Back to top

Rodrigo Tenorio Ambrossi

Doctor en Psicología Clínica, licenciado en filosofía y escritor.

21/09/2017
Voyerismo político: ¿el otro lado de la ética?
El mundo que nos rodea nunca es translúcido y la verdad nunca se presenta a nosotros tal como supuestamente es o pensamos que debería ser. No existe la verdad absoluta y, de existir, sería inaccesible. Toda verdad, chica o grande, política o religiosa, personal o social, toda verdad se halla rodeada de misterio y de cierta dosis de engaño. Los dictadores se creen la excepción, por eso se adueñan de todo pensar y de todo decir.
13/09/2017
Torpedear la democracia
La democracia se sostiene en la alternabilidad de los gobernantes. La reelección indefinida va en contra del espíritu mismo de la democracia porque, salvo alguna excepción, está destinada a construir, alimentar y sostener el caudillismo y con ello, la impunidad, la intolerancia, el salvajismo político.
06/09/2017
De cómo olvidarse de la corrupción
El corrupto invierte los códigos que sostienen la vida cotidiana. Es decir, los códigos mediante los cuales los sujetos se relacionan entre sí sobre la base de la veracidad de lo que se afirma y que se transmite al otro. Lo primero que se corrompe es, pues, el lenguaje hasta el punto de crear un nuevo sistema comunicacional sostenido en la mentira.
06/09/2017
De cómo olvidarse de la corrupción
El corrupto invierte los códigos que sostienen la vida cotidiana. Es decir, los códigos mediante los cuales los sujetos se relacionan entre sí sobre la base de la veracidad de lo que se afirma y que se transmite al otro. Lo primero que se corrompe es, pues, el lenguaje hasta el punto de crear un nuevo sistema comunicacional sostenido en la mentira.
29/08/2017
La cancillería y el terrorífico Maduro
Todos los pueblos libres de América piden libertad para Venezuela. ¿Y Ecuador se calla? Ante lo macabro de la violencia estatal, casi ni chicha ni limonada. Un servicio de relaciones internacionales que, en este tema, avergüenza a propios y extraños.
29/08/2017
La cancillería y el terrorífico Maduro
Todos los pueblos libres de América piden libertad para Venezuela. ¿Y Ecuador se calla? Ante lo macabro de la violencia estatal, casi ni chicha ni limonada. Un servicio de relaciones internacionales que, en este tema, avergüenza a propios y extraños.
17/08/2017
La mona vestida de seda
Mientras Correa vivía fascinado en el narcisismo de su poder, hubo tiempo suficiente para que no pocos se vayan con el santo y la limosna. Vicepresidentes, ministros, secretarios, asesores, peritos. Procuradores y Fiscales generales. La flor y nata de la ciudad de la verde bienaventuranza, la de las manos limpias y de corazones que no han dejado de arder con el fuego de la codicia y de la impudicia.
17/08/2017
La mona vestida de seda
Mientras Correa vivía fascinado en el narcisismo de su poder, hubo tiempo suficiente para que no pocos se vayan con el santo y la limosna. Vicepresidentes, ministros, secretarios, asesores, peritos. Procuradores y Fiscales generales. La flor y nata de la ciudad de la verde bienaventuranza, la de las manos limpias y de corazones que no han dejado de arder con el fuego de la codicia y de la impudicia.
08/08/2017
Descorreizar el gobierno
La primera verdad que debemos aceptar, vivir y defender, el gobierno y los ciudadanos, es que nuestro país político, jurídico, electoral, económico no es Alianza PAIS, AP, tal como se predicó, se impuso, se vivió, se legisló, se juzgó, se castigó, se gastó, se derrochó y se corrompió a lo largo de una inmensa década bajo el omnímodo mando y poder de Rafael Correa. Correa, no solamente se creyó dueño absoluto de todo lo que comprende y abarca del Estado, sino que actuó y vivió como como tal.
08/08/2017
Descorreizar el gobierno
La primera verdad que debemos aceptar, vivir y defender, el gobierno y los ciudadanos, es que nuestro país político, jurídico, electoral, económico no es Alianza PAIS, AP, tal como se predicó, se impuso, se vivió, se legisló, se juzgó, se castigó, se gastó, se derrochó y se corrompió a lo largo de una inmensa década bajo el omnímodo mando y poder de Rafael Correa. Correa, no solamente se creyó dueño absoluto de todo lo que comprende y abarca del Estado, sino que actuó y vivió como como tal.

Páginas