Back to top
27 de Noviembre del 2013
Investigación
Lectura: 28 minutos
27 de Noviembre del 2013
Joshua Schneyer y Nicolás Medina Mora Pérez*
Reporte especial: Cómo China se apropió del petróleo de Ecuador

Foto: Reuters

Anclados en Esmeraldas, el 16 de noviembre del 2013, se ven varios petroleros chinos que transportan el crudo a intermediarios de Estados Unidos. Un mínimo porcentaje llega al país asíático. 

Estos despachos de la Agencia Reuters revelan que el 83% del petróleo ecuatoriano está asignado a las empresas chinas. Las firmas chinas sirven como intermediarios en la mayor parte de las ventas de petróleo ecuatoriano, mientras mantienen la estratégica opción de desviar barriles a China si los necesitaran. Los chinos revenden nuestro petróleo a Estados Unidos. 'Plan V' reproduce estos informes en su integridad.

Estos reportes de la agencia Reuters, disponibles en español e inglés, dan cuenta de los manejos petroleros de China en la región. 

Dos reportes especiales de la agencia internacional de noticias Reuters, titulados: “¿Cómo China tomó el control del petróleo de un país de la OPEP?” y “Una mirada a la triangulación del petróleo detrás de China-Estados Unidos-Ecuador”, dejan al descubierto un nuevo patrón de endeudamiento internacional y el consiguiente monopolio que ejerce Petrochina (CNPC) en el comercio internacional de petróleo ecuatoriano; el cual es revendido por cuestionados intermediarios privados en Estados Unidos, principalmente a la refinería de Chevron. La investigación realizada por Joshua Schneyer y Nicolás Medina Mora Pérez, confirma además las revelaciones y denuncias contenidas en el libro Ecuador Made in China, publicado por el comunicador Fernando Villavicencio, el año 2012.

La agresiva búsqueda de petróleo extranjero por parte de China ha alcanzado una nueva marca, de acuerdo a informes revisados por Reuters: China prácticamente monopoliza el control de las exportaciones de crudo de una nación miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Ecuador.

En noviembre pasado, Marco Calvopiña, el gerente general de la compañía estatal petrolera de Ecuador Petroecuador, fue enviado a China para ayudar a asegurar USD 2000 millones de financiamiento para su Gobierno. Las negociaciones, que incluyeron el compromiso de vender millones de barriles de petróleo de Ecuador a firmas estatales chinas hasta el 2020, se prolongó por varios días. Calvopiña se puso ansioso y amenazó con retirarse.

"Si los documentos de la transacción de la fase III no se firman en los próximos días, no podré permanecer en Beijing", escribió en una carta confidencial revisada por Reuters y enviada al Banco de Desarrollo Chino (China Development Bank - CDB).

En realidad, Calvopiña no tenía muchas alternativas excepto esperar.  Maltratado por la mayoría de los prestamistas desde que declaró la moratoria unilateral de su deuda por USD 3200 millones en el 2008, Ecuador depende sustancialmente de los fondos chinos, que durante el presente año se espera cubran el 61% de sus necesidades de financiamiento por USD 6200 millones. A cambio, China puede reclamar tanto como el 90% de los embarques de petróleo de Ecuador durante los siguientes años, una situación extraña en el actual diversificado mercado petrolero.

El petróleo que Ecuador vende a las compañías chinas puede ser negociado en cualquier parte. Menos de 15 000 barriles por día son enviados a China este año, por debajo del casi 40% del 2012.

"Este es un cambio grande y dramático" dijo René Ortiz, ex ministro ecuatoriano de Energía y ex secretario general de la OPEP: "Nunca antes Ecuador había comprometido su petróleo a un prestamista".

