Back to top
11 de Enero del 2016
Investigación
Lectura: 25 minutos
11 de Enero del 2016
Fernando Villavicencio
Toachi-Pilatón: lo que Putin y Correa no saben

Foto: Presidencia de la República

El presidente Correa saluda con su homólogo Wladmir Putin durante una visita de Estado, en Moscú.

 

Tras siete años de puesta la primera piedra, el proyecto hidroeléctrico Toachi-Pilatón, tiene problemas. Constantes retrasos e incumplimientos de la parte ecuatoriana (CELEC) con la empresa rusa Inter Rao Ues, amenazan con llevar a Ecuador a un nuevo litigio internacional. Las primeras consecuencias ya están a la vista e implican al país un enorme incremento de su costo que bordea ahora los USD 688 millones, y una nueva postergación del arranque de la obra, esta vez hasta el 2017. En enero del 2008, Rafael Correa ofreció que la central estaría lista en el año 2012. Ya van tres años de retraso y faltan dos.


Informe de la Contraloría General del Estado sobre el proyecto.

Al primer año de inaugurado el régimen de la Revolución Ciudadana (enero de 2008), el presidente Rafael Correa, puso una de las primerísimas primeras piedras de sus proyectos estratégicos. Esta vez, para el inicio de la central hidroeléctrica Toachi – Pilatón, obra adjudicada entonces a la firma brasileña Norberto Odebrecht. Toachi-Pilatón, ha sido una de las obras estelares de la constelación de generadoras hidroeléctricas, consideradas la columna vertebral para el cambio de la matriz productiva y la construcción de la publicitada soberanía energética.

Tras lanzar ácidos adjetivos en contra de la “partidocracia“, acusándola de ser insignia de “atraso, ignominia e infamia“, el mandatario colmó de elogios a los gestores de la obra, al ex prefecto de Pichincha, Ramiro González, y a su continuador, Gustavo Baroja, ambos habían militado en el "viejo partido", Izquierda Democrática.

El proyecto costeado a esa fecha en USD 336 millones, fue concebido para generar 234 MW, el cual dejaría un supuesto ahorro al país de USD 112 millones al año, a partir de 2012.

El proyecto, costeado a esa fecha en USD 336 millones, fue concebido para generar 234 MW, el cual dejaría un supuesto ahorro al país de USD 112 millones al año, a partir del 2012, la primera fecha tentativa de inauguración. En ese entonces el financiamiento fue acordado con el Banco de Desarrollo, Bandes, de Brasil ,y el Feiseh (Fondo Ecuatoriano de Inversión en los Sectores Energético e Hidrocarburífero).

El gran efecto tardío de la construcción de la hidroeléctrica Toachi-Pilatón

Luego de ocho meses de puesta la primera piedra, septiembre de 2008, graves fallas en la hidroeléctrica San Francisco, pusieron contra la pared al gobierno, obligándolo a suspender unilateralmente todos los contratos con la compañía Odebrecht, entre ellos, Toachi-Pilatón.

La decisión gubernamental implicó una serie de acciones legales que costaron al país rubros adicionales: un fallo de julio de 2010 del Tribunal de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Quito, obligó al gobierno a pagar a Odebrecht USD 5.6 millones. La firma brasileña nunca reconoció al país un monto de USD 8.24 millones por intereses generados durante once meses, por los USD 112 millones entregados en calidad de adelanto.

Después de revisar las demandas de la empresa rusa INTER RAO UES, que ascienden a USD 99.2 millones adicionales, el costo total de Toachi-Pilatón hasta 2016, bordearía los USD 687,9 millones, una cifra que duplica el monto original acordado el año 2008 (USD 336 millones).

La firma brasileña devolvió al Estado apenas USD 98.3 millones, luego de descontar USD 13.8 millones, correspondiente a avance de obras (vías de acceso). A partir de entonces, la empresa pública Celec Ep, a través de Hidrotoapi buscó nuevos socios para la continuidad del proyecto. En ese camino se asoció con la empresa china CWE (China International Water & Electric Corp.), y la compañía rusa Inter Rao UES; el nuevo financiamiento estuvo a cargo del Eximbank de Rusia y del Biess (Banco del IESS) de Ecuador.

