Back to top

Rodrigo Tenorio Ambrossi

Doctor en Psicología Clínica, licenciado en filosofía y escritor.

14/12/2016
Lárgate de mi casa
¿Qué importancia tiene ella si apenas es una muchacha estudiante, frente a él, héroe de mil batallas y además ya entontecido por el poder? ¿Cuál podría ser su valor de significación ante quien dirige el periódico oficial más importante del país? ¿Qué importancia y sentido poseerá esa chica ante semejante poder, ella que tan solo es una desvalida muchacha convertida en vil objeto absolutamente desechable y vilipendiable?
07/12/2016
Elecciones: ofertas, mentiras y verdades
No es digno de confianza aquel que, sistemática y ominosamente, se propone engañar a través de promesas que deslumbran y que, se sabe, no podrán realizarse. Quizás la más audaz de todas sea aquella que promete el empleo universal o la salud universal, la gratuidad en todos los servicios. O, sobre todo, la pureza absoluta en el manejo de los bienes de Estado: quien mucho habla de la pera comérsela quiere.
30/11/2016
Fidel: del héroe al mito
El salvador y el tirano, el héroe y el villano. Paradojas inevitables de la vida de quien fue el protagonista mayor, por no decir el único, por más de medio siglo de la vida de Cuba. Y también una especie de referente ideológico de algunos movimientos latinoamericanos que pretendieron repetir su hazaña en sus países gobernados por tiranos: Argentina, Uruguay, Perú, Bolivia, Nicaragua. Procesos que fracasaron porque, probablemente, Fidel solo hay uno y ese único estuvo siempre en Cuba. Los procesos revolucionarios no se copian.
23/11/2016
Paraísos e infiernos sociales
El paraíso fiscal: no se trata solamente del manejo fraudulento de los dineros. Se trata de que esos haberes pasen desapercibidos ante la mirada fiscalizadora del Estado del que se aprovechan y al que se niegan a apoyar. ¿Es más ladrón el que roba un millón que aquel que roba solamente un mil?
15/11/2016
¿Y el país? Que se lo lleve el diablo
La amnesia de los llamados políticos es realmente patológica e incurable. Si no fuese así, no tendríamos ahora un batallón de candidatos a la presidencia. Si no fuese así, no seguiría luchando por su nominación a la presidencia media docena de candidatos cuya inmensa mayoría ciertamente no tiene nada que decir ni hacer en la lid.
09/11/2016
El quiebre de la moralidad
¿A quién corresponde asegurar sobre la culpabilidad o la inocencia de un acusado? Por supuesto, que no al amigo ni al compadre ni al inferior en la categoría de mando, ni a su superior. Es cierto que todos somos presumiblemente honrados, buenos y honorables ciudadanos. Hasta que no se demuestre lo contrario.
01/11/2016
Venezuela: ¿las hilachas de la democracia?
¿En dónde estará la Venezuela de antes? La de esos tiempos en los que había música y baile, esos días en los que las alegrías poseían derecho de ciudadanía y paseaban libremente sin tener que callarse porque nadie sospechaba de nadie. Porque hubo una Venezuela en la que se hablaba en voz alta porque no había nada que ocultar porque el otro era tu amigo, tu vecino, tu conciudadano y no un rival o un soplón.
25/10/2016
A superar la precariedad política
El problema radica en que justamente ciertos personajes políticos se resisten a ver, a analizar y a aceptar que la actual coyuntura del país requiere impajaritablemente la construcción de un pensamiento político claro y preciso que junte voluntades políticas orientadas al cambio tanto de actores políticos como de modelos de gestión gubernamental.
19/10/2016
Candidatos: ¿construir un solo frente?
¿Desde cuándo la desunión hace la fuerza? Nadie se halla efectivamente preocupado por la situación política y ética del país si no renuncia a pelear políticamente solo con sus propias fortalezas y virtudes pero también con sus vanidades de oropel y se decide a convocar a un diálogo claro, sincero, honrado a todos los que desean candidatizarse o ya se han candidatizado para la presidencia para formar un solo frente.
12/10/2016
Elecciones: narcicismo y realidad
Como acontece en la actualidad, lo que interesa es el poder en sí mismo. Alianza PAIS desea quedarse en el poder todo el tiempo posible, no porque tenga un proyecto social que desarrollar, sino porque ha aprendido muy bien la lección de que tan solo el poder provee de los privilegios indispensables para sostener un modus vivendi personal y social.

Páginas