Ecuador, un pequeño país exportador de la OPEP, bombea alrededor de 520 000 barriles por día, lo cual equivale al 5% del petróleo del "kingpin" Arabia Saudita. Pero el papel que juega China para el país andino muestra cómo las compañías petroleras del gigante asiático se han convertido en negociadores (traders) en los mercados de energía muy lejos de casa.  El petróleo que Ecuador vende a las compañías chinas puede ser negociado en cualquier parte. Menos de 15 000 barriles por día son enviados a China este año, por debajo del casi 40% del 2012.  La mayor parte del petróleo es enviada por los chinos a los Estados Unidos.

El presidente Rafael Correa, un socialista que es crítico al poder de las compañías petroleras occidentales y de las firmas privadas de negociación de energía, en una anterior ocasión consideró que los tratos con China eran el triunfo de negociaciones entre aliados cercanos. Ortiz y otros críticos dicen que la dependencia de liquidez del Gobierno frente a préstamos en términos onerosos podría afectar la competitividad de Petroecuador, dañar la transparencia de la industria petrolera ecuatoriana a cuyo cargo corre la mitad de las exportaciones de Ecuador y distanciar al país de otros acreedores.

Contratos,  presentaciones de la compañía y calendarios de exportaciones de crudo muestran cómo China ha pasado a dominar la negociación de 360 000 barriles por día de exportaciones de petróleo desde que su más grande compañía petrolera, Petrochina, ofreció los primeros USD 1000 millones en financiamiento a mediados del 2009.

Para abril del 2010, las firmas chinas estaban recibiendo alrededor de una tercera parte de las exportaciones de petróleo ecuatoriano.  Un año después los volúmenes se habían prácticamente duplicado.  A mediados del 2013, se había asignado a las compañías estatales de China el 83% de las exportaciones petroleras de Ecuador.

China  controla grandes volúmenes de petróleo de Venezuela,  con al menos USD 43 000 millones en préstamos; de Rusia, donde el monto podría exceder USD 55 000 millones, y de Brasil, con al menos USD 10 000 millones.


Cuando se hizo público el último contrato de préstamo, en agosto, el monto de financiamiento de China a favor de Ecuador durante la presidencia de Correa se elevó a casi USD 9000 millones, el equivalente al 11% del PIB de Ecuador.

Alrededor del 60% de estos embarques de petróleo es manejado por Petrochina, la segunda más grande compañía petrolera que negocia públicamente detrás de ExxonMobil y filial de la compañía estatal China National Petroleum Corp (CNPC).  Según los calendarios de exportación, la compañía estatal china Unipec, -parte del gigante Sinopec Corp- y otras compañías chinas se llevan igualmente volúmenes más pequeños.

La sed de Beijing por recursos naturales ha llevado a que firmas petroleras chinas ofrezcan cerca de USD 100 000 millones de facilidades de financiamiento vinculadas al petróleo alrededor del mundo. Estas firmas ya controlan grandes volúmenes de petróleo de Venezuela, donde China ha negociado al menos USD 43 000 millones en préstamos; de Rusia, donde el monto podría exceder USD 55 000 millones, y de Brasil, con al menos USD 10 000 millones.  En Angola los tratos llegan a alrededor de USD 13 000 millones.

En Ecuador, las compañías chinas también participan en campos petroleros y en un proyecto de refinería.  Pero la mayor parte de los préstamos no proporciona a China control directo de los pozos petroleros, las reservas o los oleoductos. En lugar de eso, los préstamos son pagados con los recursos en efectivo provenientes de las ventas de petróleo de Petroecuador a compañías chinas.

Los chinos "proveen financiamiento para nuestro  país y, a cambio, nosotros les aseguramos ventas de petróleo a precios internacionales",  declaraba el entonces ministro de Finanzas, Patricio Rivera, a la televisión estatal a principios de año.

Petrochina Internacional le dijo a Reuters que sus arreglos con Ecuador "eran contratos comerciales regulares entre dos compañías", y "que han probado ser mutualmente beneficiosos para las partes".

Petrochina se negó a discutir sus términos. Una portavoz de Petroecuador se negó a comentar; la oficina del presidente Rafael Correa no respondió a las preguntas de Reuters.