Para el año 2010, las cifras oficiales hablaban de USD 430 millones de inversión, pero al cerrar el 2015, el costo creció a USD 588,7 millones. Aunque, después de revisar la demanda de la empresa rusa Inter Rao UES, que asciende a USD 99.2 millones adicionales, el costo total de Toachi-Pilatón hasta 2016, bordearía los USD 687,9 millones, una cifra que duplica el monto original acordado el año 2008 (USD 336 millones). En esta cifra no se incluyen las pérdidas generadas por el finiquito del contrato con Odebrecht que superan los USD 13 millones.

Empresa rusa amenaza con demanda y paralización

El proyecto Toachi – Pilatón, una de las ocho hidroeléctricas emblemáticas del gobierno de Rafael Correa -cuya ejecución está a cargo de la Celec EP y su unidad de negocio Hidrotoapi (UNHTP) tras una fusión- está al borde de una paralización de las obras hidromecánicas y, por añadidura, de una demanda judicial a nivel internacional.

La empresa rusa Inter Rao UES (con 57,34% de acciones del Gobierno ruso, considerado amigo del Ecuador) contratada para realizar las obras electro e hidromecánicas del proyecto, amenaza con paralizar dichas obras por falta de pago, amparada en el propio contrato.

Carta al ministro Poveda la situación del proyecto.

La acumulación de deudas por parte de Celec EP, que van creciendo geométricamente mes a mes, y su falta de financiamiento constituyen el principal motivo. Así la hidroeléctrica Toachi Pilatón, que debía tener estas obras terminadas para mayo del 2015, en estos días está nuevamente en el ojo del huracán.

En carta del 1 de diciembre de 2015, dirigida al ministro coordinador de los sectores estratégicos, Rafael Poveda, y con copia al ministro de Electricidad Esteban Albornoz y al gerente de Celec EP, Edmundo Ruales, la empresa Inter Inter Rao detalla preocupantes cifras.

Nuevas inversiones económicas y pocos resultados del proyecto

Los gastos adicionales en los que ha debido incurrir la empresa, por la postergación del plazo de terminación del proyecto, llegan a USD 65 millones. Y dice que a fin de acelerar el proceso, decidió iniciar la ejecución de las obras y actividades adicionales sin esperar la firma de las Órdenes de Cambio, y ya se han invertido USD 10 millones.

CELEC debería pagar a INTER RAO UES, incluyendo las obras y actividades adicionales, unos USD 99,2 millones.

Además explica cómo, a finales del 2015, los pagos demorados por parte del Gobierno ascendían a USD 16,9 millones, pero a finales del segundo trimestre del 2016 podrían llegar a USD 56,2 millones, sin considerar la multa por incumplimiento del contrato. Además se indica en la carta que Celec EP debería pagar, incluyendo las obras y actividades adicionales, unos USD 99,2 millones.

Estos rubros son adicionales al costo total del proyecto, que ha ido incrementando su precio en cuatro años debido a contratos complementarios. En el 2011 el precio oscilaba por los USD 517 millones, de los cuales USD 373,2 millones fueron obtenidos en base a financiamiento externo para las obras civiles y el equipamiento hidro y electromecánico. Justamente en abril de ese año, Hidrotoapi EP y el Eximbank de Rusia suscribieron un contrato de préstamo para financiar el 85% del contrato de equipamiento hidro-electro mecánico del proyecto Toachi – Pilatón, por USD 123,2 a un plazo de 7,5 años, cuatro años de gracia y un interés del 7,90%.

En la última actualización de CELEC se puede constatar que el proyecto, que entregará unos 234 MW de potencia, representa una inversión de USD 588,7 millones; sin contar con los gastos adicionales que reporta Inter RAO UES.

