Back to top
15 de Julio del 2019
Investigación
Lectura: 22 minutos
15 de Julio del 2019
Redacción Plan V
Así se descubrió Fruta del Norte
0

Foto: Agencia de Regulación y Control Minero

Un toma de Fruta del Norte. La mina es uno de los proyectos estratégicos definidos por el gobierno de Correa y que han tenido continuidad en el gobierno de Lenín Moreno. 

 

Foto: Dipromin

La fase inicial de construcción de Fruta del Norte. El proyecto ha sido denunciado por activistas ecologistas por afectar zonas de protección.

 

Esta es la historia de Keith Barron, un canadiense explorador, quien descubrió Fruta del Norte, concesión que se vio obligado a vender. Ahora busca nuevos yacimientos en el Ecuador, a través de crónicas antiguas, las cuales asegura que Ecuador tiene los yacimientos más ricos del mundo. Es una historia de la agencia Bloomberg.

Lea la primera entrega aquí

Lea la segunda entrega aquí

La agencia británica Bloomberg trae la historia de cómo un canadiense, Keith Barron, y su socio ecuatoriano, Carlos Latorre, encontraron Fruta del Norte, uno de los más representativos proyectos de la minería a gran escala que está a punto de empezar en el Ecuador. Junto a Mirador, Fruta del Norte arrancará su producción en ese semestre. 

"Barron se encuentra en lo profundo de una biblioteca del Vaticano, en medio de un tomo del siglo XVII encuadernado en cuero rojo marroquí. "El país es el más rico en oro de todas las Indias", dice un pasaje. "Los nativos son caníbales y muy guerreros, y devastaron la ciudad de Logroño de los Caballeros, masacrando a los españoles y quemando las iglesias".

"Un geólogo de formación, historiador aficionado y cazador de oro profesional, Barron está en una misión. Las dos "ciudades perdidas de oro" de Ecuador existen solo en leyendas y en fragmentos de textos antiguos como este, escritos por un sacerdote español que viaja a través de la región medio siglo después de que los asentamientos fueron destruidos.

Un geólogo de formación, historiador aficionado y cazador de oro profesional, Barron está en una misión: Las dos "ciudades perdidas de oro" de Ecuador.

"Finalmente, España los dio por perdidos después de enviar más de 30 fuerzas expedicionarias fallidas para recuperarlos. Barron y un equipo de investigadores han pasado años recorriendo la biblioteca del Vaticano, el inmenso Archivo General de Indias, en Sevilla, España, y en pequeñas iglesias y bibliotecas dispersas en toda América Latina. Con la ayuda de las crónicas y los mapas de la época colonial, han reducido la búsqueda a las montañas Cutucú, una exuberante selva que se extiende 230 millas al sur de Quito.

"Enterrados bajo una gruesa alfombra verde se encuentran las ruinas de Logroño y Sevilla del Oro, dos de los pueblos mineros más prodigiosos del imperio en el siglo XVI, donde, según las cuentas de la época, los obreros que utilizaban herramientas primitivas lograron extraer aproximadamente 4,100 onzas de oro de Troy en un un solo año (Una onza de Troy del metal precioso tiene un valor de $ 1,260 a los precios actuales).

"Barron, que aún se deleita en sumergirse en los libros de Julio Verne y Jack London de su juventud, ciertamente tiene un lado quijotesco. Está apostando a las anticuadas técnicas de goma de mascar junto con los modernos estudios aéreos que lo llevarán a túneles, montones de rocas, balas de mosquete, herraduras o incluso a las campanas que sonaban cuando las ciudades estaban siendo atacadas por tribus indígenas. "Si encontramos las ciudades, encontramos el oro", dice.


Keith Barron es el CEO de Aurelian. Este canadiense trabaja a fondo en el Ecuador en busca de yacimientos. 

"Es decir, si te gusta la historia de Barron, y mucha gente lo hace. Barron ha recaudado más de USD 5 millones de algunos de los nombres más importantes en minería, entre ellos Rob McEwen, fundador de Goldcorp Inc., el tercer productor de oro del mundo. Están respaldando la búsqueda de Barron a través de su compañía con sede en Toronto que cotiza en bolsa, Aurania Resources Ltd., y su entusiasmo se debe a su éxito anterior en la búsqueda de un gran depósito de oro ecuatoriano.

