Back to top

Correísmo

Tag: Correísmo

355 historias encontradas
La revolución y el poder del necio
La izquierda, que Rafael Correa llama violenta, es la izquierda que no acepta las relaciones de explotación, exclusión, opresión y devastación del mundo social y la naturaleza, que la “Revolución Ciudadana” viene ejecutando como parte de la historia colonial y capitalista del viejo país, a nombre del nuevo país del progreso.
Reelección indefinida: ¿retorno al mega-relato?
Constituye un fenómeno interesante la “conversión” automática al modelo ideológico que se produjo en personas que ya habían recorrido otros andariveles absolutamente opuestos y que ahora fungen de apóstoles de la nueva fe. También el milagro de quienes, no sabiendo nada de nada, de pronto aparecen como iluminados corifeos de la nueva fe como si hubiesen sido beatíficos beneficiarios de alguna infusión de sabiduría única.
Las Asambleas de los Pueblos versus el Diálogo del Uno Totalitario
Los correístas desquiciados ante su poder en declive, eufóricos, han emprendido una verborrea racista absolutamente nauseabunda, con la cual se ponen en evidencia como herederos directos del tristemente célebre conquistador Juan Ginés de Sepúlveda. No queda duda alguna que muchas, sino todas las indecentes creencias del conquistador son asumidas por la ideología correísta.
Las Fuerzas Armadas en la encrucijada
El Ecuador en la hora actual requiere de un reencuentro nacional, de la conquista de una legitimidad institucional que vaya más allá de los apetitos de poder y de la entronización del imperio de un caudillismo con tintes mesiánicos. No se trata de que las Fuerzas Armadas se tomen el poder; pero tampoco que avalen el intento de convalidar un régimen que acentúe la polarización del país.
El discurso correísta: una dialéctica entre dos violencias
En este ensayo, mi intención es ofrecer una respuesta a esta dialéctica entre el elemento fundacional que admira a la CONAIE de la década del 90 o que cree haber fundado una “nueva patria” y el conservador que se preocupa más por los derechos humanos de la policía que los de los manifestantes a cuyos miembros tacha de violentos.
Peligroso es Xavier Lasso
Lasso no solo agrede a las clases medias quiteñas; también lo hace con la sociedad guayaquileña. ¿Cuáles son esos códigos que supuestamente no entendemos los quiteños a propósito de la política guayaquileña? ¿La corrupción, el autoritarismo, el nepotismo, el incumplimiento de la ley, el atropello, la viveza criolla, la prepotencia y otras taras que caracterizan al correísmo? ¿Representan estos anti-valores las concepciones que tienen los guayaquileños sobre la política y la convivencia social?
Los Inminbam y los CDR
Un gobierno, que respeta fielmente la Constitución y sus leyes; que ejerce su poder con sabiduría, equidad y justicia; cumpliendo con los postulados de una democracia participativa en donde todos los ciudadanos hacen uso de sus legítimos derechos sin temores, no requiere de ninguna clase de comités que defiendan su gobierno; éste será defendido por todos sus gobernados.
Dadme un Power Point y seré Presidente
Una reciente investigación académica bucea en la historia política reciente en busca de los orígenes del tecnopopulismo correísta. Carlos De la Torre analizó varios procesos políticos, desde el velasquismo hasta el bucaramismo, que han conducido a la actual coyuntura política: un híbrido entre carisma y tecnocracia, entre mesías y profesor.
¿Qué defienden los correístas?
Alguien que se llame a si mismo un defensor de la democracia hubiera sido crítico al control de los medios de comunicación a través de normativas e instituciones disciplinarias; la erosión de la autonomía universitaria; la persecución de periodistas; el enjuiciamiento de veedores ciudadanos; y los actos poco disimulados de despotismo como el vergonzoso trato que recibió el asambleísta Cléver Jiménez. Entonces No. Queda totalmente claro que los efusivos defensores del régimen no defienden la institucionalidad democrática.
La primavera de Quito
Cualquiera puede darse cuenta de la importancia de tomar en serio los enunciados críticos que vienen de la sociedad civil. Cualquiera excepto los idiotas que prefieren el autoritarismo como herramienta para interactuar con la sociedad. En 1968 el idiota se llamaba Leonid Brézhnev. Para el 2015 han aparecido varios otros nombres. No necesariamente en ruso.

Páginas