Back to top

Correísmo

Tag: Correísmo

222 historias encontradas
En vísperas del final
Si la justicia no surge de y no funciona desde la absoluta independencia del poder, sencillamente deja de ser justicia. Cuando el presidente Correa "metió la mano" en la justicia, se enfermaron de muerte las libertades y los destinos éticos del quehacer político y del social.
Una justicia de cuya imparcialidad muchos dudan
La creación de un cultura de litigios y demandas, como único instrumento de procesamiento de conflictos de todo tipo y, al mismo tiempo, de una justicia en la que parecen ganar siempre los poderosos, es otro de los legados de Rafael Correa. Aunque hay mejoras en la infraestructura que celebran los usuarios, quienes tienen influencias políticas y poder económico parecen tener todos los juicios ganados, debido al cuestionado control disciplinario de los jueces y la falta de independencia de los tribunales en todo el país.
Las diez jugadas de la reforma institucional
En un década, el Ecuador de Rafael Correa se consolidó mediante una serie de reformas legales cuya génesis se inició en la Constituyente de Montecristi. Sea por la vía de su mayoría en la Asamblea Nacional, o por medio de consultas populares, el correísmo impuso una reforma del Estado que creó un país centralizado, autoritario, sostenido en la propaganda oficial y que restringió el juego político en nombre de la estabilidad.
DOS—SHOTS—DOS
Escoja la bebida, espumante como el mar de las mentiras, cortante como el líder frente a un espejo roto, alucinante como cadena nacional. La dosis son dos shots. Una más podría causar síndrome de Estocolmo.
El correísmo detesta la inteligencia
Un caso ejemplifica esta obsesión correísta por la mediocridad: el acorralamiento a tres radioemisoras con una trayectoria que, a diferencia de la grandilocuencia con que el oficialismo designa a sus obras (desde la pavimentación de una calle hasta la presentación de un vulgar informe), sí pueden ser calificadas de históricas: Visión, Exa-Democracia y Ondas Azuayas.
Ejército civil: locura política
En países, cultural, social, económicamente desarrollados ¿se arman acaso grupos de civiles para supuestamente proteger a las altas autoridades del Estado? ¿A la reina Isabel? ¿Al presidente de los Estados Unidos, al de Francia, al de Rusia? ¡Qué absurdo! Pero el absurdo no radica únicamente en la propuesta sino en la lógica con la que se pretende convencer al país. Sencillamente, debemos creer porque es absurdo.
Creerle al diablo
Un recuento voto a voto de la totalidad de las urnas despejaría todas las dudas pero la burocracia correísta se niega a realizarlo. Ellos nos piden que creamos en las instituciones de la revolución ciudadana. Que tengamos fe religiosa en sus burócratas. Se ha amenazado a los no creyentes.
Barbarie
Tras diez años de esparcir odio a través de sabatinas, cadenas nacionales y propaganda, el país se encuentra en un estado de crispación jamás visto. El ataque a Carlos Michelena, la amenaza de muerte a Juan Esteban Guarderas, las vuvuzelas acallando las voces disidentes, la golpiza a mujeres militantes de CREO y la cobarde agresión a Guillermo Lasso, protagonizada por esa turba de fanáticos, muestran cuál podría ser el Ecuador que nos espera.
El correísmo voltea todo
Lo que intento explicar es que en este presente político que vive el Ecuador, solo la voz oficialista tiene validez. No importa descubrir la verdad, pues la verdad la tiene el Gobierno de Correa. Y una de sus estrategias para confundir e imponer su verdad, ha sido la de voltear el símbolo.
El suicidio de Correa
Correa no le hace sombra a Lenin Moreno; se le sentó encima. Lo convirtió en un fantoche. Contra toda lógica y estrategia, está conduciendo y asumiendo la campaña por sí y ante sí. Atormentado por la fatalidad de la derrota, de su derrota, quiere disfrazar la realidad con traje carnavalesco. Como en una opereta, naufragará con bufones, cortesanos, comparsas y ornamentos.

Páginas