"Hasta hace poco, muchos en la industria veían a Ecuador como un remanso. Barron, un canadiense, ha mantenido una opinión diferente, que se remonta a una amistad que estableció con Octavio Latorre, un profesor de historia y coleccionista de mapas, en un viaje a Quito para aprender español en 1998. Fue entonces cuando Barron se enteró de la existencia. de un mapa de la época colonial de 1574 llamado Peruviae Auriferae Regionis Typus, o Las regiones doradas del Perú.

"Compró su propia copia en 2012 por  USD15,000 (otros residen en la Biblioteca Pública de Nueva York y en colecciones privadas). El mapa muestra la ubicación de siete ciudades mineras de oro en Ecuador y Perú que se remontan a los incas. Cuatro de las ciudades existen hoy; una quinta, Nambija, fue redescubierta en 1981 cuando un grupo de muchachos que cazaban jabalíes tropezó con las ruinas de una mina excavada por los conquistadores. El Logroño y Sevilla originales nunca se han localizado, aunque hay ciudades con ese nombre en Ecuador. El mapa está lejos de ser preciso. Como todos los mapas de la era, carece de medidas de longitud y latitud, por lo que es poco más que una aproximación cruda.

"Barron golpeó por primera vez el oro ecuatoriano en 2006 cuando descubrió el depósito de Fruta del Norte. Dos años después, un gobierno de izquierda recién elegido paralizó la exploración minera y restringió la producción. Barron dice que su compañía perdió más de USD 700 millones en valor de mercado en un día. Kinross Gold lo compró ese mismo año por USD 605 millones, algunos de los cuales se destinaron a fundar la nueva compañía de Barron. Hasta que la prohibición se levantó el año pasado, Barron exploró otros lugares. Es propietario de una mina de zafiro en los Estados Unidos, un proyecto de exploración de uranio en Argentina y participaciones en varias otras compañías. Pero la investigación de archivo para localizar las ciudades perdidas continuó.

USD 605 MILLONES FUE EL VALOR QUE PAGÓ KINGROSS GOLD A KEITH BARRON POR LOS DERECHOS MINEROS DE FRUTA DEL NORTE LUEGO DE QUE EL GOBIERNO PARALIZARA LA EXPLOTACIÓN MINERA.

"La tarea fue lenta, con los investigadores leyendo textos de 400 años de antigüedad, sus páginas eran tan delicadas que tenían que ser manejadas con pinzas especiales. "Fue un trabajo duro", dice Carlos Latorre, hijo de Octavio, a quien Barron reclutó. "Pasar una página era un trabajo tan meticuloso".

"El equipo desenterró testimonios de españoles que habían defendido a Sevilla y Logroño contra los ataques de los shuar. Los jibaros, como los llamaban los conquistadores, eran infames por decapitar a sus prisioneros para hacer cabezas reducidas. Las ciudades fueron destruidas varias veces.

"En 2010, Barron contrató a Jean Paul Pallier, un geólogo francés, famoso entre los exploradores de oro por su descubrimiento del depósito de Camp Caiman en la Guayana Francesa. Fue llevado al proyecto Ciudades Perdidas para fusionar la historia y la geología, produciendo aproximaciones de las ubicaciones de las ciudades de oro. Los documentos que narran las caminatas coloniales fueron particularmente útiles por sus descripciones detalladas del terreno y los tiempos de viaje entre asentamientos a pie o a caballo, lo que permitió a Pallier realizar cálculos aproximados de distancias. Desde allí, dibujó líneas y círculos en un mapa, reduciendo las posibilidades con cada descripción. Al final, dice, "todo apuntaba a las montañas de Cutucú".

"Barron no perdió tiempo en solicitar una concesión de 803 millas cuadradas (que es casi del tamaño del estado de Rhode Island) después de que el gobierno ecuatoriano suspendió su prohibición de nuevas minas de oro en 2016. Habíamos detenido a Sevilla y Logroño en un plazo de 10 "Radio de la milla", dice Barron. “Me había mantenido muy callado durante casi 10 años; estaba aterrorizado de que alguien llegara antes que nosotros ".