A la fecha, Ecuador deja apenas un 10% de las exportaciones de petróleo para venderlo en estas ofertas al mayor postor, según aclaró Calvopiña a la televisión a principios de año.

Los traders respaldados por Beijing

Los avances en efectivo a Ecuador cubren apenas una parte de los casi USD 13 000 millones que Ecuador puede ganar de sus ventas de petróleo. Sin embargo, desde el 2009 Petroecuador ha acordado la venta a compañías chinas de varios cientos de millones de barriles de petróleo, cuyo precio es mucho mayor que los préstamos mismos, de acuerdo al análisis que Reuters ha hecho de siete contratos diferentes.  Con esta oferta bloqueada, otros compradores ahora tienen mucho menos oportunidades de comprar petróleo de Petroecuador en ofertas competitivas.

A la fecha, Ecuador deja apenas un 10% de los exportaciones de petróleo para venderlo en estas ofertas al mayor postor, según aclaró Calvopiña a la televisión a principios de año.  En el pasado, las ofertas eran mucho más comunes y frecuentemente adjudicadas a operadores petroleros norteamericanos o compañías negociadoras europeas.   En una de las apenas tres ofertas abiertas anunciadas este año, la española Repsol compró 4,3 millones de barriles en septiembre.

Los excavadores chinos han competido desde hace rato con grandes petroleras como Exxon.  Desde el 2009 han gastado alrededor de USD 100 000 millones para comprar petróleo y campos de gas, en Latinoamérica y en otros lugares.  A principios de este mes, Petrochina y su compañía matriz, CNPC, acordaron comprar participaciones en tres campos de petróleo y gas en Perú por USD 2600 millones.

Pero los expertos dicen que la estrategia de las compañías chinas está evolucionando, al ganar control de flujos de crudo de otras compañías nacionales petroleras.  Los gigantes petroleros chinos se expanden a la negociación de petróleo donde compiten con grandes compañías de venta de "commodities" tales como Trafigura y Glencore.

"Esto es parte de la incrementada sofisticación de las compañías chinas", dijo Chen Ziwhu, un profesor de finanzas de Yale y especialista en China.  Con los préstamos respaldados por petróleo, "las compañía chinas están dejando de adquirir campos petroleros y pozos".

Los nuevos flujos de petróleo permiten a China  cubrir su exposición a precios del petróleo o interrupciones de oferentes más cerca de su país, incluyendo a productores de la OPEP como Arabia Saudita, Irán e Iraq.

Aunque las importaciones de petróleo de China siguen subiendo -han alcanzado alrededor de USD 6300 millones de barriles diarios en septiembre- muchas de sus firmas estatales petroleras ahora negocian más petróleo en el exterior que el que importan a China, comentó un funcionario a Reuters el mes anterior.

"Si el control chino sobre la industria petrolera sudamericana sigue creciendo, podría convertirse en una preocupación para quienes hacen política pública en los Estados Unidos"

Menos del 2% del petróleo ecuatoriano entregado a los chinos fue exportado a China durante el segundo trimestre, de acuerdo a datos del Banco Central del Ecuador.  En su lugar, al menos 214 000 barriles diarios se habían entregado en los Estados Unidos, donde muchas refinerías pueden procesar el petróleo pesado latinoamericano.

Las firmas chinas sirven como intermediarios en la mayor parte de las ventas de petróleo ecuatoriano, mientras mantienen la estratégica opción de desviar barriles a China si los necesitaran.  Mientras el comercio  de China crece en la región, las relaciones de los Estados Unidos con Venezuela y Ecuador, cuyos líderes son críticos declarados de los EE.UU., se han deteriorado.

"Si el control chino sobre la industria petrolera sudamericana sigue creciendo, podría convertirse en una preocupación para quienes hacen política pública en los Estados Unidos" dijo Riordan Roett, profesor de ciencia política en la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados, John Hopkins, en Washington.

