Back to top

Correísmo

Tag: Correísmo

355 historias encontradas
La intransigencia de las imágenes
La única respuesta de Correa ante la crítica es la descalificación visceral del contrario quitándole a este último el estatus de interlocutor. Por el otro lado, varios sectores de la oposición al sentir los constantes agravios del oficialismo, no encuentran otro camino que responder también con el insulto visceral radicalizando aún más su posición.
La Contraloría investigará a los asambleístas: ¿para qué?
Se nota en su actitud frente a casos que involucran a los poderosos del Ejecutivo. La Contraloría evade investigarlos. Si llega a investigarlos, los poderosos con sus fiscales y jueces se burlan de esos informes lanzándolos al basurero de la corrupción y danzando sobre tarimas en respaldo a las ‘víctimas’ de la Contraloría.
La certeza de lo cierto
Si en el discurso presidencial llamó la atención la advertencia sobre nuevos impuestos a quienes hereden propiedades de un valor desde los 35 mil dólares, dejó aun más sorprendido al público el anuncio de que hay corruptos entre los asambleístas del partido de gobierno y que serán ejemplarmente sancionados.
La República Sumisa: crónica de un simulacro
En su memoria y homenaje se aprovechó la ocasión para instaurar formalmente y con mucho pastiche la Dictadura del Corazón, un inverosímil ejercicio de apropiación semántica por parte del régimen que ya venía siendo anunciado con spots que rompieron récords de ñoñería new-age.
La pelea en el lenguaje, cuando el poder se noquea a sí mismo
Como el mitómano que se cree su propia ficción, el correísmo se creyó que dominar todos los poderes del Estado lo autorizaba también a corromper el lenguaje y ponerlo a su servicio. Pensó que podía llamar periodismo al activismo oficialista que practican los medios públicos. El correísmo retorció a tal punto el uso de las palabras que no se dio cuenta cuándo las vació de sentido.
Sin masas no hay paraíso
Al menos 200 000 personas manifestaron el Primero de Mayo en contra del gobierno, de las cuales la mitad se concentró en Quito. El gobierno, de su parte puso toda la carne en el asador para obtener, dice el presidente Correa, 60 000 manifestantes en la capital, la mayoría acarreada desde las provincias, beneficiarios de los programas sociales del gobierno, y desde las oficinas públicas.
¿Ciudadanos o personas?
Si la interpelación viene de un régimen disciplinario, esta se convierte en una herramienta de opresión y disciplinamiento. Bajo estas circunstancias yo prefiero ser persona y no ciudadano. El correísmo ha construido su propia noción de ¨ciudadanía¨. El proceso no es nuevo, empezó en el 2007 con los eslóganes cursis que definieron la campaña del actual Presidente donde se anunciaba que quien amara a su patria debía necesariamente apoyar el proyecto político del economista.
¿Altruismo o desesperación del correísmo?
En realidad están desesperados porque se les acabo la lotería y prefieren perder pilches 100 dólares hasta máximo $ 600. Están asustados porque se les cae su retro-revolución y buscan presentarse como altruistas, esperando que el pueblo les diga que se sacrifican por el país. Perderán ese 10% pero lo recuperarán con creces en viáticos y en otras formas de corrupción legal e ilegítima.
Gene Sharp: ¿el ingrediente secreto de la fanesca política ecuatoriana?
La reunión de tres autoridades seccionales en Cuenca en el aniversario del 23F parece destapar la paranoia conspirativa en el correísmo. Pero, ¿sigue cierta oposición un guión sugerido para combatir dictaduras publicado hace décadas en los Estados Unidos? ¿Es el temor ante esa receta lo que alimenta las teorías de conspiración que denuncia el correísmo? ¿Por qué en ninguno de los dos bandos se menciona al archiconocido autor de esas tesis?
Ocho años no es poco tiempo
Las realidades politiqueras evocadas hace ocho años, no muestran muchos cambios ni en las formas de actuar en la política, ni en el fortalecimiento de la constitucionalidad. Prevalece el cortoplacismo, no se lograron crear antídotos contra la prevalencia de los intereses mezquinos, que a la larga no permanecen, ni amplificaron su visión para optar por los juegos de suma positiva que beneficien a todos.

Páginas