos esperada la noticia del gran plan de reestructuración de la Seguridad Social en el Ecuador, ¡un plan que no termina de llegar! Pero bien, hemos dado un gran primer paso: aceptar que el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social tiene serios problemas de financiamiento, sostenibilidad, organización y servicios; pero el mayor de todos, que es el causante de la realidad actual del IESS, no ha sido reconocido por parte del Gobierno, este problema se llama gobernabilidad.

El órgano de gobierno del IESS es el Consejo Directivo, conformado por un representante de los trabajadores, un representante de los empleadores y un representante del gobierno, hasta aquí todo perfecto aparentemente, es decir un gobierno tripartito donde se representan los intereses de todos los que contribuyen económicamente al Seguro Social. Pero, resulta que el representante del gobierno es quien tiene a cargo la presidencia del Consejo Directivo de manera permanente y, además, tiene el voto dirimente, por lo tanto es el que controla al IESS, dejando el accionar de las dos vocalías en segundo plano. Sin mencionar que el directorio del BIESS (Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social) también es controlado por el representante del gobierno en conjunto con el Ministro de Finanzas, tomando decisiones gravitantes en el manejo de fondos que les pertenecen a los afiliados.

Para completar el panorama, el vocal de los trabajadores fue destituido por la Contraloría General del Estado en mayo del 2018 y no se ha podido elegir su reemplazo, debido a que la Asamblea Nacional no ha dado paso hasta ahora, a la “disposición urgente” según la sentencia de la Corte Constitucional de marzo del 2016, para que se elabore el nuevo reglamento para elegir a los vocales del Directorio del IESS, luego de que el artículo 28 de la Ley de Seguridad Social (Inciso 2do. y 3ro.) fuera declarado inconstitucional.

Como es evidente, el IESS está manejado desde la presidencia del Consejo Directivo, donde reposa el poder absoluto para tomar decisiones unilaterales, dando como resultado una institución que —desde hace algún tiempo ya— se ha convertido en una especie de ministerio más. Los fondos de los afiliados han estado a disposición del gobierno en una suerte de caja chica, destinados por ejemplo para conseguir deuda a intereses bajos, en el momento más conveniente y con todas las acciones políticas de respaldo necesarias, pues no olvidemos que el presidente del Consejo Directivo del IESS también es el coordinador del Sector Social en el gobierno. Es decir, el responsable del segmento contributivo de la Seguridad Social (IESS), es además el responsable del segmento no contributivo (Estado). Con este nivel de compromiso político, no resulta raro que la deuda del Estado con el IESS no haya sido cobrada y no se haya exigido, como la ley lo determina, el pago de la contribución del 40% para el Seguro de Invalidez, Vejez y Muerte.

Con cada nuevo presidente del Consejo Directivo, llega todo un equipo de nuevos funcionarios afines a la administración y no necesariamente competentes para los cargos que les son asignados.

¡El IESS al servicio del gobierno de turno! así resulta y —como es conveniente— no existe interés ni del gobierno ni de la Asamblea Nacional en que esto termine. Mientras tanto, los ecuatorianos vemos cada vez más difícil sostener el pago de pensiones jubilares actuales y más lejana todavía la posibilidad de acceder a jubilaciones en un futuro, sin dejar de lado a la necesidad de atención en salud.

Con cada nuevo presidente del Consejo Directivo, llega todo un equipo de nuevos funcionarios afines a la administración y no necesariamente competentes para los cargos que les son asignados. En este escenario, en el que prima la ausencia de un plan de carrera en el IESS y la falta de cumplimiento de la normativa según la cual los nombramientos para las direcciones de los seguros deberían durar cuatro años, se da lugar a un proceso de aprendizaje de la dinámica del negocio que, en plazos optimistas, toma por lo menos un año y cuando esto ha sucedido, seguramente el equipo entero que ingresó estará en proceso de ser cambiado. ¿Cómo se puede certificar así la continuidad en la gestión? ¿Cómo se puede asegurar que por lo menos las buenas propuestas se continúen trabajando y no sean desechadas por los nuevos funcionarios que llegan, generalmente, con total desconocimiento a inventar el agua tibia?

