Back to top

violencia de género

Tag: violencia de género

86 historias encontradas
La violencia a la mujer: tema privado
No señor, la violencia no es un hecho privado. Es un delito maltratar a los niños a las mujeres, a los ancianos. Y a cualquier ciudadano. Usted tiene incluso la osadía de pretender dar la vuelta a la tortilla y asomar como la víctima de las denuncias de esa mujer con la que ha convivido, con la que ha gozado.
El eyaculador distraído
Está por tener lugar una audiencia en la Corte Constitucional para revisar la medida de apremio personal por incumplimiento en el pago de pensiones alimentarias. Pueden venir otras reformas como la modificación o eliminación de la tabla de alimentos.
Ecuador, el país de la violencia sin límites
Un informe presentado por la Coalición de Mujeres del Ecuador ante el Comité de Derechos del Niño de las Naciones Unidas, revela las dramáticas cifras de la violencia sexual contra niñas, niños y adolescentes en el Ecuador en la última década.
Lárgate de mi casa
¿Qué importancia tiene ella si apenas es una muchacha estudiante, frente a él, héroe de mil batallas y además ya entontecido por el poder? ¿Cuál podría ser su valor de significación ante quien dirige el periódico oficial más importante del país? ¿Qué importancia y sentido poseerá esa chica ante semejante poder, ella que tan solo es una desvalida muchacha convertida en vil objeto absolutamente desechable y vilipendiable?
Los moretones se esconden con base
Esta consolidación de la violencia de género no sorprende en un sistema que históricamente ha tratado como hechos privados a los presuntos atentados contra la integridad física de una mujer, aún cuando tengan como evidencia una serie de moretones; mientras asume como hechos de interés público a las presunciones de afectación a la honra, especialmente de un hombre, que tienen como evidencia una caricatura.
A flor de piel
Gloria Ordóñez se enfrentó a esa impunidad histórica cuando denunció públicamente, con nombre y apellido, a un hombre protegido por una serie de inmunidades que levanta el poder alrededor de algunos que estarán siempre exentos de cargos. Los exentos. No se trata de cualquier hombre, sino de un poderoso sostenido por otros defensores de un orden que le otorgarán los privilegios necesarios para perpetuarlo.
Crónica de un "asunto privado"
Una mujer denuncia al poderoso director del diario estatal por violencia física y psicológica. Es una joven de 23 años, 30 años menor que el sujeto en mención. La denuncia y un video se viralizan en redes sociales. El director del diario da su versión de los hechos y pide que se trate el tema con ética y pide parar lo que llama persecución mediática. En su declaración en un hotel de la capital, nadie se lo pregunta pero tampoco niega la agresión denunciada en su contra. Es un asunto privado, dice mientras el diario estatal publica íntegramente sus declaraciones. Se resolverá en los tribunales, advierte. Mientras muchos se solidarizan, se produce un extraño mutismo en el gobierno, los candidatos oficialistas y las dirigentes mujeres del partido oficialista.
El pequeño Favio en la isla de los monstruos
Favio, el hijo de un ciudadano ecuatoriano que lo había cuidado y protegido siempre, ha sido trasladado a un centro estatal para niños huérfanos o refugiados, y aunque usted no lo crea, se le tiene prohibido ver su papá. Si bien ya nadie tiene dudas sobre la responsabilidad de la madre quien secuestró al menor tiempo atrás, y lo sometió a situaciones peligrosas, el niño está ahora atrapado bajo la pesada maquinaria de un país cuya tradición de relacionamiento con los migrantes es bien conocida.
Los cuerpos que importan: hay una trama y se llama patriarcado
Hay vidas que parecen importar menos y que, en consecuencia, hay cuerpos que no se valoran del mismo modo con respecto a otros porque su violación no es objeto de sanción moral. Si realmente lo fuese, esas vidas no serían violentadas con tal desproporción e impunidad.
El quiebre de la moralidad
¿A quién corresponde asegurar sobre la culpabilidad o la inocencia de un acusado? Por supuesto, que no al amigo ni al compadre ni al inferior en la categoría de mando, ni a su superior. Es cierto que todos somos presumiblemente honrados, buenos y honorables ciudadanos. Hasta que no se demuestre lo contrario.

Páginas