Back to top

Rodrigo Tenorio Ambrossi

Doctor en Psicología Clínica, licenciado en filosofía y escritor.

06/09/2017
De cómo olvidarse de la corrupción
El corrupto invierte los códigos que sostienen la vida cotidiana. Es decir, los códigos mediante los cuales los sujetos se relacionan entre sí sobre la base de la veracidad de lo que se afirma y que se transmite al otro. Lo primero que se corrompe es, pues, el lenguaje hasta el punto de crear un nuevo sistema comunicacional sostenido en la mentira.
29/08/2017
La cancillería y el terrorífico Maduro
Todos los pueblos libres de América piden libertad para Venezuela. ¿Y Ecuador se calla? Ante lo macabro de la violencia estatal, casi ni chicha ni limonada. Un servicio de relaciones internacionales que, en este tema, avergüenza a propios y extraños.
29/08/2017
La cancillería y el terrorífico Maduro
Todos los pueblos libres de América piden libertad para Venezuela. ¿Y Ecuador se calla? Ante lo macabro de la violencia estatal, casi ni chicha ni limonada. Un servicio de relaciones internacionales que, en este tema, avergüenza a propios y extraños.
17/08/2017
La mona vestida de seda
Mientras Correa vivía fascinado en el narcisismo de su poder, hubo tiempo suficiente para que no pocos se vayan con el santo y la limosna. Vicepresidentes, ministros, secretarios, asesores, peritos. Procuradores y Fiscales generales. La flor y nata de la ciudad de la verde bienaventuranza, la de las manos limpias y de corazones que no han dejado de arder con el fuego de la codicia y de la impudicia.
17/08/2017
La mona vestida de seda
Mientras Correa vivía fascinado en el narcisismo de su poder, hubo tiempo suficiente para que no pocos se vayan con el santo y la limosna. Vicepresidentes, ministros, secretarios, asesores, peritos. Procuradores y Fiscales generales. La flor y nata de la ciudad de la verde bienaventuranza, la de las manos limpias y de corazones que no han dejado de arder con el fuego de la codicia y de la impudicia.
08/08/2017
Descorreizar el gobierno
La primera verdad que debemos aceptar, vivir y defender, el gobierno y los ciudadanos, es que nuestro país político, jurídico, electoral, económico no es Alianza PAIS, AP, tal como se predicó, se impuso, se vivió, se legisló, se juzgó, se castigó, se gastó, se derrochó y se corrompió a lo largo de una inmensa década bajo el omnímodo mando y poder de Rafael Correa. Correa, no solamente se creyó dueño absoluto de todo lo que comprende y abarca del Estado, sino que actuó y vivió como como tal.
08/08/2017
Descorreizar el gobierno
La primera verdad que debemos aceptar, vivir y defender, el gobierno y los ciudadanos, es que nuestro país político, jurídico, electoral, económico no es Alianza PAIS, AP, tal como se predicó, se impuso, se vivió, se legisló, se juzgó, se castigó, se gastó, se derrochó y se corrompió a lo largo de una inmensa década bajo el omnímodo mando y poder de Rafael Correa. Correa, no solamente se creyó dueño absoluto de todo lo que comprende y abarca del Estado, sino que actuó y vivió como como tal.
26/07/2017
Usos de drogas: ¿de las guerras a las tolerancias?
La tolerancia no implica ni hacerse de la vista gorda ni desconocer la complejidad. Pero algo que sí hace la tolerancia es dejar de lado ese moralismo social y político que, por su incapacidad para tomar al toro por los cuernos, se dedica al facilismo de la repetición de ese viejo monólogo sobre la fatalidad de las drogas. En ese monólogo no hay lugar alguno ni para la reflexión y peor aun para la tolerancia.
19/07/2017
La honorabilidad de vacaciones
La verdadera honorabilidad no se mancha con una acusación cuando esta no es probada. Si el señor Glas no va a la Asamblea, gracias a las truculencias, nadie le quitará el sambenito de las dudas y no podrá mirar a la cara de los otros con los ojos claros de la inocencia. La sonrisa de la inocencia es diáfana y dulce: ¿por qué no compararla con la de los sospechosos?
10/07/2017
La hechicera corrupción
Pérez Alonso calificó al petróleo como excremento del demonio. Este decir podría extenderse al dinero en sí mismo, a ese dinero convertido en el objetivo y sentido de la existencia. Ese dinero que enloquece de tal manera a ciertas personas que son capaces de perder todos los límites posibles con tal de poseerlo.

Páginas