Pocos días después, el 23 de mayo del 2011, Hidrotoapi EP y el Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (BIESS), constituyeron el Fideicomiso de Inversión, Administración, Garantía y Pago del proyecto hidroeléctrico Toachi – Pilatón, designando como Fiduciario a la Corporación Financiera Nacional, en el cual el BIESS se compromete a aportar USD 250 millones de acuerdo a un cronograma de desembolsos, destinados a la construcción del proyecto a un plazo de 20 años, con cuatro años de gracia y un interés del 7,65%. La obra civil quedó a cargo de la empresa china CWE (China International Water & Electric Corp.).

En la última actualización de Celec EP se puede constatar que el proyecto, que entregará unos 234 MW de potencia, representa una inversión de USD 588,7 millones; sin contar con los gastos adicionales que reporta Inter Rao UES.

Pero, ¿por qué el Gobierno no paga sus deudas?

De acuerdo con la carta de Inter Rao, firmada por el dirigente de la División de Exportaciones del Bloque de Gerencia de Divisiones PJSC, Maxxim Sergeev, el problema surgió por una supuesta negligencia de Celec EP que, a pesar de oportunas advertencias -dice la empresa-, no renovó la línea de crédito con el banco ruso. Sergeev dice que a la fecha su empresa no conoce ni los plazos ni las fuentes de financiamiento que ha previsto el Ecuador para cubrir los gastos adicionales generados por una serie de retrasos, que considera no imputables a su empresa.

Sergeev explica que “CELEC EP cometió una violación de los plazos de pago por las obras principales, pues no realizó oportunamente los trámites necesarios para ampliar el plazo de la Línea de Crédito del Roseximbank”. El plazo para garantizar dicho financiamiento venció el 20 de septiembre del 2015.

La empresa rusa ahora advierte que, de buscarse una renovación de la línea de crédito, el trámite podría concretarse no antes del segundo trimestre del 2016.

Toda esta situación hace prever a la empresa un “escenario pesimista”: sin Plan de Actividades que defina la fuente de financiamiento para la amortización de la deuda de Celec EP “que sigue acumulándose y la determinación de las fuentes de financiamiento”, los subcontratistas de la empresa rusa podrían buscar “suspender la ejecución de las obras de realización del proyecto Toachi Pilatón (con las demandas judiciales correspondientes) en vista de evitar pérdidas de ambas partes” , dice la comunicación.

Además la empresa aclara a las autoridades ecuatorianas que, de conformidad con las condiciones del contrato, “en caso de retraso en el pago por parte de Celec EP por 45 días Inter Rao UES tiene derecho de posponer los plazos de culminación del proyecto y en caso de demora del pago por más de 60 días, suspender la ejecución del proyecto”.

“En Rusia ya nadie cree en la Celec“

El impasse con Inter Rao ya ha llegado a las más altas esferas del régimen. Así en los primeros días de diciembre, el embajador de Ecuador en Rusia, Julio Prado, pedía al canciller Ricardo Patiño que intervenga en el problema: “Lo que más me preocupa es que por primera vez la empresa ya habla de un juicio contra el Estado por incumplimiento lo cual tu comprenderás sería extremadamente grave, además que se paralizarían las obras en las cuales el señor Presidente ha puesto tanto interés concluyan en este año o inicios del 2016 y que al parecer no sucederá”, indicaba Prado en una comunicación.


Julio Prado, embajador de Ecuador dando la mano a Putin.

Según información internacional, Inter RAO es en un 28% propiedad del holding estatal de energía OAO Rosneftegaz, que está presidido por Igor Sechin, director general de OAO Rosneft y un aliado y parte del círculo íntimo del presidente Putin.

El funcionario diplomático también dejaba ver su preocupación de que Inter Rao ponga en conocimiento del presidente Vladimir Putin este asunto “no sólo por lo que pueda manifestar sino porque sus propios intereses están en juego y la decisión puede ser muy dura”, aseguraba.

El secreto que no sabe Rafael Correa

Seguramente se refería a que según información internacional, Inter Rao es en un 28% propiedad del holding estatal de energía OAO Rosneftegaz , que está presidido por Igor Sechin , director general de OAO Rosneft y un aliado y parte del círculo íntimo del presidente Putin.

