Back to top

Alianza País

Tag: Alianza País

117 historias encontradas
¿Que tal se siente, Rafael Vicente?
Lejos de mí patearte en el suelo, pero si dialogar sentados ambos en la vereda y a la vera del camino de la historia, yo porque pertenezco a una generación de salida, tu porque te feriaste las oportunidad de tu vida para dejar un legado pulcro y duradero. Para que me entiendas voy a explicar mi itinerario antes de hacerte otras preguntas.
La desfiguración de Correa
Una explicación puede ser la falta de coincidencias entre los involucrados. Al parecer, no todos entienden el regreso del caudillo desde la misma óptica. Unos aspiran a retomar las riendas del gobierno o, al menos, las del partido. Otros están calculando sus eventuales candidaturas para 2019. Algún ingenuo todavía se tragará el cuento de defender la década ganada. También están los que se ilusionan con la reelección en 2021. Los más buscan cubrir con un manto de impunidad sus interminables rabos de paja.
Solos no pudieron…
Las personas que se sacrifican en sus trabajos para ganar dinero y así cubrir sus necesidades básicas, que van en aumento, ¿les interesa este regreso? Debería interesarnos a todos para hacerle una pregunta: Señor Correa, ¿insiste en que su gobierno fue de manos limpias? Seguramente nos responderá que sí, pues hay una característica de los 10 años del correismo, que la verdad puede estar en la punta de la nariz, que lo negarán hasta el final, son como los expertos en mentir, llegan al extremo de hacer dudar lo que uno mismo se ha comprobado.
No sean la izquierda
A estos nuevos morenistas no les interesa la consulta popular. Se ven perdidos. Piensan exclusivamente en su futuro electoral, en cómo ser otra vez candidatos y en cómo recuperar el poder. Para eso tienen que quedarse con el partido, reconquistar su influencia en la Asamblea Nacional y hasta intentar tirar abajo la propuesta del mismo Moreno de eliminar la reelección indefinida. No es por Correa, es por ellos.
La extinción del correísmo obtuso
La pugna interna de Alianza PAIS saca a flote la más refinada esencia de la partidocracia ecuatoriana. No existe ni el más mínimo debate político. Al contrario, todo se reduce a una defensa cerrada de intereses particulares, desde un cargo burocrático hasta la inmunidad frente a la justicia.
El apoyo a regañadientes para Lenín Moreno
Las libertades siguen en el mismo estado que con Correa ya que dependen de la buena o mala voluntad del Mandatario para que sean respetadas o no. De hecho, los correístas ortodoxos han revivido la figura del linchamiento mediático para intentar amedrentar a la prensa libre que hace el seguimiento de la corruptela que les persigue, en especial la de Jorge Glas, vicepresidente del país.
Shot: ¡A pelear a su casa!
El Ecuador mira atónito en cada noticiero cómo los asambleístas de AP, se reúnen, se pelean, van a la puerta de la corte de justicia con su personal de despacho, hacen declaraciones conjuntas o descoyuntadas sobre sus dramas internos.
El proceso
No habrá democracia, ni proceso, ni garantías si quienes están ahora en el poder son los mismos que callaron frente a los abusos, las violaciones y los atropellos durante la década correísta. Son los mismos que bailaron con Correa, que lo llenaron de adulos, de falsas lealtades y de reconocimientos públicos. Son los mismos que abrazaron la causa revolucionaria, que defendieron la reelección indefinida, la concentración del poder y al autoritarismo lo renombraron como liderazgo.
Señoras y señores… lo tenemos…
Siempre existe la posibilidad de que Lenín Moreno pierda la consulta popular. Que la pregunta que más interesa a todos, la que no permite el regreso de Rafael Correa a una nueva contienda electoral. Una campaña necesita dinero, apoyos políticos, propaganda… Y no se sabe si todavía Rafael Correa resucitará para defender su mugriento legado.
Shot, el Presidente y las Sabandijas
Lenin Moreno se hizo cargo de un gobierno mafioso, que en una década logró una impresionante colección de sabandijas para cada recoveco de lo público y, como candidato de la misma estructura política, llegó al poder sin un mínimo equipo propio con el que gobernar, mucho menos transformar el diseño delincuencial de Alianza PAIS.

Páginas