Back to top
27 de Abril del 2020
Ideas
Lectura: 6 minutos
27 de Abril del 2020
Rodrigo Tenorio Ambrossi

Doctor en Psicología Clínica, licenciado en filosofía y escritor.

Un presidente en cuarentena
0
Moreno sigue en cuarentena. A nadie se le ha ocurrido pedirle que esté al frente y en el campo de batalla. Eso no lo hace un presidente y menos en sus condiciones físicas. Pero ello no le impide liderar el proceso e informar perennemente al país, hablar de los éxitos y fracasos. Un líder dice verdades, pero no deja de sembrar esperanzas. Parecería que el presidente Moreno siembra dudas y sospechas.

El Vicepresidente y la ministra de Gobierno dan la cara veinticuatro horas. Desde el inicio de la pandemia, parecía que el vicepresidente tenía en sus manos las riendas de una problemática para la que nadie estuvo ni remotamente preparado. Y no precisamente por descuido sino porque así son las tragedias y calamidades sociales que llegan de un momento a otro. Todo Occidente se hallaba empezando a pensar cuando ya el mal cayó sobre Europa como una tremenda bomba que detonó sin respetar nada ni a nadie. Así son las catástrofes.

Ha sido evidente la ausencia física y política de Moreno. Tan evidente que hasta se rumoreó de que habría sido uno de los primeros contagiados. Parece que se encuentra bien. Solo se trataría de una ausencia de liderazgo que justamente es indispensable en circunstancias como estas en la que la urgencia de tomar decisiones exige mentes lúcidas. Ausencia de liderazgo sociopolítico. Cómo no evocar a Roosevelt en su silla de ruedas convertido en líder mundial. No es lo mismo que el vicepresidente esté por todas partes a que Moreno se haya reducido quizás al oficio de apuntador tras bastidores. 

En estas largas semanas, el país vive una verdadera catástrofe. Nadie puede considerarse la excepción. A todos nos ronda el mal, como una sombra que nos persigue a todas partes. Justamente por eso hemos optado por quedarnos en casa, con los malestares que eso conlleva. Y probablemente el mayor de todos de ellos sea el económico pues se han debido cerrar los grandes y los pequeños negocios, las oficinas profesionales, los servicios privados de salud. Ello significa que existe una inmensa población que se ha quedado sin ingresos suficientes para la sobrevivencia. Esto es muy serio. Pero a grandes males, grandes soluciones. Debemos sacrificarnos ahora para estar bien mañana. 

Mientras tanto, Moreno sigue en cuarentena. A nadie se le ha ocurrido pedirle que esté al frente y en el campo de batalla. Eso no lo hace un presidente y menos en sus condiciones físicas. Pero ello no le impide liderar el proceso e informar perennemente al país, hablar de los éxitos y fracasos. Un líder dice verdades, pero no deja de sembrar esperanzas. Parecería que el presidente Moreno siembra dudas y sospechas.

Los países visitados por el coronavirus han sufrido un tremendo remesón social, ético, político y económico. ¿Ha sido entre nosotros la situación más grave y dolorosa? Probablemente tenga algo que ver la idiosincrasia de los pueblos. A cada uno lo define y diferencia su propia cultura. Posiblemente algo que no se tuvo suficientemente en cuenta al rato de intervenir en la costa y muy en particular en Guayaquil. Sin duda ahí se han producido graves errores de carácter social, ético y antropológico. 

Un líder dice verdades, pero no deja de sembrar esperanzas. Parecería que el presidente Moreno siembra dudas y sospechas. A más de pobre, el nuestro es un país desorganizado y, sobre todo, carente de líderes que piensen más allá de la lógica común. ¿País en silla de ruedas? 

¿Encerrar a las grupos populares de una ciudad que en gran medida vive en la calle? ¿Además a una ciudad con una inmenso estrato popular ubicado en todos los niveles de pobreza? En Guayaquil, son muchos los que siguen buscando a sus muertos. 

Luego el manejo del encierro. No es tan cierto que el mal nos tomó de sorpresa. Pero no se necesitan semanas para armar una estrategia de protección como la del el encierro. Pero el poder la decidió sin consultar a sociólogos, antropólogos, psicólogos. Estos profesionales habrían dado buenas y prácticas ideas para que la estrategia surta efecto en una ciudad como Guayaquil y en las otras ciudades de la costa. 

Para el poder, la ley es la ley, aunque sea dura. No señor, así no funcionan las sociedades actuales. ¿Que no había tiempo que perder? Por supuesto que no. Pero probablemente se habrían perdido menos vidas si se hubiesen tomado en cuenta paralelamente otras estrategias. Primero, si se hubiese aceptado que no existe un solo Guayaquil. Y también que las pobrezas poseen particulares estrategias de rebeldía. 

Cuando el mal brincó de China a Europa, sabíamos que más temprano que tarde nos visitaría. Pero el poder se quedó perplejo y no armó inmediatamente un gran sistema de prevención. Se olvidó del verdadero Guayaquil. Se acordó cuando ya fue tarde. 

A más de pobre, el nuestro es un país desorganizado y, sobre todo, carente de líderes que piensen más allá de la lógica común. ¿País en silla de ruedas? Desde el comienzo anduvimos detrás de los pacientes y no nos adelantamos a la epidemia.

¿Por qué justamente a nosotros? ¿Tan solo una paciente llegó de España al país? Tal vez sí. Pero el tema es que tendemos a caminar detrás de los conflictos y no nos adelantamos a ellos. Esas actitudes configuran el mundo del subdesarrollo. Por eso el estado en el que estamos. Los gobiernos sensatos piensan en el futuro y no viven al día y menos aun atrasados un día como nosotros. No hay precisamente países pobres sino países sin líderes que posean grandes y eficaces iniciativas. Gobernantes que no tengan un sueño deberían regresar a casa. 

[PANAL DE IDEAS]

Julian Estrella López
Andrés Jaramillo C.
Fernando López Milán
Giovanni Carrión Cevallos
Alfredo Espinosa Rodríguez
Carlos Rivera
Carlos Arcos Cabrera
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Rubén Darío Buitrón
Gabriel Hidalgo Andrade
María Amelia Espinosa Cordero

[RELA CIONA DAS]

Lenín Moreno lleva a Miami una barra pagada ...por nosotros
Redacción Plan V
La ministra Creamer y su tarjeta antivirus
Redacción Plan V
90 mil estudiantes menos en las aulas, la herencia de la pandemia y de la gestión de Moreno
Manuel Novik
Lenín Moreno: El desempleo y la pobreza fueron de la mano
Redacción Plan V
Anomia boba y coronavirus
Paolo Vega López
GALERÍA
Un presidente en cuarentena
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Médicos y empresarios jalan de las orejas al COE nacional por confinamientos
Redacción Plan V
Aborto por violación: los testimonios detrás de la decisión de la Corte
Redacción Plan V
Quito en piloto automático mientras el cerco sobre Jorge Yunda se estrecha
Redacción Plan V
La Conaie fustiga contra el COE Nacional
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

La ambigua relación de Lasso con la Universidad de Los Hemisferios
Redacción Plan V
Harrison Salcedo fue asesinado el mismo día que se reinstaló la audiencia preparatoria de juicio en su contra
Redacción Plan V
Correa y Yunda perdieron a los quiteños
Mariana Neira
Ximena Moreno abrió el camino para que más mujeres pudieran volar
Gabriela Muñoz