Back to top

Narcotráfico

Tag: Narcotráfico

102 historias encontradas
Ecuador: la cercana relación con los capos de la droga
Antes de que el manabita Gerald entrara a las ligas mayores del narcotráfico oceánico, los capos de Colombia tenían cercanas relaciones con militares, autoridades y funcionarios del Ecuador. Su escuela criminal fue la inspiración de personas que se iniciaron en el negocio ilícito en nuestro país.
‘En la frontera norte también hay grupos ecuatorianos que se han reconfigurado’
Del lado colombiano al menos 12 grupos ilegales se disputan el territorio metro a metro. Pero ¿qué está pasando del lado ecuatoriano? Iván Roa, académico e investigador colombiano, sostiene que en Esmeraldas se han dado luchas históricas de bandas. Pero, ¿qué está pasando en la actualidad? Roa visitó Quito la semana pasada y dio algunas pistas.
Las amenazas y presiones desde la cárcel de la banda de ‘Gerald’
En la sentencia contra nueve integrantes de la banda del narcotraficante ecuatoriano ‘Gerald’ se revelaron las escuchas telefónicas a Julia M. que buscó salir de prisión a través de supuestos contactos con funcionarios. También en los diálogos se evidencia cómo abogados del grupo criminal intentaron conectarse con altos funcionarios. En las escuchas aparece mencionado el exministro José Serrano. Son más de 100 páginas con los diálogos de los condenados por delincuencia organizada.
¿Por qué Tumaco es un punto clave para Ecuador?
El municipio colombiano aledaño a Esmeraldas vive una guerra metro a metro por las rutas y la producción de droga, según la Fundación Paz y Reconciliación. Tumaco fue el centro de operaciones del narcotraficante ecuatoriano alias ‘Gerald’ y hasta allá habrían sido llevados los periodistas secuestrados de El Comercio. Allí existen 12 grupos armados, incluidos el ELN y el Frente Óliver Sinisterra. Este último estaría liderando en la frontera con Ecuador.
La pareja del ‘Pablo Escobar’ ecuatoriano estuvo libre 3 días
Tres jueces de Guayaquil otorgaron un hábeas corpus a favor de Julia M., pareja sentimental del narcotraficante ecuatoriano ‘Gerald’. Les tomó 10 horas dejar en libertad a la mujer que ya tenía una sentencia por delincuencia organizada. Pero los jueces fueron detenidos por presunto prevaricato y Julia M., aprehendida nuevamente en su ciudad natal, Jaramijó. Esta es una crónica de los entretelones judiciales de este caso.
En el narcotráfico, las penas son de nosotros, las ganancias son ajenas
Cabría preguntarse por qué nos negábamos a aceptar esa realidad; por qué insistíamos en que el Ecuador era una “isla de paz” cuando la violencia ha ido creciendo y la incautación de droga es más intensa. Si bien se sabía que el narcotráfico es un importante sostén del circulante de la economía ecuatoriana, cabe analizar por qué en la actual coyuntura el problema se visibiliza.
País para la paz y lo perverso
¿En qué consiste la paz? No queremos en el país ningún grupo guerrillero ni nada por el estilo porque tienen como objetivo primordial, no la redención social, sino la implantación de la crueldad. De hecho, el tema de las reivindicaciones sociales no ha sido, no es y no será más que un vil pretexto para implantar en la sociedad el reino de la crueldad.
Esperando al reportero
A Javier, Paúl y Efraín seguramente les sucedió que vieron a los militares ecuatorianos y se sintieron protegidos por el Estado, con libertad para movilizarse hasta Mataje, el último pueblo de la patria. No imaginaron que ese trecho ya no era ecuatoriano, estaba bajo posesión de capos, exguerrilleros de las FARC y guerrilleros activos del ELN que nada hizo para liberar a nuestros reporteros.
¡Guerra!
Pocos han reparado en que el narcotráfico es un enemigo difuso, anormal, indescifrable. No es un Estado ni un ejército: es un negocio que opera con las leyes de la oferta y la demanda. Produce, circula e intercambia mercancías. Y acumula riqueza. El narcotráfico es una transnacional capitalista criminal.
La realidad siempre es más peligrosa que el paraíso
Hemos estado tan dormidos en los laureles más propios de la generosidad de la vida que de nuestros esfuerzos, que nada nos despertaba a la realidad. Hemos sido tan sordos al incremento de muertes de jóvenes y no tan jóvenes en las calles por disputas territoriales de las organizaciones delictivas; constatamos a diario los altos niveles de violencia doméstica; de la agresividad creciente de nuestras relaciones sociopolíticas, que ni siquiera el bombazo de San Lorenzo nos ha despertado como país, engolosinado con los éxitos de unos y fracasos de otros en torno a la consulta popular.

Páginas