En octubre (del 2018) Barron permitió que un reportero de Bloomberg lo acompañara al sitio.


El túnel principal de entrada a la mina de Fruta del Norte,que empezará su fase productiva antes del 2020.

"Estamos mirando hacia arriba en el rango de rodadura, que afronta los Andes más altos y se extiende hasta donde alcanza la vista. En la distancia, se avecinan unos 30 picos volcánicos, muchos de ellos todavía activos, la mayoría de los cuales ascienden a más de 13,000 pies sobre el nivel del mar. Las erupciones de lava y ceniza han convertido el suelo en su base negro y fértil.

"Para llegar a la jungla, cruzamos un paso de alta montaña en furgoneta. Hace cuatro siglos, caravanas de carros tirados por caballos llevaban lingotes de oro desde el corazón de la selva amazónica en este mismo paso a Quito y luego al puerto más cercano. Desde allí, el oro fue enviado a Panamá, transportado en mulas desde el Pacífico hasta la costa del Atlántico y cargado en un galeón con destino a La Habana antes de llegar a su destino final en España.

"Descendemos hacia el Amazonas, llegamos a un promontorio rocoso prometedor y salimos a pie a la selva. "Es el infierno verde, el infierno verde", dice Barron. "Apesta, y todo te muerde y te pincha". Nos reunimos con uno de los cuatro equipos de exploración de Aurania que ya están trabajando en el terreno.

"Despejando un camino a través del espeso crecimiento, hay una docena de lugareños, descendientes de los shuar que lucharon contra los invasores españoles. Los shuar le han contado a Pallier sobre los demonios que viven en cuevas en las montañas y el geólogo cree que algunas de estas cuevas podrían ser los túneles de las antiguas minas españolas. "Conocen los secretos de la jungla mejor que nadie", dice Pallier, uno de los cuatro geólogos del viaje.

"Caminamos durante tres horas por un sendero empinado, embarrado y resbaladizo. La lluvia ahora está cayendo hacia abajo. El camino que los shuar han abierto se asemeja a un arroyo furioso que está hinchado a más del doble de su tamaño habitual.

"Las montañas de Cutucú son uno de los pocos lugares en el mundo que no han sido explorados por los geólogos. El proceso apenas ha cambiado a través de los años. Los geólogos siguen cada corriente hasta su fuente, recolectando muestras de sedimentos y rocas cada unos cientos de metros que luego se envían a laboratorios que analizan la presencia de oro y otros minerales. "Si los resultados son positivos, sabemos que el mineral proviene de algún lugar río arriba", dice Pallier.

"Llevando botas de goma y sosteniendo picos y machetes en sus manos, los exploradores avanzan lentamente por el barro. Para cruzar el arroyo, el grupo se adentra en la corriente marrón y turbulenta. El fondo está resbaladizo mientras tomamos muestras del lecho del arroyo. El equipo toma nota del lugar. La caminata continuará río arriba durante aproximadamente cuatro horas, el equipo establecerá un campamento y tomará más muestras río arriba durante tres días. Luego moverán el campamento y repetirán el proceso. Por lo general, los suministros se envían a caballo y, más tarde, a medida que la tripulación se adentra en la jungla, se lanzan desde un helicóptero o un avión.

"Este es un trabajo largo y duro", dice Bart Wilson, uno de los geólogos que ha trabajado con Barron durante décadas. "Estás mojado y realmente incómodo todo el tiempo. Pasas semanas con la dieta del geólogo: arroz con atún, para el desayuno, el almuerzo y la cena".

"Rocas increíbles, al igual que en Fruta del Norte", dice Barron. "Ya hay una cantidad estúpida de roca mineralizada. Es lo mejor que podemos esperar”.

"Más tarde, estamos en la sede local de Aurania, una pequeña casa residencial en la cercana ciudad de Macas. Estamos examinando las rocas que hemos recolectado, rotuladas en cintas de color naranja brillante y rosa en un estante en el patio trasero. Una lona de plástico estirada sobre la cabeza hace que el espacio sea aún más cálido y más húmedo que su entorno. Todo el mundo está sudando mientras examinan las rocas a través de sus lentes de mano.