Creciente apalancamiento

El análisis de cientos de páginas de documentos ecuatorianos, incluyendo memos internos de Petroecuador, presentaciones y calendarios de embarques de petróleo, ofrece nuevos detalles de cómo China ha llegado a dominar los flujos petroleros de Ecuador.

Poco después de que llegó al poder en el 2007, Rafael Correa, un economista que estudió en los Estados Unidos, declaró una gran porción de la deuda externa ecuatoriana como "ilegítima" y "odiosa", y el país anunció su moratoria el siguiente año. Con el Ecuador considerado un paria en los mercados de crédito y el Gobierno esforzándose por balancear su presupuesto, Petrochina le ofreció un salvavidas en julio del 2009, depositando USD 1000 millones en los cofres ecuatorianos.  El trato de "prefinanciamiento" debía ser repagado durante los siguientes 2 años y con una tasa de interés del 7,25%.  Ecuador comprometió 96 000 barriles por día a compañías chinas.

Inicialmente Petrochina también acordó no vender el petróleo ecuatoriano a mercados cercanos como Perú o Chile, considerados como "el mercado natural de Petroecuador".  Por razones competitivas, muchas compañías estatales de la OPEP retienen un estricto control sobre la destinación de su petróleo.  En un memo de julio del 2009, el ministro de Finanzas de Ecuador se pronunció en contra de dar a China permiso para vender el petróleo de Ecuador en cualquier lugar que a ellos les interesara.

Mientras los préstamos continuaron fluyendo, las firmas chinas fueron ganando el favor en Ecuador.

En el 2009, Correa fue elogiado por ambientalistas por su plan de no explotar el petróleo de los campos del bloque Ishpingo-Tambococha-Tuputini (ITT) intocado por la explotación -un área rica en petróleo del prístino Parque Nacional Yasuní-. Para  financiar este esfuerzo, buscaba aportes por USD 3600 millones de países ricos.

Pero el mismo año, el ministro de Política Económica de Ecuador elaboró una presentación privada para el equipo de Correa, revisada por Reuters, en la cual se comprometía a "realizar el máximo esfuerzo para apoyar a Petrochina y Andes Petroleum", otra petrolera controlada por China, "en la exploración del campo petrolero del ITT".

Correa retiró la iniciativa Yasuní en agosto del 2013, alegando insuficiente financiamiento, y señalando que la explotación podrá proceder en una pequeña área del ITT. Correa dice que se espera que Petroamazonas, una empresa estatal subsidiaria de Petroecuador, se encargue de la explotación.  No queda claro si Ecuador va a contratar con un socio extranjero.

Petroecuador advirtió que el control de Petrochina sobre los flujos de petróleo de Ecuador podría limitar que pudiera vender a otros compradores que pudieran pagar más.

Después del 2009, los términos de los nuevos préstamos chinos cambiaron, según aparece en los documentos.  Las condiciones de la línea de crédito por otros USD 1000 millones del 2010 eliminaron el premio que Petrochina pagaría por el petróleo ecuatoriano y autorizaron a Petrochina para revender el crudo en cualquier mercado.

A principios del 2011, Ecuador recibió otros USD 1000 millones de préstamo, y autorizó a Petrochina a recolectar el dinero que cualquier otra compañía adeudara a Petroecuador si Ecuador fallara en realizar los términos de repago.

Remordimiento del deudor

Petroecuador ha sido sumamente cauteloso respecto a los acuerdos.  En una presentación de marzo del 2011, advertía que el control de Petrochina sobre los flujos de petróleo de Ecuador podría limitar que pudiera vender a otros compradores que pudieran pagar más.  Factores del mercado convergían a hacer el petróleo ecuatoriano más "competitivo”, decían, sugiriendo que menos barriles debían ser comprometidos a Petrochina. Este consejo ni siquiera ha sido considerado.

