Back to top

Socialismo

Tag: Socialismo

34 historias encontradas
La gran derrota de Evo
Pese a lo demoledor de la derrota, Morales ha mostrado cero autocrítica, cero asunción de responsabilidades, cero reflexión serena, cero humildad. Todo lo contrario. El mandatario ha iniciado acciones contraproducentes para el país: mandar cartas de queja a las Naciones Unidas que no tendrán efecto alguno, obviamente, y criticar a los jueces que, en breve tiempo, analizarán la otra demanda que separa a Bolivia y Chile, la de las aguas del Silala. ¡Y Morales insulta a esos jueces! Es de no creer.
Violencia en América: ¿un juego de imperios o reacción local?
Atrás de estos negocios se ve un afán expansionista de Rusia y China hacia América, con un color político (ideología de izquierda). También se observa el festín de recursos económicos (corrupción) de los funcionarios civiles y militares que molesta a los grupos de poder local, a la sociedad. Hartos, buscan la forma de deshacerse de esos gobernantes y sus mafias, llegando a estos enfrentamientos.
El amplio triunfo de López Obrador abre una nueva etapa en México
Con más del 50% de los votos, el candidato del movimiento de centro izquierda Morena, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), ganó las presidenciales mexicanas, en uno de los triunfos electorales más amplios de la política del país azteca. En sus primeras declaraciones, López Obrador emitió mensajes conciliadores, de unidad nacional y respeto a las libertades.
Los hijos muertos de Karl Marx
En este ensayo, se analizan las grandes falencias, contradicciones y abusos que los regímenes marxistas de la Unión Soviética, la China comunista, la Cuba de Castro y la Venezuela actual cometieron. Probablemente, la ansiedad de los discursos socialistas contemporáneos con respecto a las diversidades sexuales se deba a la búsqueda desesperada de un nuevo sujeto histórico al que ubicar como actor de contienda social, una vez que el relato del "obrero industrial" explotado parece perder eficacia dadas las mejoras en la calidad de vida de aquellos actores en la sociedad occidental.
Evo Morales y las enfermedades del poder
Al presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, como suele acontecer con todos aquellos que tienen sangre de dictadores, le vale un comino la decisión popular. Él quiere ser reelegido y punto. ¿Berrincho de niño que no quiere dejar un juguete con el que se ha divertido pero que ya no le pertenece?
La banalización del debate político nacional
El debate de fondo, quedándonos en esta ocasión en la clásica contradicción capital-trabajo, es si las políticas públicas desarrolladas por el Estado favorecen más a los sectores asalariados de la sociedad o si estas benefician principalmente a sus élites económicas.
La banalización del debate político nacional
El debate de fondo, quedándonos en esta ocasión en la clásica contradicción capital-trabajo, es si las políticas públicas desarrolladas por el Estado favorecen más a los sectores asalariados de la sociedad o si estas benefician principalmente a sus élites económicas.
La conciencia roja
El fanatismo anula el juicio e invierte la moralidad, y solo reconoce al otro, al distinto, como objeto de reforma, conquista o exterminio. En esa estructura mental los derechos humanos no caben y nunca son reivindicados como un atributo connatural a todos. Por eso, prefieren hablar de soberanía y autodeterminación y dejar que un pueblo entero sea expoliado y masacrado por una banda de delincuentes.
La conciencia roja
El fanatismo anula el juicio e invierte la moralidad, y solo reconoce al otro, al distinto, como objeto de reforma, conquista o exterminio. En esa estructura mental los derechos humanos no caben y nunca son reivindicados como un atributo connatural a todos. Por eso, prefieren hablar de soberanía y autodeterminación y dejar que un pueblo entero sea expoliado y masacrado por una banda de delincuentes.
Nacionalización del hambre
Nadie es poderoso si carece de un discurso con el que no cese de lanzar a los cuatro vientos la verdad incuestionable de que es él quien manda, gobierna, dispone y, sobre todo, que es dueño absoluto de la vida y de la muerte, de la salvación de la perdición. Allí radica el éxito primero y fundamental de toda revolución: el sometimiento irrestricto de los ciudadanos al autocalificado de revolucionario.

Páginas