"Rocas increíbles, al igual que en Fruta del Norte", dice Barron. "Ya hay una cantidad estúpida de roca mineralizada. Es lo mejor que podemos esperar”. Aunque las rocas parecen prometedoras, solo el análisis de laboratorio puede determinar el potencial de oro en el área. Sin embargo, el optimismo de Barron parece justificado: los resultados de un estudio geofísico aéreo unas semanas más tarde confirman que el terreno tiene características similares a las del depósito de Fruta del Norte, unas 55 millas al sur, el depósito sin explotar más grande de Ecuador. La encuesta también identificó diez eventos magnéticos en una de las más de 40 áreas de la concesión que luego podrían convertirse en objetivos de perforación.

"Barron está avanzando. Ya ha duplicado el número de equipos en el campo a ocho y tiene la intención de duplicarlo nuevamente en los próximos meses. La perforación podría comenzar dentro de los próximos seis meses. Las probabilidades, según él, de encontrar una gran huelga siguen siendo de 1.000 a 1. La mayoría de las veces, "la cantidad de oro que se encuentra puede llenar la parte trasera de un auto pickup y eso es todo lo que hay", dice Barron. "Pero si estás encontrando pequeñas cosas, entonces hay potencial para encontrar más cosas. Espero que esto termine con un gran descubrimiento". 

No todo lo que brilla...

El proyecto Fruta del Norte se encuentra en Yantzaza, Zamora Chinchipe, que significa el valle de las luciérnagas. Por este cantón atraviesa bosque protector de la Cordillera del Cóndor, uno de los ecosistemas más frágiles y biodiversos del país. El Refugio de Vida Silvestre El Zarza, es parte de este bosque y está dentro del Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP).

De acuerdo al Informe de la Contraloría General del Estado, presentado el 2 de febrero del 2016, el Proyecto Minero Fruta del Norte comprende 36 concesiones mineras, 100% propiedad de Aurelian, subsidiaria de Lundin Gold; cubre un área aproximada de 86.000 hectáreas. Este proyecto aurífero es uno de los no desarrollados más grande y de mayor ley promedio en el mundo, con un recurso mineral indicado de aproximadamente 23,5 millones de toneladas, con ley de 9,59 g/t de oro conteniendo 7,26 millones de onzas de oro y una reserva de minerales inferida de aproximadamente 14,5 millones de toneladas, a una ley de 5,46 g/t de oro conteniendo 2,55 millones de onzas de oro.


María Fernanda Soliz, Phd en Salud Pública ha investigado y denunciado los impactos de la gran minería en la vida de las comunidades indígenas. 

Según la investigador María Fernanda Soliz, "el 14 de Diciembre de 2016, 2 días antes de la desaparición forzada de la comunidad de Nankints, el presidente Rafael Correa firmó el contrato para explotación minera con la empresa Lundin Gold, conocida por su nefasto y violento proceder, por su vergonzoso papel en la sanguinaria guerra civil de la República Democrática del Congo, sus negocios y colaboración durante el Apartheid en Sudáfrica, su complicidad en crímenes contra la humanidad en Sudán en el marco de la explotación petrolera, situación por la cual el presidente de Lundin, Ian Lundin y su director ejecutivo, están bajo investigación desde 2016 y podrían ser juzgados por crímenes contra el derecho internacional.

Este contrato, dice en su Soliz en su informe, fue firmado pese a las 13 graves observaciones de irregularidades detectadas en el examen que la Dirección de Auditoría de Proyectos y Ambiental de la Contraloría General del Estado develó en Febrero del mismo año. Algunas de las más graves son:

1. Falta de coordinación entre la Agencia de Regulación y Control Minero y el Ministerio del Ambiente: La información del Ministerio del Ambiente sobre el Proyecto Minero Fruta del Norte discrepa de la información que maneja la Autoridad Minera (actual Agencia de Regulación y Control Minero) que es la fuente oficial para el análisis de este proyecto, y de la información con la que la compañía minera Lundin Gold entrega al público como publicidad de sus concesiones.