Petrochina también se ha asociado con otras firmas privadas negociadoras de petróleo para revender el petróleo ecuatoriano; incluyendo Taurus Petroleum, una firma domiciliada en Suiza, cuya negociación del petróleo iraquí ha levantado el escrutinio de fiscales de los EE.UU. en el pasado.


Por ahora, la habilidad de Petroecuador en buscar otros compradores parece ha sido limitada. Un memorando interno de Petroecuador, preparado antes que el Banco de Desarrollo Chino ofrezca su último préstamo, incluye un sobrio recordatorio: "La transacción propuesta convertirá a CDB en el principal acreedor de Ecuador."  Los créditos chinos estarán ahora ligados a "la mayoría de los ingresos petroleros ecuatorianos en el medio y largo plazo".

*Reportado por Joshua Scheneyer y Nicolás Medina Mora de la Agencia Reuters en Nueva York.  Editado por Jonathan Leff
 

 

Una mirada a los negociadores petroleros detrás del triángulo China-Ecuador-EE.UU.

 
El presidente socialista de Ecuador, Rafael Correa, ha despotricado regularmente en contra de las firmas privadas de negociación de los embarques petroleros de ese país (traders), su principal fuente de ingresos de exportaciones.  Inmediatamente después de su elección en el 2007, Correa se comprometió a eliminar a los intermediarios.

Pero bajo su mando ha ocurrido lo contrario. Mientras que el país miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se comprometió a vender una gran parte de sus exportaciones de petróleo a compañías petroleras estatales chinas, una poco conocida compañía de negociación suiza y sus socios de negocios han asegurado su papel como intermediarias en la negociación del petróleo del país sudamericano.

Calendarios internos de exportación de la compañía estatal petrolera Petroecuador muestran como Petrochina -la principal compradora del crudo ecuatoriano- contrató a Ursa, una pequeña compañía establecida en Hong Kong,  para ayudar en el embarque del petróleo.  Según estos calendarios, conjuntamente han manejado alrededor de dos terceras partes de los 33 millones de barriles de petróleo exportados por Ecuador durante el segundo trimestre.  Alrededor del 70%  de estos embarques fueron enviados a los EE.UU. directamente o a PanPac, un área offshore en Panamá, donde los despachos de petróleo son embarcados en barcos destinados a los EE.UU.

Fuentes del mercado dicen que Ursa actúa como un embarcador para Taurus Petroleum, una compañía establecida en Ginebra, cuyo principal negocio hace una década fue vender el petróleo iraquí dentro del programa de Naciones Unidas de canje de petróleo por comida. Durante los últimos cuatro años Taurus ha jugado un rol sustancial vendiendo el petróleo ecuatoriano a lo largo de la costa oeste de los EE.UU. De acuerdo al análisis de Reuters, de datos de importaciones de petróleo de EE.UU. obtenidos por el grupo de inteligencia de puertos PIERS, los embarques de petróleo de Taurus corresponden a casi el 10% de las importaciones de petróleo de California durante los primeros nueve meses del 2013.

Mucho del petróleo ecuatoriano de Taurus vendido en California llegó a través de Panamá, donde los barcos con el petróleo asignado a Petrochina y Ursa lo transferían a otros tanqueros, de acuerdo a datos de embarques de Reuters.

Petrochina compra el petróleo ecuatoriano bajo contratos de largo plazo que proveen recursos anticipados de financiamiento de China para el Ecuador, un país con restricciones de liquidez.

El petróleo ecuatoriano -manejado principalmente por las compañías privadas socias de Petrochina- corresponde en total al 17% de importaciones de un millón de barriles por día de la costa oeste de los EE.UU. durante este año.  Sólo Arabia Saudita y Canadá proveen cantidades mayores.

Es perfectamente legal para Petrochina, la segunda compañía petrolera listada del mundo, contratar a negociadores para mercadear el petróleo ecuatoriano, del cual sólo una parte pequeña es remitida a China.  Petrochina compra el petróleo ecuatoriano bajo contratos de largo plazo que proveen recursos anticipados de financiamiento de China para el Ecuador, un país con restricciones de liquidez.

