Back to top

Terremoto en la Costa

Tag: Terremoto en la Costa

55 historias encontradas
Trabajar: del castigo a la exigencia humana
El amo sabe bien que el trabajo surge de la libertad que, a su vez, se mantiene y se fortalece mediante el trabajo. Solo los libres trabajamos. Los esclavos son máquinas manipuladas por el poder del amo. La esclavitud sigue vigente porque aun existen amos. Estos les dice qué deben estudiar, en dónde deben estudiar, en qué deben especializarse. En dónde deben trabajar, qué paga deben recibir e incluso cuándo y cómo gastarla...
Glas es el hombre
Las sociedades no se organizan solo en las instituciones estatales, señor presidente. Sociedad, partidos, gobiernos y Estado son cuatro categorías distintas de la política que el correísmo confunde. Por eso ustedes desconocen cualquiera de las otras formas de organización social por fuera del Estado.
La ceguera del paternalismo estatal
Los paquetes tributarios responden a objetivos del Gobierno, a menos que se demuestre lo contrario; su aprobación requiere de un amplio consenso y no de una imposición vertical. Está de por medio la cercanía de un proceso electoral hacia el cual podría orientarse la línea de acción del Gobierno.
El sismo que no sacudió a los políticos
Tanto Gobierno como oposición, en criterio de dos analistas consultados por este portal, perdieron una oportunidad clave de acercarse a la sociedad con ocasión de la tragedia en Manabí. No obstante, los propagandistas de ambos sectores no dudaron en fotografiar a sus cuadros entre las ruinas y los damnificados.
Iracebeth of Crims
El Estado ecuatoriano es como la Reina Roja, de Lewis Carroll, en Alicia a través del espejo. Igual que esa Sangrienta Cabezona (nombre completo: Iracebeth of Crims), el Estado es caprichoso, cruel (amenaza meter presos a los que lloran; se burla de las donaciones; organiza mal las suyas; se demora ocho días en decretar duelo nacional), no repara en gastos y tiene una cabeza cómicamente desproporcionada para su cuerpo.
Canoa: ángeles con rastas y tatuajes
Y están Jorge con sus ideas filosóficas, y El Negro, con sus brazos tatuados. Y la Agus, que organizó la bodega. Y el Javi, que todo lo soluciona. Y Diego, el paramédico. Y Johan, el Gordo, un colombiano que se quedó a vivir en Canoa y conoce a todo el mundo. Y Juan Pablo, el acelerado. Y los Hobbits, esos infatigables amish de caras rojas castigadas por el sol que no hablan ni media palabra en español y que por las noches repasan sus biblias. Y está el Robert, que peleó y convenció a sus papás para quedarse más días con el todoterreno que ellos necesitaban para trabajar. Y los sacrificados brigadistas de los 4x4...
Terremoto: el riesgo es que el Gobierno siga sin hacer nada
Tras el terremoto del 16 de abril, tal era el desorden en la entrega de la ayuda que de las 82 comunidades que el Ejército identificó alrededor de Jama, 42 no habían recibido nada cuatro días después del desastre. Tampoco hay respuesta por la lista de desaparecidos. Ese es uno de los grandes misterios de la tragedia. Hubo una total falta de protocolos para enfrentar la emergencia.
Comandante Éber Arroyo: “La reacción ante el desastre debió ser más inmediata”
300 bomberos de Quito se repartieron entre Manta y Pedernales (Manabí) para atender las labores de rescate tras el terremoto del pasado 16 de abril. Éber Arroyo, su comandante, considera que debe existir mayor agilidad en la toma de decisiones ante ese tipo de escenarios.
Terremoto en Ecuador: nunca nos miraron
Ya llegan a 659 los muertos por el terremoto en Ecuador. El fotógrafo Diego Cifuentes recorrió la zona y habló con las víctimas que se sintieron abandonadas. Y relata, como un testigo, cómo las construcciones hechas con caña y madera soportaron más que las de hormigón. “Lo que colapsó fue un modelo de desarrollo, un modelo estético: la gente dejó sus viejas casas de caña porque consideraban que eran sinónimo de fracaso”
Nuestra revolución
El presidente no entiende que la sociedad civil autónoma y sin partido político exige al presidente bajar el tono de su indolencia y de sus burlas, le reclama tirar a la basura su show semanal televisado y radio difundido destinado a insultar a todo ecuatoriano que se muestre crítico con su gobierno y a gastar dinero público en aquella extravagancia en donde él mismo narra lo que comió “su majestad” en sus recorridos o cuál es su interpretación de las noticias que cuentan algo sobre su gobierno.

Páginas