Back to top

Rodrigo Tenorio Ambrossi

Doctor en Psicología Clínica, licenciado en filosofía y escritor.

10/11/2015
Niños y jóvenes: víctimas propiciatorias
Si los niños son destinados a la muerte entonces no hay duda de que se ha producido un grave deterioro de los cimientos simbólicos de una sociedad que puede tener el cinismo de armar un gran escándalo por asuntos casi baladíes y no se pone de pie para protestar por estas muertes.
04/11/2015
El diálogo: los tropiezos de la libertad
No opino sobre las concepciones teóricas de la economía. Pero sí sobre esa lógica elemental que permite analizar los discursos y los procesos mediante los cuales se construyen nuevas verdades. Se dialoga únicamente desde el principio de que la verdad no existe y que, por lo tanto, debe ser construida sobre la base de las propuestas de los dialogantes.
27/10/2015
Política y violencia: ¿y el más allá simbólico?
Los desórdenes y abusos verbales en el olimpo del poder dan cuenta, primero, de que felizmente, no existe el bien en estado puro, y segundo que el mal no es sino la otra cara de ese bien disfrazado de absoluto e incuestionable. Ni ángeles ni demonios.
20/10/2015
Drogas: de la prohibición al deseo
Cuando se abandona la idea de la complejidad, los sujetos aparecen como realidades planas, simples, unívocas. Sin embargo, toda demanda se ubica en la complejidad insondable del deseo y del ser. Del placer y también del dolor, de la vida y de la muerte. La reducción de la complejidad del concepto de demanda al hecho de ir a comprar drogas significa no entender nada de lo que es el sujeto en lo abismal del mundo de su deseo, de su placer, de su dolor.
14/10/2015
Brasil: enfermo de corrupción
De pronto, las certezas de honorabilidad desaparecen para que su lugar sea ocupado por un relato de nunca acabar de engaños, mentiras, deslealtades, sobreprecios, coimas, enriquecimientos ilícitos. Es decir, el himno de la honradez desapareciendo bajo el lodo de la corrupción, de los sobreprecios, de las coimas.
06/10/2015
Asesinato en Roseburg: ¿perversión o locura?
El asesino de Roseburg se prepara con calma y hasta con minuciosidad. Todos los días se viste de la misma manera: botas y pantalón militares más camiseta blanca. Sabe lo que desea hacer y se prepara para ese festín de la crueldad como si se tratase de una celebración.
29/09/2015
La opinión como libertad: el Papa Francisco y Fundamedios
Me preocupa la infinita generosidad de la SECOM que, por ahora y por última vez, perdona a Fundamedios cuando ya estuvo en el cadalso a punto de que la guillotina del poder cercene su cabeza. Todos tenemos el derecho a hacer méritos para nuestra propia salvación cuando “lleguen los días de la ira y de la justicia”, como dice un antiguo texto mesopotámico.
22/09/2015
Leopoldo López: dolor para disfrutarlo
Cuando la justicia se convierte en una dependencia del poder político, no son las leyes las que prevalecen sino el deseo del poder. Parte importante del autodenominado socialismo del siglo XXI ha consistido en el apoderamiento del sistema judicial por el poder político. Entonces, los jueces no escuchan a los acusados y a los testigos sino al poder.
15/09/2015
Drogas y contemporaneidad: reto político y ético
¿Se ha pasado por alto la sencilla verdad de que el puesto que deja un micro traficante es inmediatamente ocupado por otro? Esta es la real historia que no cambiará mientras haya drogas que vender y clientes que la demanden. Llenar nuevamente las cárceles con pequeños traficantes ni es ni ha sido una buena alternativa. Ellos no son los responsables de la presencia de drogas en las calles.
08/09/2015
Guatemala vs Morales: ¿un ejemplo al mal ejemplo?
En esto consiste precisamente la corrupción: quienes afirman que nos comunican la verdad, de manera propositiva nos engañan. Dicen que es claro cuando en verdad es oscuro, dicen que algo vale cien cuando solo cuesta diez. Hablan de honradez, cuando son testigos y actores de robos y estafas de los que luego no saben nada. Con unción proclaman que se desviven por los intereses sociales cuando en verdad a la sociedad le entregan lo que sobra de sus ganancias.

Páginas