Pero el papel de las entidades privadas constituye un potencial problema político para Ecuador.  Bajo la administración de Correa no se ha permitido comprar el petróleo de Petroecuador a negociadores de petróleo muy conocidos como Glencore Xstrata, que adquirió anteriormente grandes volúmenes de crudo ecuatoriano.  En su lugar, Correa ha considerado las ventas de petróleo a China como un triunfo de comercio entre gobiernos amigos.

Un portavoz de Petrochina en EE.UU. dijo que todo el negocio con Petroecuador  "se lo ha hecho dentro de los límites de las leyes aplicables y las políticas corporativas".  La compañía declinó realizar ningún comentario respecto a sus relaciones con las compañías  negociadoras.  Una portavoz de Petroecuador se negó a hacer ningún comentario.  La oficina del Presidente Correa no respondió las preguntas de los reporteros.


Taurus, constituida en 1992, se negó a discutir sus negocios o a permitir que su fundador, Benjamin Pollner, diera una entrevista. "Somos una compañía privada", dijo telefónicamente Tancrede Baron, el director financiero de Taurus desde Ginebra en agosto.  "Nuestro negocio es confidencial".  Las llamadas a Ursa no fueron devueltas.

Algunas figuras de la oposición, incluyendo al congresista de izquierda, Cléver Jiménez, han criticado al Gobierno y a Petroecuador por permitir que Petrochina facilite el negocio con los intermediarios.

Vinculaciones con California

Los cargamentos de petróleo a California de Taurus a principios de este año, valorados en alrededor de USD 6 millones por día, fueron vendidos a clientes que incluían a Chevron, a quien Ecuador ha declarado como "un enemigo" del Ecuador.  Chevron declinó comentar sobre estas compras.

La gigante petrolera de California se encuentra vinculada en un juicio masivo iniciado por demandantes ecuatorianos sobre una alegada contaminación de petróleo por parte de Texaco, la compañía que Chevron compró en el 2001.

Este mes la Corte Suprema de Ecuador ratificó una sentencia de una corte inferior en contra de Chevron, ordenándole pagar USD 9500 millones.

En el pasado, Correa ha acusado de corruptos a los intermediarios negociadores privados de petróleo por beneficiarse a costa de Petroecuador.

"Hemos terminado con los intermediarios de nuestro petróleo"  dijo en un discurso después de su elección en el 2006.  Posteriormente, en el 2008, declaró que un contrato para suministro de derivados entre Petroecuador y Pdvsa, la firma petrolera estatal de Venezuela, como mecanismos para eliminar a los intermediarios.  Sin embargo, Pdvsa posteriormente contrató a negociadores incluyendo a Glencore para suministrarle los derivados de petróleo.

Algunas figuras de la oposición, incluyendo al congresista de izquierda, Cléver Jiménez, han criticado al Gobierno y a Petroecuador por permitir que Petrochina facilite el negocio con los intermediarios.  Los detractores dicen que a estos intermediarios se les permite negociar el petróleo de Ecuador a precios más altos en el exterior, lo cual podría implicar pérdidas para Petroecuador.

Durante la mayor parte del 2006 Taurus importó alrededor de 105 000 barriles por día a los EE.UU., incluyendo 54 500 barriles por día desde Ecuador.

Correa ha dicho que Ecuador recibe un precio justo de Petrochina

Nilsen Arias, el gerente de Comercialización Internacional de Petroecuador, dijo a Reuters telefónicamente que lo que las firmas chinas hagan con el petróleo que le compran a Ecuador no es una preocupación de Petroecuador.  "El destino es su libre derecho", dijo Arias.  Se negó a comentar las negociaciones de Petrochina.