No cabe la más mínima duda de que el problema es la gobernabilidad, destruida por la injerencia política extrema de los gobiernos de turno, que no solo se han apropiado del IESS, sino lo más grave, no han cuidado el dinero de sus legítimos dueños, los afiliados, generando prestaciones no financiadas (prohibidas por la ley) al ampliar la cobertura a los menores de 18 años, al aprobar tablas de pensiones sin el financiamiento correspondiente, al comprar papeles de deuda a intereses inadecuados, al financiar un seguro desfinanciando otro, al no exigir al gobierno el pago de su deuda, sobre la cual ni siquiera se ha considerado el valor del dinero en el tiempo.

La injerencia política también se refleja en la designación de gerentes y directores de las unidades médicas, aún sin cumplir con los perfiles determinados en la norma (Resoluciones del Consejo Directivo CD 468 y CD 590), por lo tanto ilegalmente posesionados. Al amparo de la autonomía administrativa y financiera de las unidades, estos han generado compras mediante convenios de pago a dedo, totalmente desfavorables para la institución; recordemos el caso —aún no resuelto— del Hospital Teodoro Maldonado Carbo.

Sí, el problema es la gobernabilidad, totalmente secuestrada y anulada por el gobierno y los grupos políticos que lo respaldan y por la improvisación de sus autoridades.

La llegada de Paúl Granda parecía abrir nuevos horizontes para la institución, se comenzaron a transparentar las cifras, se publicaron los estudios actuariales, se expuso la real situación financiera y organizativa del IESS, y se inició formalmente un proceso de Diálogo Nacional encaminado a lograr acuerdos sobre un nuevo modelo de Seguridad Social. Sin embargo, todas estas buenas intenciones se fueron desvaneciendo ante la inacción con la que llegamos al día de hoy.

Haciendo una abstracción de las razones que habrían generado esta situación, preocupa un cambio de la presidencia del consejo directivo del IESS en las actuales circunstancias. El tiempo apremia y no podemos darnos el lujo de seguir experimentando, no hay tiempo para “aprender”, por lo tanto este sería el mejor momento para que el gobierno demuestre una real intención de cambio para la Seguridad Social, nombrando un representante altamente calificado, ¡no político sino técnico! Su misión debe ser conformar una comisión técnica de alto nivel, con el claro objetivo de una total reestructura del IESS, comenzando con una nueva ley, pasando por un nuevo modelo pensional destinado a solucionar el financiamiento para el pago actual de pensiones, para el financiamiento de pensiones a corto, mediano y a largo plazo, un nuevo modelo de seguro de salud y, finalizando con una nueva estructura organizacional, enteramente soportada en procesos tecnológicos e informáticos robustos, que permitan además una funcionalidad separada e independiente de intervenciones políticas del gobierno y la Asamblea Nacional, propiciadas por grupos de interés.

El IESS es de los aportantes activos y pasivos, no es una institución del Estado y su manejo debe ser estrictamente técnico y no político.
 

[PANAL DE IDEAS]

Giovanni Carrión Cevallos
Mauricio Alarcón Salvador
Gabriel Hidalgo Andrade
Mariana Neira
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Gonzalo Ordóñez
Xavier Villacís Vásquez
Alexis Oviedo
Consuelo Albornoz Tinajero

[RELA CIONA DAS]

BIESS el banco al que hay que salvar (II parte)
Henry Izurieta
¿Concesionar o privatizar los servicios de salud del IESS?: una propuesta
Dr. Daniel Rodríguez
Medicamentos: la misma vieja historia
Juan Cuvi
Tres pasos para reformar la Seguridad Social en Ecuador
Carlos Rivera
Estatus de González
Gabriel Hidalgo Andrade
GALERÍA
¿Tambalea el IESS con la salida de Granda?
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Así toma el Gobierno los recursos de los afiliados al IESS
FUNDACIÓN MILHOJAS.IS
Al IESS no le cuadran las cuentas en salud
Redacción Plan V
Minuto a minuto sobre el coronavirus
Redacción Plan V
La reconstrucción de Manabí en la mira de la Fiscalía
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Médicos de primera línea preocupados porque no acceden a pruebas PCR
Susana Morán
Femicidio en Galápagos: crónica de una muerte anunciada
Redacción Plan V
En Ecuador, jueces rebajan sentencias ejecutoriadas para beneficiar a narcos
Redacción Plan V
Situación "crítica" en Quito: los hombres mayores son las principales víctimas
Redacción Plan V