Back to top
12 de Junio del 2017
Ideas
Lectura: 5 minutos
12 de Junio del 2017
Gabriela Yépez

Escritora

Transporte viciado
Para la mayoría de los usuarios del transporte público en Ecuador, tomar un bus, un taxi, la Ecovía o el Trole en Quito o la Metrovía en Guayaquil es la oportunidad de mirar cara a cara los vicios de este país. ¿Quién no ha experimentado una mezcla de sensaciones al trasladarse en transporte público? Miedo, inseguridad e incomodidad ¿Quién no se ha visto amenazado o acosado en un bus? ¿Aplastado en la Ecovía o Metrovía? y hasta ¿estafado o secuestrado en un taxi?

El de los buses es uno de los transportes más viciados en nuestro país, el servicio que ofrecen es totalmente deficiente. Es común “subirte o bajarte al vuelo” porque los señores conductores no se detienen en las paradas señaladas o solo lo hacen cuando hay un número considerable de personas que desean subir. Pero, es aún más usual ir tan apegado a los otros usuarios que tu brazo se confunde con el brazo de quien está alado tuyo, es frecuente que tu espalda esté cercana a otra espalda, y te encuentres hombro con hombro, cara con cara con otros pasajeros. Y como no mencionar a las infaltables  carreras entre unidades, aquellas que hacen que el conductor se sienta en un Rally y olvide que es responsable de alrededor de cincuenta vidas que lleva en su bus. Estas malas prácticas se dan por la simple razón de concebir el transporte como un negocio y no como un servicio público. 

Los municipios han abandonado este servicio a manos privadas quienes utilizan formas cada vez menos eficientes de gestión. En el Ecuador esta producción adopta la forma de organización en cooperativas, que en realidad son más bien una forma encubierta de un empresariado con poco nivel de desarrollo. Su objetivo no es servir, es lucrar.

Pero, el panorama no es diferente en aquellos transportes que son manejados por los municipios como la Ecovía, Trole, MetroBus Q en Quito y Metrovía en Guayaquil. Tal vez el objetivo principal de este transporte no sea el dinero, sino el transportar para cumplir con el plan de movilidad de los municipios. Pero, se trata de un cumplimiento deficiente del plan, pues la imagen en estos buses articulados es muy parecida a la de los buses manejados por cooperativas: unidades repletas de pasajeros lo que hace casi imposible bajarte en la parada que necesitas y si acaso te arriesgas al último segundo a bajarte, el conductor ya habrá aplastado el botón para que se cierren las puertas y se corre el riesgo que tu mano, tu pie, tu bolso o mochila se queden atrapados en la puerta y el resto de tu cuerpo quede afuera. Y no se puede dejar de mencionar la falta de unidades en horas pico lo que hace que se ocasione un caos en  las paradas.

Para aquellos que optan por los taxis amarillos, las posibilidades de verse maltratados como sucede en los buses es menor, pero aumenta el riesgo de ser estafado e incluso secuestrado. La inseguridad, si bien se da en todos los transportes públicos, en un taxi surge el fenómeno del secuestro express que ha perjudicado a cientos de personas desde el año 2000 en donde los casos eran esporádicos y hoy en día son frecuentes. La inseguridad en un taxi es uno de los grandes vicios, así como el del monopolio amarillo. Las cooperativas de taxis  conformaban hace poco una especie de monopolio en nuestro país, pues no existía otro servicio que ofreciera un transporte personalizado a las personas. Por lo que por muchos años las reglas y condiciones de viaje han sido establecidas por los conductores: “Pasada las ocho de la noche no usamos taxímetro’’, "uuuh para allá no me voy”, "deme $10 y le llevo”, “no tengo sueltos” y a falta de opciones tomamos aquel vehículo en mal estado la mayoría de las veces implorando llegar a salvo a nuestro destino.

Pero, la  llegada de empresas que usan la tecnología como herramienta para la movilidad al país, ha despertado de un largo sueño a conductores de taxis quienes se han organizado en crear aplicaciones para ofrecer su servicio y han salido a las calles en un intento desesperado de que aquel monopolio de muchos años no sea derribado. Pero, lo que están olvidando es el servicio público al que se deben, por lo que envés de exigir que dejen de operar empresas que satisfacen este servicio, es el momento de reflexionar sobre lo que están haciendo mal y renovarse.

El panorama de los medios de transporte no se veía nada alentador hasta la llegada de empresas que utilizan la tecnología para ofrecer servicios de movilidad, pues es la oportunidad de conductores de taxis e incluyo a los buses de mejorar y ofrecer un servicio de calidad. Pero, debemos recordar que el deber no es solo de los señores transportistas, es necesario que los municipios enfoquen su energía en apoyar al desarrollo del transporte que está en manos privadas y públicas, en lugar de descargarla en limitar legalmente la incorporación de nuevos empresarios enfocados en la movilidad que llegaron al Ecuador a atender un servicio que estaba descuidado.

[PANAL DE IDEAS]

Alexis Oviedo
Carlos Arcos Cabrera
Fernando López Milán
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Luis Córdova-Alarcón
Julian Estrella López
Andrés Quishpe
Alfredo Espinosa Rodríguez
Consuelo Albornoz Tinajero
Gabriel Hidalgo Andrade

[RELA CIONA DAS]

Los pecados del boom inmobiliario de Quito según la Contraloría
Redacción Plan V
La disputa por las paradas en Quito sigue: Sarmiento Publicidad seguirá operando
Redacción Plan V
Andrés Páez busca el apoyo de Democracia Sí para la Alcaldía de Quito
Redacción Plan V
La polémica en torno a los proyectos inmobiliarios aprobados en la alcaldía de Mauricio Rodas
Redacción Plan V
Un decorador traído de los pelos
Christian Escobar Jiménez
GALERÍA
Transporte viciado
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La propiedad de la antigua hacienda del INIAP provoca un conflicto social en el cantón Mejía
Redacción Plan V
Lucio Gutiérrez "rectifica" en sus declaraciones sobre la comunidad LGBT
Redacción Plan V
Pugna y pasarela en la Asamblea por el caso Bernal
Redacción Plan V
El 7 de abril de 2020, en el río Napo ya no fluía vida sino muerte
Gabriela Muñoz

[MÁS LEÍ DAS]

¿Cómo escapó el policía Germán Cáceres? Y los datos oficiales inexactos sobre la desaparición de María Belén Bernal
Redacción Plan V
¿Crimen de estado?
Gabriel Hidalgo Andrade
¿Escuela de formación policial?
Diego Chimbo Villacorte
Mujeres en el plantón por María Belén Bernal: “Y de la Policía, ¿quién nos cuida?”
Redacción Plan V