Back to top

Supercom

Tag: Supercom

31 historias encontradas
La máquina sancionadora de medios llamada Supercom
La aplicación de la Ley de Comunicación se consolida por tercer año consecutivo como la peor amenaza a la libertad de expresión, según Fundamedios. En su libro, El delito de expresarte, lanzado oficialmente el pasado 5 de enero, desmenuza las cifras de las sanciones y los procesos contra medios y periodistas. De los 450 procesos con una resolución final, que recoge el estudio, el 78,78% terminó en una sanción. Carlos Ochoa, superintendente de Comunicación, contestó a un cuestionario enviado por Plan V y afirma que las cifras son "erradas". "Si los medios no incumplieran la Ley no existirían procesos, mucho menos sanciones", manifestó.
"No estoy de acuerdo con el linchamiento mediático": Hernán Reyes
El catedrático universitario y ex vocal del Cordicom defiende la Ley de Comunicación, aunque plantea algunas reformas que estima necesarias en el funcionamiento y manejo de la Supercom. Asegura que las sanciones de la Supercom han mejorado la calidad de los contenidos de los medios, pero que aún falta cambiar la cultura periodística en el país.
"Hay que quitarle el veneno a la Ley de Comunicación": Ramiro García
El presidente del Colegio de Abogados de Pichincha cree que es necesario un debate amplio sobre qué debe regular y de qué forma una Ley de Comunicación. Rechaza el actual esquema, con la Supercom como institución y figuras como el linchamiento mediático, pero sostiene que es necesaria una instancia administrativa para hacer cumplir una norma que proteja a los medios y al público.
Al cementerio la comunicación crítica
Las dudas sobre los procesos de licitación. Las fundadas sospechas de sobreprecios. Las dudas sobre la calidad de los medicamentos. La convocatoria a especialistas en salud y en licitaciones. La necesidad de escuchar a muchos para construir verdades. Todo este proceso indispensable para el país, de pronto, se convierte en linchamiento mediático.
Janeth Hinostroza: el delito de preguntar
El gobierno intenta detener las denuncias periodísticas sobre una multimillonaria compra de medicamentos, usando la Ley de Comunicación. En lugar de rendir cuentas por la calidad de las medicinas compradas y su probable afectación a los ciudadanos, la Secretaría de Contratación Pública, acusó a Janeth Hinostroza y a Teleamazonas de linchamiento mediático ante la Supercom. La sanción llegó horas después de que el presidente Correa arremetiera contra ella y el canal y determinara porqué se les debía sancionar.
La UNE a la Supercom: "Pagaremos con Mashicard"
La resolución de la Intendencia de Comunicación del Guayas en contra de la Unión Nacional de Educadores (UNE) introduce una serie de nuevos elementos al control mediático en el país. Aunque la Radio Morena, que emitió el programa, no fue sancionada, la multa a la UNE evidencia el afán de la entidad de control de fiscalizar la opinión en otros ámbitos.
¡Pobres periodistas!
Nada estorba a los gobiernos totalitarios más que un periodista investigador, analítico y frontal. Un periodista que expone lo oculto y hace comprender a la gente aquello que aparece confuso. A esos periodistas buscan exterminarlos. Es cuando entran en acción los estrategas del exterminio.
Supercom: ¿el tribunal de las causas perdidas?
Los medios de comunicación, en especial impresos, cambian su estrategia ante el aluvión de sanciones y multas que la Superintendencia de Información y Comunicación (Supercom) ha producido en los últimos seis meses. Ante la inutilidad de los alegatos en las audiencias en la Supercom, La Hora, Expreso y El Universo se declaran en "resistencia".
Violencia versus violencia
¿Un mundo sin violencia? ¿Cómo imaginarlo cuando lo que hace la Supercom es, de suyo, eminentemente violento? ¿Qué es violencia? ¿Cuál es la noción de violencia que posee esta institución y con la cual vigila y castiga? ¿De qué manera clarificó para sí y solo para sí algunos conceptos azas complejos y eminentemente polisémicos?
Los peligros de la Pantera Rosa
La Pantera Rosa está en continua búsqueda de la libertad, ¡pero por favor! Hay un capítulo, por ejemplo, en el cual pinta de rosa los lugares por los que pasa, en una incesante disputa con el pintor que pretende pintarlos de azul. Mejor muestra de resistencia al sistema no se ha visto, y esa resistencia es subversiva, y la subversión en los tiempos de la dictadura del corazón no se puede permitir, porque el país ya cambió.

Páginas