Back to top
20 de Noviembre del 2020
Ideas
Lectura: 6 minutos
20 de Noviembre del 2020
Carlos Rivera

Economista, catedrático de la Universidad de Cuenca. 

Voto por Guillermo Lasso
0
Creo que Guillermo Lasso tiene un buen plan y está mejor capacitado para hacer que el gobierno deje de ser un obstáculo para la inversión, el desarrollo económico y la generación de empleo. Por ello mi voto el 7 de febrero será para él.

Después de años de un mal manejo económico, que ha afectado severamente el desarrollo económico en Ecuador, se necesita de un líder con experiencia y visión que ponga el foco principal en el crecimiento. En las próximas elecciones presidenciales, a la ciudadanía toca decidir cuál va a ser la hoja de ruta para el país y el piloto encargado de avanzar en esa dirección en los próximos cuatro años. Creo que Guillermo Lasso tiene un buen plan y está mejor capacitado para hacer que el gobierno deje de ser un obstáculo para la inversión, el desarrollo económico y la generación de empleo. Por ello mi voto el 7 de febrero será para él.

No encuentro razones para no querer votar por Lasso. El haber sido banquero no puede ser un pecado. Al contrario, demuestra que supo capear muy bien el mal temporal de fines de los noventa y que además nunca se dejó seducir por los excesos de la toma de riesgos en el sector, a propósito de las regulaciones bastante laxas de la época, lo que habla muy bien del nivel de prudencia con el que se maneja en sus decisiones, cualidad tan necesaria para un presidente. Sus ideas son solamente una invitación para debatir sobre el futuro, por cuanto nunca ha ejercido el poder y no se le puede endilgar errores, omisiones y peor casos de corrupción.  Sus alianzas reflejan la diversidad de la derecha y del propio Ecuador. Lo que habrá que tener cuidado son los conflictos de interés, pero quién no los tiene, y además existen figuras legales que pueden minimizar estos riesgos.

Lo que existe y de sobra son buenas razones para votar por él. Lasso tiene credenciales de conocimientos y experiencia impecables, puesto que no solamente ha sido un exitoso banquero y empresario con un legado de grandes luces, sino que es un estudioso desde hace muchos atrás de  la forma en la que funcionan los gobiernos y la política pública, lo cual no se puede aprender de la noche a la mañana. Es el líder de una coalición ordenada en torno a una hoja de ruta común, lo que en un país tan polarizado, no es poco. Lasso también muestra la necesaria sensatez y pragmatismo para escuchar la voz de la gente, lo cual se ha traducido en mejoras a su programa, que se muestra bastante razonable, realizable y sensato.

En la contienda del 7 de febrero, Lasso se enfrenta a candidatos que representan la continuidad en mayor o menor grado del Socialismo del Siglo XXI, y que por ciertas ofertas de campaña, son una verdadera bomba de tiempo que atentan la sostenibilidad de la mismísima dolarización.

En la contienda del 7 de febrero, Lasso se enfrenta a candidatos que representan la continuidad en mayor o menor grado del Socialismo del Siglo XXI, y que por ciertas ofertas de campaña, son una verdadera bomba de tiempo que atentan la sostenibilidad de la mismísima dolarización. Y, de aquellos que están en el mismo andarivel ideológico, o bien les falta las capacidades y el conocimiento de la política pública, o la alta experiencia gerencial, evidenciando que su trayectoria profesional e intelectual  ayuda muy poco para enfrentar los desafíos que implica ser Presidente, además de la falta de un buen plan para promover el crecimiento.

En esta materia, la propuesta de Lasso enfrenta muy bien el problema número uno de Ecuador que es el desempleo y subempleo por la caída de la inversión y el bajo crecimiento en los últimos años. Da señales claras de que va a priorizar el crecimiento, buscando remover los obstáculos a la inversión desde la tramitología más básica, hasta una agenda clara para impulsar las concesiones y una buena reforma tributaria que minimice las distorsiones que afectan el ahorro y la inversión. Le sigue en su programa  el fortalecimiento de la institucionalidad y las políticas en el área fiscal para fortalecer las finanzas públicas, así como una solvente atención al gran peso que tienen las demandas sociales.

Es evidente que la candidatura de Lasso es la que genera mejores expectativas en los hombres de negocios y la inversión podría comenzar a repuntar solamente con su nombre en la confirmación de una victoria electoral, puesto que su figura alimenta la perspectiva de un ambiente más predecible y favorable para el desarrollo e implementación de proyectos. Sin embargo, los resultados en términos de producto va a tomar tiempo en madurar, será un trabajo titánico, partiendo de las horrorosas condiciones que deja la economía el actual gobierno y la Covid 19. Pero es de los desafíos que, entiendo, le gustan a Guillermo Lasso.

GALERÍA
Voto por Guillermo Lasso
 
1


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Ocho fiscales están entre los nuevos 14 jueces anticorrupción
Redacción Plan V
Crónica de la incursión armada al Hospital de Chone en busca de ‘Cara sucia’
Redacción Plan V
Así opera el Cártel de Sinaloa, el más grande del mundo
Redacción Plan V
El top ten de los candidatos más conocidos al Consejo de Participación
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Así fue el encontronazo entre Fernando Villavicencio y Leonardo Cortázar, uno de los de la piscina de Miami
Redacción Plan V
Miami fue el centro de operaciones de los sobornos en Petroecuador
Redacción Plan V
Seguridad y narcotráfico: la clave está en el control del dinero sucio
Redacción Plan V
Estos son los favores de la justicia ecuatoriana al capo albanés Dritan Rexhepi
Redacción Plan V