El embajador también hacía mención a la opinión que Sergeev le había hecho conocer, en el sentido de que la impresión que tiene el funcionario ruso es que Celec no quiere informar al Presidente de la República lo que en verdad pasa con los proyectos, sobre todo en Toachi Pilatón, en el que hay muchos problemas. Sergeev le había comentado que “en Rusia ya nadie confía en Celec”.

Reiteró que Celec no propone fechas ni planes para solucionar los problemas, así como no ha mandado información alguna de la que precisa el banco.

Adicionalmente, manifestó que ahora dadas las circunstancias, el banco desea que se practique una auditoría técnica para saber qué es lo que pasa en las obras de construcción y que, de acuerdo al contrato, lo que generará una planilla que deberá pagar Celec. Sobre la fecha de entrega de la obra manifestó que esta no podrá estar lista en junio de 2016, sino recién en febrero de 2017.

Nueva postergación: de mayo 2015 a febrero 2017

El plazo inicial de terminación de la mega obra (incluyendo obras civiles e hidro y electromecánicas) era mayo del 2015. Sin embargo una cadena de hechos lo han ido extendiendo. En agosto del 2014 varios medios, incluidos los oficialistas daban por hecho que la central hidroeléctrica se inauguraría en agosto de 2015. Sin embargo para diciembre del 2014 ya se conoció que el Gobierno autorizó una ampliación del plazo de diez meses (octubre del 2015). Al llegar dicha fecha, según el Ministerio de Electricidad, solo se había avanzado en un 77,78% de toda la obra.

La Contraloría General del Estado, en el examen especial DAPyA 0054 2015, señala lo que sería el origen de los problemas del proyecto y su errática ejecución. Explica que previo a los procesos de contratación de las obras civiles y electro e hidromecánicas, la UNHTP “no contó con los diseños definitivos del proyecto, lo que ocasionó que el diseño de detalle, contratado para ser realizado simultáneamente a la ejecución del proyecto, se retrase por inconvenientes administrativos de demora en la entrega de información de los componentes electromecánicos”. El no contar con esa información básica también causó retraso en la aprobación de planos de detalle y deficiente estudio geológico del frente de trabajo Alluriquín y en la presa Toachi.


Plano esquemático del proyecto Toachi – Pilatón.

Dichos estudios, diseños, y planos debidamente terminados y aprobados hubieran servido a la empresa representante del Gobierno ecuatoriano para verificar problemas de diseño y realizar un cálculo adecuado del costo real de la obra y su plazo de ejecución.

Ahora el nuevo plazo anunciado es junio del 2016. Sin embargo, se trata de un límite no definitivo. En su carta, Sergeev explica que es muy difícil establecer el plazo ya que hasta el momento Inter Rao desconoce las fechas reales en las que le entregarán los frentes de los trabajos por parte del contratista civil; tampoco se conocen las fechas de suscripción de Órdenes de Cambio debido a las obras y actividades adicionales de Inter Rao en el marco del proyecto.

En el examen de la Contraloría se indica que según comunicaciones de la empresa Inter Rao, dichas obras no podrían estar antes de diciembre de 2016. Ahora habla de febrero de 2017, lo cual sería un contratiempo para los planes de cambio de matriz energética ofertado por el Gobierno ecuatoriano.

Incumplimientos por parte de la UNHTP

Pese a la postura de Inter Rao UES, la Contraloría encuentra, a más de una serie de faltas cometidas por la UNHTP, también responsabilidades de la empresa rusa. En el informe la Contraloría explica que esta inició la ejecución de los contratos con retraso en los diferentes frentes de trabajo.

Además, asegura que no presentó oportunamente el cronograma de ejecución, ni de montaje de equipo electro e hidromecánico, conforme lo establece el contrato pese a las reiteradas solicitudes por parte del Administrador del contrato y la fiscalización al modificar unilateralmente el programa de ejecución del contrato inobservó las cláusulas 13.1, 13,2 y 16.1 ocasionando retrasos en la ejecución de su contrato y del contratista de la obra civil.

