Back to top

Gobiernos Progresistas

Tag: Gobiernos Progresistas

8 historias encontradas
La vuelta del pensamiento conservador
Una de las consecuencias más nefastas de este período progresista fue la deserción de una generación casi completa de profesionales académicos respecto a su papel como impulsores del pensamiento crítico. Pocas veces en la historia hemos observado una combinación tan extensa de simplificación del pensamiento y de actitud conformista como a la que asistimos durante estos años.
Los ingredientes de la receta "barroca" del correísmo
La profesora de la Universidad Católica analiza cómo el Estado creado por los progresismos se nutre de fuentes tan contradictorias como el fascismo, el estalinismo y el neoliberalismo, en su afán de consolidar el capitalismo sin libertades, tal cual funciona en los países asiáticos. La destrucción de las instituciones republicanas es una de las claves, y la receta se aplicó en Ecuador con todos sus ingredientes.
Empresarios cuestionados en Ecuador y EEUU le venden comida al gobierno venezolano
El nombre de Alex Saab vuelve a­ aparecer. El empresario colombiano, relacionado con la contratista Fondo Global de Construcción, parece reinventarse. Gracias a una sociedad registrada en Hong Kong, ha logrado venderle alimentos a Venezuela por más de 200 millones de dólares en una negociación aprobada con la firma de Nicolás Maduro y con la intermediación de la Gobernación del estado Táchira, que dirige José́ Gregorio Vielma Mora. Los productos pagados con dólares preferenciales, pero facturados con sobreprecio, se han dirigido a los Comité́ Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), el programa bandera con el que las autoridades venezolanas pretenden paliar el hambre.
Nacionalización del hambre
Nadie es poderoso si carece de un discurso con el que no cese de lanzar a los cuatro vientos la verdad incuestionable de que es él quien manda, gobierna, dispone y, sobre todo, que es dueño absoluto de la vida y de la muerte, de la salvación de la perdición. Allí radica el éxito primero y fundamental de toda revolución: el sometimiento irrestricto de los ciudadanos al autocalificado de revolucionario.
No nos pongan en el mismo saco…
De pronto, el enemigo somos nosotros, la gente, las organizaciones sociales, ecologistas, feministas, salubristas, educadores, que hacemos trabajo de hormiga. Los que hemos conocido la represión, la criminalización, persecución y violencia en nombre del proyecto revolucionario, del socialismo del siglo XXI. Y se nos acusa de muchas cosas, de ingenuos, de bobos, de hacerle juego a la derecha o de mágicamente habernos transformado en la derecha.
Extractivismo: la convergencia Santos-Correa
El presidente Santos, en un discurso ante el empresariado petrolero reunido en Colombia contó cómo el presidente Correa de Ecuador le aconsejó enfrentar la resistencia extractivista. Consejos que Santos destacó, aceptó, y valoró tanto que los compartió con los empresarios petroleros. Quedó confirmada la CPC: una convergencia progresista – conservadora.
Los gobiernos del subsuelo
Con la misma impudicia de satrapías similares, los funcionarios y enchufados del actual gobierno muestran y hacen gala de las riquezas recién adquiridas. Viven en enormes casas ubicadas en los barrios más burgueses de las distintas ciudades de país, se transportan en caravanas integradas por lujosos autos estatales, son asiduos clientes de los mejores y más caros restaurantes, hacen shopping en Miami o en las tiendas más exclusivas del país, e incluso, alguno de ellos, se transporta en helicóptero personal para practicar sus deportes favoritos.
Los amigos antiéticos de la revolución ciudadana
En el Encuentro Latinoamericano Progresista, Elap, se habló mucho sobre el nuevo Plan Cóndor que, repitieron, fue fraguado por los neoliberales para desestabilizar a los gobiernos progresistas. Visto de otra manera, estos gobiernos no necesitan que los desestabilicen, están cayéndose solos por los malos manejos económicos que han derrumbado sus falsos ‘milagros’. Fueron verdaderos ‘milagros’ para los líderes y sus funcionarios de confianza que, ahora millonarios, quieren tapar la corrupción con discursos encubridores, con símbolos y condecoraciones.