Back to top
28 de Febrero del 2021
Ideas
Lectura: 4 minutos
28 de Febrero del 2021
Carlos Rivera

Economista, catedrático de la Universidad de Cuenca. 

Un oasis y dos posibilidades
0
El desafío es enorme porque hay una gran tentación de generar políticas expansivas en coyunturas tan difíciles como la actual. Pero el costo es dejar al país nuevamente con defensas totalmente vulnerables para el siguiente ciclo recesivo.

Las bajas tasas de interés a escala internacional —como efecto de la política monetaria bastante laxa de los principales bancos centrales en el mundo para hacer frente a los efectos de la Covid 19—, la recuperación económica más rápida de lo previsto en China y el debilitamiento del dólar son los tres principales factores que explican el aumento de los precios de las materias primas que se muestra bastante generalizado y transversal con potentes efectos en las economías emergentes.

Bloomberg y otras importantes firmas financieras inclusive apuntan a un nuevo “super ciclo” de los commodities, aupados en la poca probabilidad del retiro de los estímulos monetarios en el corto plazo y consecuentemente en el casi descarte de un alza repentina de las tasas de interés, y desde luego acompañado de una evolución razonablemente favorable de la pandemia y de los planes de vacunación en el mundo.

Estas proyecciones positivas, aunque no tan largas y acentuadas como lo ocurrido entre 2009 y 2014, permiten anticipar la llegada de una importante cantidad de recursos a nuestra economía por efecto del aumento del precio del petróleo. Para todo efecto práctico, esto significa que el próximo gobierno se podrá encontrar con un oasis de recursos frescos, en medio del más cruento desierto que nos ha tocado vivir en los últimos años. 

hay una gran tentación de generar políticas expansivas en coyunturas tan difíciles como la actual. Pero el costo es dejar al país nuevamente con defensas totalmente vulnerables para el siguiente ciclo recesivo. Esa es la disyuntiva que las nuevas autoridades van a tener que elegir. Allí se verá el talante del estadista versus el populista

La tarea número uno del siguiente gobierno es aprovechar este nuevo ciclo para recomponer la inversión, crear empleo y apuntalar el crecimiento,  y no farrearnos la plata, como lo hicieron los revolucionarios entre 2009 y 2014. Para ello, se debe cuidar de no cargar peso sobre el sector exportador con políticas macroeconómicas inconsistentes, como una gran expansión fiscal o una indexación salarial desmedida.

El plan económico de Guillermo Lasso va en la dirección de preparar la economía para enfrentar la reversión de los ciclos positivos y no desaprovechar nuevamente años de bonanza que se sabe, son absolutamente transitorios. De igual manera pone énfasis en procesos y reformas estructurales que permiten mejorar la competitividad de largo plazo y una extraordinaria agenda social que aplaque las tensiones sociales.

Andrés Arauz en cambio apunta a meter toda la carne en el asador en sus primeras semanas y meses con tal de configurar la idea del “milagro económico”, de una supuesta y sobresaliente gestión revolucionaria. Ya anticipó el uso de las mismísimas reservas del Banco Central, que en un escenario de malas expectativas, puede significar un polvorín financiero que afecte los cimientos de la propia dolarización, por lo que pensar que harán un buen uso de los excedentes de este nuevo ciclo simplemente queda descartado. En su gestión tampoco se prevén intentos serios de reformas estructurales y el sentar las bases para un crecimiento sostenible, por lo que veremos hipotecar nuevamente las ganancias de competitividad en el largo plazo.

El desafío es enorme porque hay una gran tentación de generar políticas expansivas en coyunturas tan difíciles como la actual. Pero el costo es dejar al país nuevamente con defensas totalmente vulnerables para el siguiente ciclo recesivo. Esa es la disyuntiva que las nuevas autoridades van a tener que elegir. Allí se verá el talante del estadista versus el populista.

Espero que tengamos la oportunidad de ver un estadista en acción, como hace más de 18 años no tenemos en Carondelet.

[PANAL DE IDEAS]

Giovanni Carrión Cevallos
Gabriel Hidalgo Andrade
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Paolo Vega López
María Amelia Espinosa Cordero
Carlos Rivera
Rubén Darío Buitrón
Julian Estrella López
Alfredo Espinosa Rodríguez
Fernando López Milán

[RELA CIONA DAS]

No se trata de un cheque en blanco
Giovanni Carrión Cevallos
¿Un Lasso de izquierdas?
Gabriel Hidalgo Andrade
La falsa lista del Gabinete de Lasso sorprendió a los mencionados
Redacción Plan V
La hoja de ruta de Lasso
Carlos Rivera
¿Qué ocultan los odiadores?
Rubén Darío Buitrón
GALERÍA
Un oasis y dos posibilidades
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Una salud pública, herida de muerte y con menos camas, ha enfrentado la pandemia en el mandato de Moreno
Redacción Plan V
Una economía estancada y con más deuda externa tras cuatro años de Moreno
Redacción Plan V
Lenín Moreno: El desempleo y la pobreza fueron de la mano
Redacción Plan V
Derechos humanos: la otra deuda que deja Lenín Moreno
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Mientras Correa "pide cacao", el correísmo prepara el contraataque
Redacción Plan V
El contralor Pablo Celi, detenido por la trama de sobornos en Petroecuador
Redacción Plan V
Así se lavan en Miami los sobornos del 10% que circulan en Petroecuador
Redacción Plan V
La peor tragedia del correísmo no es haber perdido las elecciones, sino su futuro
Ramiro J. García Falconí