Back to top

Lenin Moreno

Tag: Lenin Moreno

297 historias encontradas
CNE: difícil lidiar con la costumbre
En principio, se supone que al gobierno le interesa reforzar las instituciones del Estado en función de una agenda democrática. Para ello convocó a una consulta popular y conformó el CPCCS. No obstante, los enredos son menú del día. Sobre todo, reflejan el desbarajuste de la administración pública, del que se habla cada vez con más frecuencia.
El nuevo enemigo de Lenín Moreno
Lenín Moreno ya no tiene un enemigo creíble. O al menos vendible. El monstruo con pies de barro, hábilmente moldeado en estos meses, se desplomó. Enjuiciar y encarcelar a los ex funcionarios del anterior gobierno por actos de corrupción, por el caso Gabela, por los abusos de poder o la manipulación de la justicia deja de ser una necesidad política. Se vuelve un simple acto de higiene pública.
¿Quo vadis, Moreno?
Después de su éxito en la consulta popular, poco, muy poco ha cambiado en Moreno. Correa y sus fantasmas se han convertido en una especie de molinos de viento a los que se confunde con los verdaderos problemas del país y de su propio gobierno. En efecto, no vemos, y no porque seamos ciegos, que se haya dado suficiente importancia a procesos sociales como para que marquen cambios importantes en el manejo del Estado. Respetando ciertos pequeños eventos, el país no es objeto de una seria y profunda renovación.
Un beduino en Carondelet
Moreno no marca el ritmo de la administración pública. Cada sector –o cada ministerio– maneja sus propios tiempos. Tal vez el objetivo de esta permisividad era romper con el centralismo y la verticalidad del gobierno anterior, cuando los ministros eran simples amanuenses. Pero esta asincronía puede terminar en una fragmentación caótica. Aunque suene a perogrullada, alguien tiene que dirigir la orquesta. En un Estado moderno se supone que el presidente lleva la batuta.
Mis hermanos mayores
Lenín Moreno fue miembro de un radical núcleo guevarista en su juventud, mostró siempre sensibilidad social y no tengo dudas que pensó que desde la presidencia haría realidad muchos de sus sueños militantes. Pero llegó tan debilitado que, paradójicamente, tuvo que aceptar la mano tendida de los social cristianos, otrora antagonistas. Así, en el gobierno del bonachón presidente Moreno, Jaime Nebot mueve las fichas a su antojo, a la vez que lo critica sin empacho, y se allana el camino al sillón presidencial para el 2021.
Los cuatro silencios de Lenín
El Presidente no se pronuncia acerca de los cuestionamientos a Santiago Cuesta (por tema petrolero e insultos a periodistas), Andrés Michelena (en su participación en los contratos en la era de la Secom de Fernando Alvarado), Johanna Pensantez y Lady Zúñiga (en su papel en el caso Gabela), Humberto Cholango (cercano al correísmo desde antes y con el movimiento indígena), Paúl Granda (por varios casos, como la fuga de Fernando Alvarado, en los que no ha logrado salir ileso).
No era una bomba, era un huevo
Patiño y las huestes correístas quieren subvertir el orden democrático. La mejor respuesta es actuar de acuerdo con la ley y cambiar las normas y procedimientos de carácter autoritario que perduran en nuestras instituciones. Así, no se dará un pretexto a gente como Doris Soliz para hacerse propaganda y aparecer como defensora de los derechos humanos.
Ecuador, el reino de los cínicos
Cínica, María Fernanda Espinosa, presentándose ante el Papa, en actitud contrita y disfrazada de beata del siglo XIX, después de haber llamado “hermana” a la cómplice y esposa de Ortega, el asesino. Cínica, Doris Soliz, afirmando que persiguen a Fernando Alvarado por seis mil dólares, cuando sus empresas han tenido un movimiento de más de 150 millones. Gran cínico, Fernando Alvarado, ufanándose, como el estudiante que ha puesto una tachuela en el asiento del profesor, de haber burlado con su fuga a todos los ecuatorianos. Cínica, Norma Vallejo, que, frente a los registros bancarios de las exacciones a sus subalternos, responde con una andanada de citas bíblicas. Cínico mayor, Correa. Y cínica, Sofía Espín, la buena samaritana: la protectora de los presos: sus presas.
¿Engañado por los estafadores de siempre?
Presidente Moreno, si realmente desea gobernar usted y a su medida, si es seria su propuesta de que el país recupere la ética de la verdad y la honorabilidad, no es tan solo cuestión de que cambie ministros y otras autoridades. No es suficiente que no cese de denunciar al correísmo. Es indispensable y urgente que descorreíce todo, absolutamente todo su gobierno, incluida gran parte del servicio exterior. Cirugía mayor, como usted mismo lo dijo, presidente.
Alvarado le da tiempo al Presidente
¿Hay traidores en el circulo cercano al Presidente? O ¿el plan inicial debe continuar? Quienes trabajaron con Alvarado saben que es un genio en estrategias comunicacionales y que él siempre tuvo el panorama político claro, por ejemplo, en el caso de la prensa, en el anterior régimen había que arrinconarla para que solo la palabra del ex presidente sea la única verdad que conozca el ecuatoriano de a pie. Quizá toda esta batalla que hay al interior del partido oficial sea un fantástico show, pues el discurso está muy alejado de las acciones.

Páginas