Back to top

autoritarismo

Tag: autoritarismo

83 historias encontradas
Disuelve y vencerás: el legado de los decretos contra las Ongs
En la segunda parte de la investigación de Fundamedios sobre libertad de asociación en Ecuador se revela que al menos 445 organizaciones han sido disueltas por el Gobierno en los últimos años. Los decretos 16 y 739 se han convertido en trabas legales para la sociedad civil y las inconsistencias de los registros son evidentes.
Las diez jugadas de la reforma institucional
En un década, el Ecuador de Rafael Correa se consolidó mediante una serie de reformas legales cuya génesis se inició en la Constituyente de Montecristi. Sea por la vía de su mayoría en la Asamblea Nacional, o por medio de consultas populares, el correísmo impuso una reforma del Estado que creó un país centralizado, autoritario, sostenido en la propaganda oficial y que restringió el juego político en nombre de la estabilidad.
El correísmo detesta la inteligencia
Un caso ejemplifica esta obsesión correísta por la mediocridad: el acorralamiento a tres radioemisoras con una trayectoria que, a diferencia de la grandilocuencia con que el oficialismo designa a sus obras (desde la pavimentación de una calle hasta la presentación de un vulgar informe), sí pueden ser calificadas de históricas: Visión, Exa-Democracia y Ondas Azuayas.
El arte de cazar moscas
Estos gobiernos llegan a dominar el arte de cazar críticos que construyen sistemas complejos para introducir la aguja y con ello someter, humillar e inmovilizar al sujeto que lo cuestiona. Así como en la Grecia antigua para mantener la estabilidad de la Polis y la moral ateniense convirtieron a la “incredulidad en lo sobrenatural y la enseñanza de la astronomía” en delitos procesables. Actualmente, parece que cualquier cosa es útil para procesar a alguien.
La guerra del cerdo
La historia no se repite, pero rima, diría Mark Twain. Por eso los trabajos literarios de autores que vivieron en sociedades autoritarias basadas en colectivismos violentos, nos son tan familiares. Ellos nos ayudan a comprender como la negación de la libertad individual y el rechazo a categorías consideradas anticuados por el socialismo del siglo XXI (por ejemplo la honestidad) delimitan una verdadera guerra donde aquellos que se benefician del poder tienen notables posibilidades de salir victoriosos.
El correísmo voltea todo
Lo que intento explicar es que en este presente político que vive el Ecuador, solo la voz oficialista tiene validez. No importa descubrir la verdad, pues la verdad la tiene el Gobierno de Correa. Y una de sus estrategias para confundir e imponer su verdad, ha sido la de voltear el símbolo.
Derechos humanos: la herencia nefasta de Correa
Un estudio en materia de respeto a los derechos y garantías sostiene que, contrariamente a las declaraciones de la propaganda oficial, el Ecuador habría vivido una década pérdida en derechos humanos. El equipo investigador estuvo conformado por Luis Verdesoto, César Ulloa, Lotty Andrade, Lucía Valdivieso, Alfredo Espinosa y Ana Cristina Vera.
Falacia ad hominem
Es decepcionante la incapacidad de reflexión de algunos actores vinculados a la enseñanza universitaria, editorialistas de medios oficiales, o militantes de ideologías totalitarias. Ninguno de ellos delibera sobre las inconveniencias de mantener un gobierno sin división de poderes, la laceración a la libertad de expresión, el disciplinamiento de la sociedad civil, o la imposición de un sistema único de pensamiento. Para ellos ninguno de estos elementos es un problema siempre y cuando los líderes de la revolución ciudadana sigan manteniendo eslóganes socialistas, que hace tiempo dejaron de significar algo.
Elecciones: realidad y mito
¿Cuántos de AP se han opuesto a los decretos, leyes, reglamentos y más dictados por el presidente? ¿No han sido todos y cada uno parte definitiva de ese teatro popular organizado y sostenido en su capacidad de ser muñeco indispensable para un ventrílocuo? Cuando alguien pretendió no ser eco, sencillamente fue sacado del escenario y arrojado al depósito de los cachivaches.
Elogio de mi país
Yo amo mi país porque se lo merece. También lo odio, porque se lo merece. Pero sobre todo no permitiré que ningún iluminado descalificado, quiera ofender su pasado -ni su presente- de dignidad y de actos tan heroicos que da escalofrío recordarlos. No tienen autoridad moral y no tienen derecho para agraviar el país que, mal o bien, levantaron nuestros antepasados con enormes sacrificios y sin agachar la frente. Incluidos sus antepasados, revolucionarios de a mentiras.

Páginas