Back to top

Alianza País

Tag: Alianza País

117 historias encontradas
Presidente, el país exige cambios urgentes
Moreno habrá cumplido su primer año en el poder. Pero ni el país ni su gobierno se han descorreizado lo suficiente para que se produzca una verdadera ruptura lógica, ética, estética y política con el correísmo. Desde luego, no se trata tan solo de personas. Pero ciertamente se trata de esos personajes que ayer no más adoraban al dios Correa en los altares de la Asamblea, de los ministerios, de las embajadas, de las grandes empresas nacionales. En los altares de la Justicia.
¿Por el odio a Correa?
Este horrendo fracaso sería la última gran traición al ex presidente. Sus copartidarios debieron convencerlo y hasta obligarlo a que se quedara lejos, que no regresara, que corría el riesgo de ser abucheado ruidosamente en cada ciudad a la que fuera. Un ex mandatario, por la dignidad del país, no debe pasar la vergüenza que está pasando Correa.
Cirugía no, amputación
Si están tan molestos con su partido, por decencia, debería renunciar a sus cargos y posibilitar su reemplazo según la ley. Entonces solo así estarían libres para emprender en las actividades particulares que quieran. Dar vida a un partido que no ha ganado nada, con la intención manifiesta de arruinar la gobernabilidad democrática es una iniciativa particular incompatible con sus mandatos representativos y motivo de destitución.
Malos olores
La reciente elección de la Vicepresidenta de la República sacó a flote la espiral de descomposición política en la que vivimos durante una década, y que fue hábilmente disimulada detrás de la bonanza económica. La crisis levantó los velos con que se tapó la inmoralidad. Hoy los chanchullos tienen que hacerse a plena luz del día.
Las razones para nombrar a Vicuña como vicepresidenta
Con 70 votos, María Alexandra Vicuña fue nombrada por la Asamblea Nacional como vicepresidenta de la República. Tras tres meses en la cárcel, se declaró el abandono del cargo de Jorge Glas. La designación de la ex asambleísta y ministra del Gabinete de Lenin Moreno no fue del agrado de varios sectores de oposición, que cuestionaron la conformación de una terna con tres mujeres que eran consideradas como incondicionales de Rafael Correa. De su lado, el ministro Miguel Carvajal defendió la medida y habló de tender puentes.
Suicidio del mito
Debe estar desesperado. Correa regresa para convertirse en el verdugo de su propia fábula porque ni siquiera ha sido capaz de reinventarse. El ex presidente cree que él mismo encarna su propio mito y que puede guardarlo en el bolsillo como si se tratara de unas pocas monedas.
El club de los traidores
El morenismo es la prolongación del correísmo. Por eso cumple el mismo libreto, pero con distintos cabecillas. En la década ganada, el régimen de Rafael Correa persiguió inmisericordemente a sus adversarios políticos, convertidos en enemigos mortales, y consiguió encerrar tras las rejas en unos casos, y amedrentar en otros, a centenares de líderes sociales y sindicales, a actores políticos y a periodistas. Hoy el morenismo hace exactamente lo mismo, pero con enemigo propio. ¿Por qué?
Pena y vergüenza
A su debilidad están añadiendo torpeza. No se dan cuenta que el gobierno les está aplicando la misma receta que ellos le aplicaron a la oposición durante una década. Moreno les quitó el partido, maniobró para aprobar la consulta popular y presionó por la sentencia a Glas. Tres golpes en seguidilla. Como en el box.
Gracias Rafael
Un presidente que deja el poder siempre será un actor relevante, especialmente si transmitió el mando en condiciones pacíficas. A Correa le acompañará una aureola de solemnidad aunque los reparos a su periodo de gobierno sean mayores. Quienes lo abandonaron se fueron para conservar sus posiciones de privilegio mientras que quienes se quedan lo hacen para evitar perder el control de la organización política que les permite participar en elecciones.
Correa, Alianza PAIS y poder eterno
Inevitablemente, el rostro de Correa se transforma cuando se le pregunta sobre la verdad. Para esta clase de políticos, la verdad se convierte en una realidad ilusoria, en un asunto absolutamente criterial. La verdad es el enunciado que enuncia el poder. Nada tiene, pues, que ver con la realidad de los hechos ni con lo testimonial de quienes se encuentran en la otra orilla del poder.

Páginas