Back to top

Alianza País

Tag: Alianza País

117 historias encontradas
No nos pongan en el mismo saco…
De pronto, el enemigo somos nosotros, la gente, las organizaciones sociales, ecologistas, feministas, salubristas, educadores, que hacemos trabajo de hormiga. Los que hemos conocido la represión, la criminalización, persecución y violencia en nombre del proyecto revolucionario, del socialismo del siglo XXI. Y se nos acusa de muchas cosas, de ingenuos, de bobos, de hacerle juego a la derecha o de mágicamente habernos transformado en la derecha.
Asesinar a la historia
¿Desde qué ética se critica al adversario o se realizan acusaciones? ¿Con qué ética se lanzan lluvias de promesas sin tomar en cuenta, por ejemplo, que el actual gobierno dejará un país con los bolsillos rotos y con inmensas deudas que pagar. ¿Ya se sabe quiénes son los corruptos?
El voto castigo
Mientras los bandos se enfrentan, la masa tendrá que prepararse para seguir pagando impuestos, porque de allí saldrá todo el presupuesto para el próximo gobierno. Siempre fue así y siempre será así en este sistema. Por ello, en parte, es la apatía de algunas personas frente al voto. Cualquiera que gane, la masa llamada pueblo, seguirá pagando su derecho por existir en un territorio.
Verdulería correísta
Diez años de verborrea de izquierda han implicado una pérdida total de coordenadas, de referentes ideológicos. Hoy aparece como que robarse los fondos públicos, encarcelar a los líderes populares y favorecer a las transnacionales es hacer la revolución. Para regocijo de la derecha más recalcitrante. La imagen que deja Alianza País es que la transformación social no es una necesidad sino un fracaso, una impostura.
Elecciones: realidad y mito
¿Cuántos de AP se han opuesto a los decretos, leyes, reglamentos y más dictados por el presidente? ¿No han sido todos y cada uno parte definitiva de ese teatro popular organizado y sostenido en su capacidad de ser muñeco indispensable para un ventrílocuo? Cuando alguien pretendió no ser eco, sencillamente fue sacado del escenario y arrojado al depósito de los cachivaches.
¿Después del correísmo qué?
A estas alturas de la historia, una mirada a ese legado debería bastar para desechar toda posibilidad de que el correísmo se prolongue un día más allá del 24 de mayo. Lamentablemente, no será así. De ahí que, Correa y sus acólitos, aún pretendan dejar un sucesor que no solamente les cubra las espaldas sino que les permita ir por más.
¿Cómo disimular la corrupción?
Lo que el oficialismo no ha calculado es que, tal como van las cosas, el próximo proceso electoral se resolverá en tiempo suplementario… hasta la segunda vuelta. ¿Tendrá el correísmo aliento y recursos para contrarrestar hasta abril el malestar y la indignación del electorado?
Gobierno de bajada
La calidad de la gestión correista en estas áreas lo acerca muy holgadamente a la del bucaramato de agosto de 1996 a febrero de 1997. Solo en aquel desgobierno los actos de violencia contra las mujeres y la corrupción se catapultaron con la fuerza que en el correismo.
La carrera electoral, entre la inercia y el desencanto
Dos fenómenos se pueden percibir en la actual coyuntura electoral: los indecisos y los desencantados. Y ambos universos son de difícil detección desde las encuestas. La única predicción posible, en tales circunstancias, es que habrá segunda vuelta (a menos que la manipulación electoral logre torcer la voluntad popular). También se puede afirmar que muchos indecisos no votarán por el binomio del oficialismo. Por simple deducción: si luego de diez años de clientelismo, propaganda y demagogia el correísmo no ha logrado adherirlos, difícilmente lo hará ahora. En ese sentido, AP cuenta única y exclusivamente con su voto duro, que bordearía el 30%.
La derrota del correísmo
Este gobierno ha sido completamente funcional a la globalización. Al margen de la retórica barata en contra del imperialismo y de otros demonios, el correísmo ha impuesto tres condiciones fundamentales para los intereses del capitalismo mundial: la monopolización de la economía, la transnacionalización de la acumulación y la neutralización de la resistencia social.

Páginas