Taurus ha aparecido en el centro de polémicas en el pasado.  En el 2005 Paul Volcker, ex director de la Reserva Federal de los EE.UU., reportó que identificó a Taurus y a otras compañías afiliadas con Pollner como beneficiarias de USD 18,9 millones de pagos ilícitos para ganar embarques de petróleo iraquíes mientras se llevaba adelante el programa de Naciones Unidas para Iraq de canje de petróleo por alimentos.  No se presentaron cargos en contra de Taurus o de las otras compañías vinculadas con Pollner.  Taurus  negó cualquier mal manejo.

Negociadores interconectados

Durante la mayor parte del 2006 Taurus importó alrededor de 105 000 barriles por día a los EE.UU., incluyendo 54 500 barriles por día desde Ecuador.  Sus embarques luego se suspendieron, según los reportes de PIERS, reiniciándose a mediados del 2010 conforme el papel de Petrochina en Ecuador creció.

La decisión de Ecuador de dejar que PetroChina negocie libremente su petróleo contrasta directamente con las políticas de Arabia Saudita, Venezuela y otros países exportadores de petróleo que raramente permiten a sus compradores revender el petróleo.

En recientes meses otra compañía aparece como suplantando a Taurus como principal suministrador de petróleo ecuatoriano a California, por razones desconocidas.  Los datos de PIERS, que se basan en conocimientos de embarque individuales, muestran que los últimos embarques de Taurus a California han llegado a una refinería de Chevron, el 26 de septiembre.

Tres días más tarde, Core Petroleum, una compañía negociadora de petróleo y de logística domiciliada en Nueva Jersey, comenzó a vender el petróleo ecuatoriano en California.  Varios negociadores que trabajan con petróleo latinoamericano contaron a Reuters que Taurus y Ursa trabajan con Core Petroleum, que fue constituida en el 2009.


El website de Core Petroleum incluye a Tancrede Baron -el director financiero de Taurus- como su director financiero.  Un empleado de Core en Nueva Jersey dijo que Baron estaba en Ginebra y no estaba disponible para hablar.  Baron no respondió a ninguna pregunta relacionada con su rol en Core.

Tanto Pollner, el fundador de Taurus, como William Sudhaus, el director ejecutivo de Core, fueron ejecutivos de Castor Petroleum, una anterior afiliada de Taurus, conforme lo muestran los documentos corporativos.  Castor fue adquirida en el 2009 por una firma negociadora suiza más grande.  Sudhaus no devolvió las llamadas telefónicas que le solicitaban sus comentarios.


(Reportado por Joshua Schneyer y Nicolás Medina Mora Pérez en Nueva Yor, Editado por Jonathan Leff y Michael Williams).

Original en inglés:  http://www.reuters.com/article/2013/11/26/us-china-ecuador-taurus-idUSBRE9AP0I820131126
 

[RELA CIONA DAS]

Petrobras, Odebrecht, OXY: Recordando un billar a tres bandas… en contra del país
Alberto Acosta y John Cajas Guijarro / Economistas ecuatorianos
Correa y Glas en la mira: la polémica del campo Auca
Fernando Villavicencio Valencia
La entrega del campo Singue involucra a Rafael Correa
Fernando Villavicencio Valencia
Así fue la entrega del campo Singue en la que hay indicios de responsabilidad penal
Fernando Villavicencio Valencia
Postextractivismos en Ecuador: indultar a la Naturaleza
Eduardo Gudynas
GALERÍA
Reporte especial: Cómo China se apropió del petróleo de Ecuador
 

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Así protegieron al violador de "El Principito"
Redacción Plan V
El largo camino de los pueblos indígenas para llegar a la universidad
Katicnina Tituaña
Los mecheros de la muerte en la Amazonía
Susana Morán
La varias veces centenaria biblioteca del convento de Santo Domingo se renueva
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Gaby: cuando la justicia obliga a una niña a ser madre
Susana Morán
Quién es quién y quién llevó a quién en el Municipio de Yunda
Fermín Vaca Santacruz
El costo político de Santiago Cuesta
Redacción Plan V
Diario de una esclava sexual en la Frontera Norte
Redacción Plan V