2. Actualización del Plan de Manejo Ambiental del Proyecto Minero Fruta del Norte, en lo que respecta a la concesión minera El Zarza con inconsistencias técnicas: Al graficar las coordenadas de la concesión La Zarza, establecidas en la actualización  del Plan de Manejo Ambiental, presentado por la compañía Aurelian Ecuador S.A., esa  área minera intersecta con el área protegida Refugio de Vida Silvestre El Zarza, que forma parte del Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

Foto: Agencia de Regulación y Control Minero
Una vista aérea de Fruta del Norte, en Yantzaza. Pese a tener 13 observaciones de la Contraloría, el Estado firmó el contrato.  

3. Se inobserva el mandato constituyente número 6, conocido como Mandato Minero: La mayoría de concesiones están ubicadas en Bosques Protectores y el Refugio de Vida Silvestre El Zaraza. Así también, dentro de las concesiones mineras, se encuentran nacimientos y fuentes de agua, a pesar de lo cual, el Ministerio de Minas y Petróleos, en su momento, no aplicó ninguna medida, lo que evidencia que no se cumplió con las disposiciones del Mandato Constituyente 6.

4. Concesiones sin licencia ambiental: De las 36 concesiones mineras de Aurelian Ecuador S.A.,  únicamente 9 cuentan con licencia ambiental, 26 no han obtenido el documento indispensable para su funcionamiento.

5. Límites de concesiones intersectan una área protegida y traslapan la línea de frontera internacional: Las concesiones La Zarza, Marquesa y Princesa mantienen una área aproximada de 1113,08 ha dentro del Refugio de Vida Silvestre EL Zarza. Así también, varias concesiones tienen áreas fuera del límite de la frontera ecuatoriana.

6. No se cumplieron actos administrativos previos con la sustitución de Títulos de concesiones pertenecientes a Aurelian Ecuador S.A.: En la sustitución de los títulos mineros de las concesiones a favor de la compañía Aurelian Ecuador S.A., se obviaron actos administrativos previos, como: Licencia ambiental, permisos del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural y de la SENAGUA. Sólo 6 de las 36 concesiones tienen permiso de SENAGUA.

7. Ajuste injustificado de los límites del Refugio de Vida Silvestre "El Zarza":  El Ministerio del Ambiente permitió que  compañías privadas extranjeras (Cóndor Gold y Aurelian S.A.), intervengan, y propongan rectificaciones a los límites de las áreas protegidas por el SNAP, específicamente de la Reserva de Vida Silvestre El Zarza, sin que exista un sustento técnico y justificación legal de la delimitación, lo cual afectó la autonomía del Ministerio del Ramo, así como también el artículo 32 de la Ley de Minería por realizar el ajuste de la Reserva de Vida Silvestre El Zarza y no los límites de concesiones como indica la mencionada Ley. Lo expuesto evidencia la actuación de las compañías Cóndor Gold S.A. y Aurelian Ecuador S.A, en la reforma de los límites del “Refugio de Vida Silvestre El Zarza”, de acuerdo a sus intereses, poniendo en riesgo zonas de alta biodiversidad, e inobservando el principio de intangibilidad de áreas naturales protegidas, lo cual no favorece la conservación de la biodiversidad y el mantenimiento de las funciones ecológicas de este Refugio.

[RELA CIONA DAS]

Dos informes dan nuevas esperanzas a Íntag, el verde valle que podría convertirse en una mina de cobre
Fermín Vaca Santacruz
Así funciona en la región el EITI, el estándar que revela las cifras de la industria extractiva
Redacción Plan V
La otra historia de Mirador
Redacción Plan V
Los mineros de Buenos Aires: "la Policía nos extorsionaba"
Redacción Plan V
El Ecuador a las puertas del boom minero
Redacción Plan V
GALERÍA
Así se descubrió Fruta del Norte
 

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Los agujeros del proyecto minero Fruta del Norte
Redacción Plan V
Nankints: la vida después del desplazamiento
¿El fin del mundo de los shuar de Nankints?
Andrés Ortiz Lemos
La minería que mata la vida en el norte de Esmeraldas
Susana Morán

[MÁS LEÍ DAS]

La empresa del Hotel Quito se descapitalizó por más de USD 28 millones
Fermín Vaca Santacruz
Arroz Verde: ‘Correa disponía, supervisaba y aprobaba’
Redacción Plan V
El arma del asesinato de Gavys Moreno fue hallada en la cárcel de Latacunga
Redacción Plan V
Todo se sabía
Juan Cuvi