Back to top
11 de Enero del 2015
Ideas
Lectura: 6 minutos
11 de Enero del 2015
Natalia Sierra

Catedrática de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Católica de Quito 

Una conveniente y cínica noción de revolución
La revolución ya no es acabar con la explotación del trabajo y la naturaleza, sino radicalizar las condiciones de explotación laboral en el formato mandarin y la explotación salvaje de la naturaleza, también en código asiático.

La organización de las relaciones humanas asentadas sobre estructuras sociales de desigualdad, explotación y opresión mueven la voluntad del ser humano para superarlas e ir hacia la construcción de mundos mas justos y equitativos.

Esta búsqueda política, que la modernidad bautizó con el nombre de revolución, expresa así el pleno ejercicio de la libertad humana, que intenta construir mundos que brinden mejores condiciones para su existencia común.

En la historia política de América latina, y particularmente del Ecuador, la voluntad de superar relaciones humanas injustas e inequitativas, basadas en estructuras coloniales y capitalistas de explotación y opresión, supuso recuperar la dignidad como seres humanos iguales y distintos, la dignidad social como naciones soberanas, la dignidad cultural como pueblos y nacionalidades diversas y diferentes.

Nuestras luchas de resistencia por la transformación social e incluso civilizatoria se han dado, de esta manera, en contra del colonialismo cultural que oprime y niega nuestras otredades, de la dependencia económica, política y social a los imperios y potencias capitalistas que oprime y saquean nuestras naciones y territorios, del capitalismo nacional y transnacionales que explota el trabajo y la naturaleza.

Esta particular voluntad revolucionaria de los pueblos de la América latina, en el Ecuador de las décadas de los 80s y 90s del siglo pasado y del primer lustro del 2000, se concretó como la lucha en contra del neoliberalismo. El carácter  de los procesos de resistencia social, en el período mencionado, tuvo un alto componente de reivindicación por la soberanía, que incluso rebasó la concepción nacional para proyectar una  soberanía plurinacional.

En este escenario de resistencia social y cultural, la lucha contra el Imperio norteamericano ocupó un lugar central, en razón de que la dependencia impuesta por el poder imperial, a través de las políticas de ajuste estructural emanadas por el Consenso de Washington, había profundizado las relaciones de dominación,  explotación y opresión en nuestros territorios. Es parte de nuestra historia revolucionaria que las luchas de resistencia del período aludido impidieron la aplicación total y nefasta del neoliberalismo en nuestro país.

Este escenario, marcado por una alta movilización social, por un proceso de fortalecimiento de la conciencia política de la población, acompañado de una emergente lógica de descolonizacion  cultural, es decir, un escenario marcado por la formación de un espíritu  revolucionario, es el que hace posible la llamada "revolución  ciudadana".

Nueve años después, por una extraña  magia propia de los tiempos líquidos del capitalismo financiero y la cultura posmoderna que lo acompaña, muy bien aprendida por los revolucionarios de Alianza País, el contenido de la revolución construido en décadas de lucha simplemente cambió.

La lucha por la soberanía ya no implica acabar con la dependencia a un poder imperial y recuperar nuestra autodeterminación como pueblos libres. La soberania en la nomenclatura verde flex es cambiar de imperio, dejar de ser colonias de los gringos y pasar a ser colonia de los chinos. Ser un pueblo soberano no significa liquidar con la ilegítima deuda externa que ha desangrado nuestra riqueza, sino cambiar de prestamista o, aún  mejor aumentar la lista de rapaces prestamista articulados al poder norteamericano con los nuevos chulqueros asiáticos. La revolución  ya no es poner fin a las relaciones de explotación  y servidumbre, sino cambiar de amo o quizá asumir dos amos. La revolución ya no supone acabar con los privilegios que generan relaciones inequitativas entre los seres humanos, sino ser los nuevos privilegiados.

La revolución  ya no exige acabar con el colonialismo cultural responsable del lastre del racismo, que negó nuestra cultural indígena y permitió la opresión de los pueblos y nacionalidades, fundamento de nuestra sociedad, sino la actualización cotidiana del racismo por parte de un Estado que no deja de ser colonial.

La revolución  ya no es acabar con la explotación del trabajo y la naturaleza, sino radicalizar las condiciones de explotación laboral en el formato mandarin y la explotación  salvaje de la naturaleza, también  en código asiático. La revolución  no es construir una soberanía de los saberes y la educación, sino copiar modelos extranjeros articulados a las necesidades y funciones de la acumulación de capital. La revolución no es superar el capitalismo, sino asumir su modelo asiático. La revolución  no es terminar con el patriarcado y la inequidad del género que oprime que las mujeres y a las diversidades sexuales, al contrario, es extender la violencia machista a través de políticas públicas retrógradas y actitudes de altos funcionarios estatales. La revolución  no consiste en avanzar y profudizar los derechos humanos tanto cuatitativa como cualitativamente, sino recortarlos y limitarlos en función del proyecto de modernización autoritaria del capital.

Segun dicen sus actos, la revolución para los revolucionarios de Alianza País no significa poner fin a la relación  amo y esclavo, sino afianzar y propagar la voluntad de esclavos, su voluntad de esclavos.

[PANAL DE IDEAS]

Patricio Moncayo
Fernando López Milán
Consuelo Albornoz Tinajero
Alfredo Espinosa Rodríguez
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Giovanni Carrión Cevallos
Mariana Neira
Aldo Lorenzzi Bolaños
Alexis Oviedo

[RELA CIONA DAS]

Carlos Pólit: aún no hay fecha para la lectura de la sentencia dijo el Departamento de Justicia
Redacción Plan V
Venezuela: el estrés de nuestra región
Aldo Lorenzzi Bolaños
Carlos Pólit fue declarado culpable de seis cargos de lavado, por un jurado en Miami
FERMÍN VACA S. Y MANUEL NOVIK DESDE ECUADOR PARA PLANV Y MARCOS MEDINA PARA PLAN V Y EL UNIVERSO DESDE MIAMI
Juicio contra Carlos Pólit (día 11): acusación y defensa dieron sus alegatos finales
Fermín Vaca S. y Manuel Novik
Estas son las cuatro claves de la presencia china en América Latina
Redacción Plan V
GALERÍA
Una conveniente y cínica noción de revolución
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Ministerio de la Mujer: el Gobierno perdió el round en la guerra cultural
Redacción Plan V
La ausencia de Henry Kronfle en las votaciones de la Asamblea produjo un fuerte roce
Redacción Plan V
Nos Faltan 3 reclaman por la entrega de actas censuradas e incompletas por parte del Gobierno
Redacción Plan V
La Agencia EFE le "suspendió" el premio Rey de España de Periodismo a La Posta
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Entre el Hotel Quito y Oloncito
Consuelo Albornoz Tinajero
La fiscal Diana Salazar alega su embarazo de alto riesgo como argumento contra el juicio político
Redacción Plan V
Movimiento Nacional Surgente: ¿la nueva cara del correísmo?
Redacción Plan V
!Ay, Pame! o de la impudicia
Fernando López Milán