Back to top

violencia de género

Tag: violencia de género

86 historias encontradas
Crímenes de clase
La actuación dolosa de la Policía obedece, entre otras causas, a la penetración, ya histórica, de intereses privados en las entidades públicas.
Red de trata: historia de una sobreviviente
Basada en un testimonio real, la historia de Mariana (nombre protegido) recrea la forma en que operaba la banda de trata de personas y violadores que actuaba bajo el mando de Christian G. alias Careniña, y que vincula, según la Fiscalía, a un petrolero estadounidense con buenas relaciones en la Policía.
Tres perfiles para identificar un potencial abusador
No existe un tipo específico de agresor, pero sí rasgos de personalidad que pueden derivar en que una persona se convierta en un abusador. Este es un reportaje realizado por Camila Baquero, estudiante de Periodismo de la Universidad San Francisco, explora cuatro historias de víctimas de violencia de género.
Cuando nadie nos ve: la violencia inconfesable
La violencia es la conducta donde confluyen, de manera más intensa y compleja que en otras, los tres ámbitos decisivos de la vida: lo público, lo político y lo privado. La convivencia social se organiza en pos de la armonía —siempre relativa, siempre inconclusa— entre lo público y lo privado, entre las decisiones individuales y los acuerdos colectivos. Y todo se resuelve, para bien o para mal, en el campo de la política.
Por Diana y Marta: más seguridad y menos violencia
La autonomía de las mujeres
Las mujeres pueden no ser un obstáculo obvio para el extractivismo –como son los indígenas y ecologistas en general–, pero sí atentan contra la esencia del poder político en toda la sociedad. Se salen de aquel libreto tecnocrático que les asigna funciones subordinadas a los distintos actores sociales. Contraponen unas lógicas diversas y versátiles –y por lo tanto inasibles e indescifrables desde el poder convencional– al Estado patriarcal.
“Por eso les matan”
La política pública de prevención y erradicación de la violencia de género en el Ecuador debe ser un compromiso político, transversal y multisectorial, que finalmente nos permita cambiar esa narrativa de miedo en inseguridad que subyace nuestras propias vidas y que actualmente hace que el mensaje de texto más enviado por las mujeres a nuestras madres, padres, parejas, hermanos, amigas, sea “llegué bien.”
El golpe de timón para combatir el machismo
Del machismo no se sale ni con plantones ni marchas. Es un proceso más largo, más íntimo, de mucha disciplina. Es la verdad. Pero es una forma de visibilizar un problema que no ha sido resuelto en Ecuador. Y menos cuando se han aplicado políticas de Estado ofensivas y degradantes que califican a los hombres, en última instancia, de brutos, torpes, violadores. Eso no dio resultado, ni lo dará.
La primera vez que me golpeó
Un profundo deterioro de mi salud me permitió tocar fondo, saber que me quería viva y feliz. Y aquí estoy, escribiendo estas líneas que recogen mi historia, y haciendo pública la violencia que viví por años de forma privada, escondida, avergonzada, sintiéndome responsable, doblemente culpable: culpable por pensar que yo la provocaba y culpable por saberme cobarde y no atreverme a denunciarla. Culpable por pensar que si denunciaba estaría traicionando a su familia, a la que quise y quiero inmensamente, culpable por el solo hecho de pensar en denunciar al padre de mi hijo.
Justicia para Priscila
Una pareja es un semejante, es un igual, es un compañero, es un amigo. Este criminal es un enemigo de Priscila que primero la retuvo en calle sin su voluntad, la detuvo para espetarle humillaciones, luego la golpeo en la cara, después en el vientre y alternó en sus partes íntimas. Después de la arrastró metro tras metro por la calle. Este criminal no puede ser llamado más como la pareja de Priscila, ni nadie debe denominarlo así porque es un enemigo de ella y de toda la sociedad.

Páginas