Back to top

José Serrano

Tag: José Serrano

33 historias encontradas
Pases policiales: las dudas sobre la teoría del caso (II Parte)
La fiscal provincial Thania Moreno se aferra y defiende la teoría del caso más grave de corrupción en la historia reciente de la Policía Nacional. La defensa de los detenidos cuestiona los vacíos y contradicción que, dicen, tiene esa teoría: que un teniente, prevalido de la cercanía con el Presidente de la República y del Ministro del Interior, mangoneó dentro de la Institución y estructuró una organización criminal bajo la vista apacible de cientos de oficiales superiores.
El trabalenguas de Serrano
José Serrano insiste en destruir la Constitución. En sus términos, solo podrá enjuiciarse políticamente a los primeros mandatarios “si existen indicios de responsabilidad penal”. Pero la denuncia de cualquier indicio consta ya en las pruebas enunciadas y su determinación corresponde al pleno asambleario en caso de censura. Entonces ¿en qué mismo quedamos?
El legado de la década correísta
Se ha vuelto más potable aceptar el engaño y la mentira y el recurrir a cualquier medio para llegar a un fin superior como aquel que hace 10 años tantos mencionaban con su mano en el corazón y en estado de éxtasis: el proyecto ¡¿Cuál proyecto?! La tirria a la transparencia y el terror para reclamarla se han apoderado de la conciencia ecuatoriana.
Corrupción: la Policía se muerde la cola
Un hecho denunciado dentro del proceso judicial que investiga la red de compra venta de pases policiales pasa desapercibido: el ingreso a la Policía Nacional de 385 aspirantes a policías que no habrían aprobado las pruebas de confianza ni el polígrafo. Las denuncias están en dos versiones, una en la Fiscalía, por parte del teniente Ernesto Montenegro, y otra en la versión juramentada del excomandante general Fausto Tamayo. El alto oficial procesado asegura que las denuncias fueron hechas por el entonces inspector general de la Policía, general Juan Carlos Barragán y que el ministerio del Interior no hizo nada al respecto. Montenegro asegura en su versión que se cobraba entre USD 15.000 y USD 30.000 por ingresar sin superar las pruebas.
Juego de Tronos... policial
Las versiones de los oficiales y funcionarios en el caso Pases, va revelando una trama de intrigas, negocios, favores y un modus operandi que raya en la informalidad, la ilegalidad y la abierta corrupción dentro de la Policía Nacional. ¿Qué responsabilidad tiene el mando político en todo eso?
Venta de pases: la Policía se muerde la cola (I parte)
¿Cómo pudo un teniente "controlar" las ejecutorias de un general y comandante de la Policía? La respuesta es el respaldo político al más alto nivel que tuvo el presunto líder de una banda de policías encargada de comercializar los pases y traslados de los policías a escala nacional.
Venta de pases: la Policía se muerde la cola (I parte)
¿Cómo pudo un teniente "controlar" las ejecutorias de un general y comandante de la Policía? La respuesta es el respaldo político al más alto nivel que tuvo el presunto líder de una banda de policías encargada de comercializar los pases y traslados de los policías a escala nacional.
Policía de manos limpias
Hoy aparece el tema de los traslados porque, por más angelicales que sean, todos necesitan estar cerca de su familia con su esposa, sus hijos, sus amigos. O trabajar en plazas que dan plata. Pero para volar de una ciudad a otra no solo se necesitan alas sino buen viento, ese viento que no se produce en los comunes y legales trámites institucionales si es que no se mueve la maquinita que rápidamente aprendió a soplar y hacer billetes en un solo acto.
El fin de la 'Hermandad del Sol'
Desde la creación de la Senain en 2009 ningún funcionario ha logrado controlarla por completo. El sistema de inteligencia ha dedicado sus esfuerzos a espiar a la sociedad civil en vez de luchar contra el crimen organizado y la corrupción. El Gobierno habló de soberanía, pero recurrió al asesoramiento de terceros países para limpiar la influencia americana en los cuerpos de inteligencia del país.
Piedritas
Las personas detenidas se van sumando. No es normal, no es que “así mismo es”, no es legítimo. No es que la fuerza de la costumbre volverá menos violenta esta violencia de Estado. El gravísimo retroceso en derechos sociales y derechos humanos no es ni puede ser jamás el costo natural del “desarrollo”, ni la represión puede justificarse con tanto cinismo.

Páginas