Opiniones y recomendaciones por parte de la Contraloria

Pero una vez más, la Contraloría responsabiliza al Administrador (parte de Hidrotoapi) de no evaluar adecuadamente el cumplimiento del avance del contrato de obras electromecánicas e hidromecánicas. También indica que no comunicó a la máxima autoridad de la Unidad de Negocio Celec EP Hidrotoapi, sobre los incumplimientos contractuales incurridos; y tampoco sobre la necesidad de suscribir un contrato complementario.

La Contraloría también recomendó que se prepare un informe detallado del avance del proyecto estableciendo las causas y los responsables de los posibles retrasos y un plan de recuperación de plazo de las obras civiles y electromecánicas.

Además advierte que en caso de que la contratista no efectúe la instalación de la última unidad en la fecha programada para la recepción provisional, el administrador del contrato debe aplicar la cláusula 13.6 y proceder con el trámite de las sanciones que correspondan.

El pacto Correa – Putin se complica

¿Cómo entra la empresa rusa Inter Rao UES, empresa estatal de la Federación de Rusia con participación accionario del 57,34% del Gobierno de Rusia en esta intrincada estructura para llevar adelante el proyecto hidroeléctrico?

La historia data del 29 de octubre del 2009 cuando Hidrotoapi S.A., JSC Inter Rao UES, y el Banco Estatal Especializado de Exportación – Importación de Rusia (Roseximbank), suscriben una “Carta de Intención firme para Desarrollo de Proyectos Hidroeléctricos bajo Régimen Especial de Contratación”, a fin de adquirir los suministros electro e hidromecánicos para el proyecto.

Para el 13 de mayo del 2010 se celebra una nueva carta de intención con Inter Rao y el 22 de junio del 2010 ya se hace la propuesta económica: USD 144,9 millones, lo que incluye todos los equipos, actividades y repuestos solicitados y se indica que “no se encuentra sujeto a reajuste de precios”.

Así tras la autorización de rigor del directorio, el 21 de octubre del 2010, el gerente general de Hidrotoapi E.P. con resolución 158 resolvió contratar directamente la “Fabricación, Suministro, Transporte, Montaje, Pruebas, Puesta en Servicio y Entrega en Perfecto Funcionamiento, de todas las Obras Electro e Hidromecánicas para los aprovechamientos Sarapullo y Alluriquín que conforma en proyecto Hidroeléctrico Toachi – Pilatón”, con la empresa Inter Rao UES.

Contratos a precio fijo desde el 2010 hasta el 2016

El 25 de octubre del 2010 ya se firma el contrato. En este se establece que la entrega se hará a satisfacción y se señala la obligación de la contratista de proveer la información de los materiales, para que la contratante realice cualquier inspección, corrección, observación o reclamo. El costo es de USD 144,9 millones, de los cuales USD 123,2 millones son financiados por el Roseximbank y USD 21,7 por la contratante. También se deja sentado que no podrá haber ajuste de precio pues es “contrato a precio fijo, modalidad llave en mano”, con un plazo de 44 meses, contado desde la fecha programada de inicio.

Entre tanto, la empresa estatal ecuatoriana sufrió una serie de transformaciones. El 25 de agosto del 2005, con un capital social de USD 54.000 en acciones a nombre del Consejo Provincial de Pichincha, se constituye la empresa Hidrotoapi encargada del diseño, construcción, instalación, operación y mantenimiento de centrales de generación eléctrica, la cual tenía la posibilidad de realizar toda clase de actos, contratos, negocios y operaciones permitidas por la Ley.

En el 2008 esta empresa cambia de denominación a Hidrotoapi EP para dos años más tarde, el 28 de octubre del 2010, suscribir un Convenio de Alianza Estratégica para el desarrollo del proyecto Toachi – Pilatón y compromiso de fusión con Celec EP. Así, para enero del 2012 mediante Resolución 001-2012 de 26 y 31 de enero de 2012, se aprueba la fusión por absorción de Hidrotoapi EP por parte de la Corporación Eléctrica del Ecuador, Celec EP, como entidad absorbente, disponiendo su disolución sin liquidación desde el 1 de febrero de 2012. De esta manera se transfiere a título universal, la totalidad de los patrimonios, activos y pasivos de Hidrotoapi a favor de Celec EP.

