Back to top

Correísmo

Tag: Correísmo

222 historias encontradas
El vaso medio lleno de la consulta popular
Debe entenderse que Correa conserva aún enclaves importantes en el corral institucional que armó con la intención de secuestrar la gestión de Moreno y supeditarlo a Glas, su operador de confianza. Estos enclaves se encuentran en el Poder Judicial, el CNE, la Fiscalía, el bodrio llamado Consejo de Participación Ciudadana y, ciertamente, en una parte del bloque de Alianza PAIS.
El objetivo correísta
Entre ambos, entre Correa y Moreno, están convirtiendo a la política en una guerra entre dos extremos. Y en medio de esta disputa, en el centro, están los ecuatorianos de renta media, de tendencia pluralista, y moderados en lo político. Para nosotros, que somos la mayoría de la sociedad, quedará solamente la indecisión constante al escoger periódicamente a unos y después a otros.
El príncipe guerrero
Correa se mira con grandilocuencia. Miembro de una noble aristocracia de iluminados, en este relato imaginario, el ex presidente edificó con sus propias manos el destino de una patria afligida por su inexistencia antes de su llegada. Sin su príncipe –aguerrido, valiente, varonil– hubiera sido imposible tener una historia como la que empezamos a tener ahora, “una revolución que es leyenda” y “ejemplo para el mundo entero”.
Mentir sin empacho
En cuatro meses de nuevo gobierno hemos asistido al mayor viraje de conciencias de que tenga memoria este país. Devotos del correísmo que ahora condenan agriamente al caudillo; apologistas de la reelección indefinida que hoy la consideran una aberración; pontífices del autoritarismo que ahora abogan por una democracia radical. Imposible creerles. Ni ahora, ni antes.
Correísta tapiñado
Muchos todavía están en el gobierno de Lenín Moreno. Antes detestaban el diálogo, odiaban a la prensa privada, calificaban de hambreador al empresario, al político opositor lo tildaban de ser de derecha. Tienen las mañas correístas (como usar dinero ajeno para protervos ataques personales) que las usan con más desfachatez y audacia. Lenín Moreno ya conoce algunas. Ojalá actúe.
No Evo, no
Nada tienen en común la Alemania de Merkel con el Ecuador de los correistas. En la primera hay Estado de Derecho, mientras que en el segundo hay un estado débil, sumido en una corrupción provocada por los privilegios clientelares, las lealtades mafiosas, la falta de ley y de control a los poderosos.
El odio
Razones para odiar, al final, sobran. Siempre habrá algo: el vecino dejo basura en la acera, el tipo del bus me miró mal. Ese otro viste estrafalario. La que vende donuts en la calle es extranjera y además me dice que soy feo. Así que el odio ahora en el Ecuador se encauza contra los venezolanos. O contra unas chicas venezolanas que se atrevieron a comentar negativamente el físico y ciertas costumbres culinarias callejeras de los ecuatorianos. Horror de horrores. La espumilla convertida en factor de Honor Nacional. La longuera como ofensa a la Dignidad de la Patria.
Correístas enloquecidos
El Vicepresidente ya no transmite ni siquiera una presunción de inocencia respecto de sus propios actos. Echa mano de argumentos tan burdos que parecen un insulto a la inteligencia. O un deseo secreto por autoinculparse. Por ejemplo, negar la relación con su tío o sugerir la renuncia conjunta con el Presidente Moreno por los casos de corrupción investigados. Es obvio que Glas confía únicamente en la venalidad de jueces sumisos que seguramente le deben favores.
Correístas enloquecidos
El Vicepresidente ya no transmite ni siquiera una presunción de inocencia respecto de sus propios actos. Echa mano de argumentos tan burdos que parecen un insulto a la inteligencia. O un deseo secreto por autoinculparse. Por ejemplo, negar la relación con su tío o sugerir la renuncia conjunta con el Presidente Moreno por los casos de corrupción investigados. Es obvio que Glas confía únicamente en la venalidad de jueces sumisos que seguramente le deben favores.
El "lleve" del círculo podría sobrepasar los 7 mil millones
Si se toma como referencia el volumen total de los gastos del Estado durante el correato, se puede estimar que por lo menos el diez por ciento puede haberse pagado como comisiones o sobornos a funcionarios corruptos. Esta "tarifa" que se aplica a cada gasto que se hace en el Estado se habría mantenido inmutable a pesar del discurso moralizador de la "Revolución ciudadana".

Páginas