Back to top

Correísmo

Tag: Correísmo

219 historias encontradas
La rebelión de Patiño
El ex funcionario del cuestionado gobierno de Rafael Correa llamó a la resistencia violenta o a la rebelión al poder constituido. Una rebelión se puede expresar en acciones de sedición, de sublevación, de amotinamiento, de revuelta, de subversión, de lucha armada, de guerra de guerrillas y hasta de terrorismo, todo para desconocer la validez de la autoridad pública.
La peligrosa depuración de Moreno
Si no fuera por la obviedad, la manipulación del grillete electrónico de Fernando Alvarado sería digna de una película policial. Pero si quienes lo manipularon son los mismos que lo compraron y que montaron el sistema de monitoreo, no se necesita de talento detectivesco para desenredar la trama. Así como se dice que el diablo está en los detalles, el boicot administrativo en el Gobierno está en los pequeños funcionarios.
Las cabezas del aliancismo
Los nuevos gobernantes no son un monolito, ni menos una élite cívica. Son iguales a sus consanguíneos, elevados a los altares de una decencia ficticia por la propaganda. Los que ofrecieron defender hasta la muerte a su ídolo y mesías, hoy convertido en prófugo de la justicia, ahora juran defender al “rey sabio”, tanto como pisotear todo su pasado revolucionario con tal de defender su cargo burocrático, el reparto de contratos y viajar por el mundo con dinero público.
De los intelectuales y el poder
Las jorgas de amiguetes, las camarillas de intelectuales llenos de mediocridad y resentimiento, reprodujeron a gran escala aquello que ya fuera práctica diaria en los lugares que ocuparon antes de ser Gobierno. Los mismos personajes que un día utilizaron las Casa de la Cultura para apropiarse de recursos estatales, los que usaban esos pequeños poderes para pequeñas rapiñas, ahora que ya eran parte del “proyecto” y tenían acceso al poder del Estado, ampliaron su campo de acción haciendo que el abuso de los recursos públicos escalara en proporciones descomunales.
Despilfarro y vanidad sin culpa
Ese inmenso boato narcisista. Ese imparable atropello a las libertades y al honor de muchos. Eso y más lo pagamos todos. Lo pagó el país entero y sin chistar. Pero ahora, cuando el ídolo disfruta de sus bienes en Europa, nosotros, debemos pagar a uno de los canales de televisión la pequeña cantidad de 6.6 millones de dólares por la transmisión de 119 sabatinas realizadas entre enero de 2015 y octubre del 2017. Pequeñeces para aquella egolatría.
No mirar solamente atrás
¿Es cierto que antes en el país se vivía en paz? ¿Que las cosas de la vida eran más humanas, más sencillamente seguras? ¿Que chicas y muchachos eran más sanos, que no fumaban marihuana ni base ni droga alguna? ¿Qué los hijos eran todos respetuosos y obedientes, que la autoridad paterna era ciertamente autoridad?
Los movimientos sociales y su laberinto
Las calles son la encarnación de lo público por antonomasia. Como tal, nos pertenecen a todos los ciudadanos. Mal harían la izquierda y los movimientos sociales que convocan a las próximas movilizaciones en expulsar a los correístas obtusos. Pero sí deben exigirles que marchen a la cola. Como a la derecha de las banderas negras.
Un ‘gracias’ para Lenín
El presidente Moreno tiene pendientes decisiones muy duras y están a la vuelta de la esquina. Mostrarlo como un político bonachón y flojo pudiera ser contraproducente en medio de una dura transición política y económica. Y, más cuando ya ha conseguido un logro importantísimo para el futuro del país.
Trump puede sancionar al correísmo
El primer candidato a una futura lista ecuatoriana de investigados por Estados Unidos pudiera ser el ex vicepresidente Jorge Glas, condenado por participar en la trama ilegal de Odebrecht. O Carlos Pareja, quien manejó ilegalmente dinero en la petrolera nacional Petroecuador. Incluso, el mismo Rafael Correa si es acusado por el caso del espionaje y secuestro a Fernando Balda.
La lucha publicitaria
El aliancismo instaló un estado de propaganda difícil de desmantelar con un orador motivacional de voz inaudible. Las bases de legitimidad heredadas por la revolución ciudadana no están levantadas sobre el estado derecho, la pluralidad o el civismo, sino sobre el fanatismo y la política del entretenimiento. Quien tenga la atención del público tendrá la legitimidad democrática.

Páginas