Dominio ruso en otros proyectos

Además del contrato de Toachi – Pilatón, la firma Inter Rao UES, de la mano del Eximbank de Rusia, suscribió un convenio por USD 195.2 millones, para la construcción y financiamiento del proyecto de generación de 187 MW, denominado Termogas Machala, en la provincia de El Oro, el proyecto debió entrar en operación el 2016, otra fecha de ejecución incumplida.

Inter Rao y Roseximbank suscribieron otros acuerdos con el Gobierno ecuatoriano, como la construcción y financiamiento de los proyectos hidroeléctricos Cardenillo (596MW), en Morona Santiago y Chontal (190MW), ubicado entre las provincias de Pichincha e Imbabura.

Empresa china vulnera derechos ambientales y laborales

Respecto a la empresa china, que construye la obra civil del proyecto, la Contraloría del Estado en su informe del año 2013, DAPyA-0002-2013, presentó graves conclusiones en contra de la constructora china CWE.


Documento de la Contraloría sobre la empresa china en el proyecto.

Las observaciones de la auditoría apuntan que se violó e incumplió el contrato, en relación a la perforación de los túneles: “la excavación y sostenimiento de túneles, se ejecutó sin cumplir los diseños, planos y especificaciones técnicas“, precisa el informe. Además, de que la compañía “no cuenta con el número de geólogos suficientes para realizar el registro geológico, geomecánico de la roca excavada“. El informe agrega que, “hasta la fecha de corte de la evaluación, la contratista no contó con un laboratorio de suelos y hormigones, que permita realizar un control de calidad del hormigón incorporado al proyecto“.

El organismo de control detalla en un largo documento las violaciones a los derechos laborales y la afectación al medio ambiente. “Los hechos descritos evidencian los incumplimientos en que incurre la Corporación CWE al estudio de impacto ambiental y plan de manejo ambiental elaborado por la empresa Ecuambiente, aprobado por el Ministerio del Ambiente, con el cual se emitió la Licencia Ambiental del PHTP; además de inobservancias a la legislación y normativa ambientales“, sostiene la Contraloría.


En la carta remitida por las autoridades de Celec Ep a la administración de la compañía china CWE se hacen graves acusaciones sobre violaciones legales e incumplimientos contractuales.

El maltrato a los trabajadores por parte de la compañía china CWE llegó a niveles de alarma de la propia administración de Hidrotoapi y del Gobierno. A través de una carta de agosto de 2012, las autoridades eléctricas pidieron la remoción del Superintendente del proyecto, acusándole de violar derechos laborales básicos, como: alimentación digna, provisión de ropa de trabajo, esparcimiento y seguridad laboral.

 

[RELA CIONA DAS]

Una hidroeléctrica preocupa a los habitantes del río Piatúa
Susana Morán
Dulcepamba, el río que quita el sueño a toda una comunidad
Susana Morán
Hidroeléctrica Toachi Pilatón: más de 10 años y nada
Redacción Plan V
El electrizante gasto de la matriz energética
Redacción Plan V
La guerra de la cerveza
Redacción Plan V
GALERÍA
Toachi-Pilatón: lo que Putin y Correa no saben
 

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Los ejes del golpe de timón en el Consejo de Participación
Redacción Plan V
El sistema de salud en el Ecuador es una fábrica de enfermos
Redacción Plan V
La vida nómada de los refugiados colombianos en Ecuador
Redacción Plan V
Dos informes dan nuevas esperanzas a Íntag, el verde valle que podría convertirse en una mina de cobre
Fermín Vaca Santacruz

[MÁS LEÍ DAS]

La empresa del Hotel Quito se descapitalizó por más de USD 28 millones
Fermín Vaca Santacruz
Arroz Verde: ‘Correa disponía, supervisaba y aprobaba’
Redacción Plan V
El arma del asesinato de Gavys Moreno fue hallada en la cárcel de Latacunga
Redacción Plan V
Todo se sabía
Juan Cuvi