Back to top

Rodrigo Tenorio Ambrossi

Doctor en Psicología Clínica, licenciado en filosofía y escritor.

25/06/2018
¿Bendito y maldito el profesor de los correazos?
El Ministerio de Educación permitió, en el correato, que policías entren con sus perros amaestrados a colegios para que olfateen las pertenencias y los cuerpos de chicas y muchachos de colegios para descubrir drogas. Sí, esa fue una de las brillantes estrategias “pedagógicas” preventivas del uso de drogas. Entre aquellos tal vez estén quienes enviaron la policía al Mejía.
19/06/2018
Correa y la ley
Aún le quedan resabios de las ínfulas de dictador. Por eso pide (exige) que se archive el caso Balda, como si no se hubiese enterado de dos cosas: de que ya no es el dueño del país y de que en la Justicia hay nuevos jueces que reemplazaron a sus fieles servidores.
11/06/2018
Presidente, ¿rever lo de las drogas?
No sería adecuado ni muy pertinente eliminar la Secretaría de Drogas. En cambio, sí reorganizarla. Analizar su personal y su desempeño, sus tareas. Mirar con lupa cosas que se hacen y también las que se han dejado de hacer. Reorganizar su personal no solo desde las relaciones políticas sino también desde los saberes sobre la temática. Dar un espaldarazo a nuevas estrategias de prevención y de investigación.
30/05/2018
¿Legalizar las drogas?
Hace muchos años, ya se evidenció el fracaso rotundo de esta guerra y se planteó la imperativa necesidad de construir nuevas alternativas más lógicas y ajenas a la violencia. Alternativas que surjan de equipos constituidos por sujetos acostumbrados a pensar la problemática social más allá de las apariencias y, sobre todo, más allá de los discursos, leyes e imposiciones que surjan de la violencia.
23/05/2018
Moreno: un año después
Rompió con Correa pero no descorreizó su gobierno. Todo lo contrario, hizo que Correa esté absolutamente presente en todo su quehacer político y social a través de sus antiguos colaboradores algunos de los cuales se han mimetizado tan hábilmente que en verdad parecerían profesar el más auténtico anticorreísmo. Ficción que Moreno se ha resistido a aceptar.
13/05/2018
Ecuador: ¿sin política de drogas?
Ecuador se convierte en el único país americano (y en todo Occidente) que se propondría colocarse al margen de una problemática, la cual no puede ser minimizada por razones económicas. Se supondría que no se trata de un menosprecio de un problema azas complejo y que exige una profunda y seria intervención.
02/05/2018
Política a la carta: lo incierto y lo perverso
La cabeza del fiscal general estuvo en la bandeja desde el momento mismo en el que la Asamblea destituyó a su presidente que, desde hace rato, andaba por los caminos chuecos de las componendas con los mismísimos paradigmas perversos del correato. Nuestra política posee el poder de ensuciarlo todo, y las manos sucias suelen lavarse con aguas aun más sucias todavía.
23/04/2018
País para la paz y lo perverso
¿En qué consiste la paz? No queremos en el país ningún grupo guerrillero ni nada por el estilo porque tienen como objetivo primordial, no la redención social, sino la implantación de la crueldad. De hecho, el tema de las reivindicaciones sociales no ha sido, no es y no será más que un vil pretexto para implantar en la sociedad el reino de la crueldad.
16/04/2018
¿Por qué los asesinaron?
Fueron allá como miembros de un medio de comunicación empeñado en su afán de proporcionar a la comunidad no solamente la realidad de un hecho, sino sobre todo, el análisis de las cosas que acontecen, sus razones e implicaciones, sus complicaciones. Es decir, llegaron allá con el único afán de re-conocer los aconteceres, de escucharlos con nuevos oídos, de mirarlos con los ojos especiales del comunicador social. No fueron en son de guerra ni de paz.
11/04/2018
Lula: ídolos con pies de barro
Nada queda de ese antiguo héroe que no sea el conjunto de sus últimas mentiras lanzadas a sus fanáticos, sin dejar de mirar el piso, porque sabe que ya no puede mirar a la cara de un país que colocó en él sus esperanzas. Con la mirada en el piso, ni él mismo logra convencerse de que no habla sino el último de sus discursos de verdades falsificadas.

Páginas