Back to top
  
Assange y la turbiedad del poder
Juan Cuvi
Assange y la geopolítica de las emociones
Assange el «audaz hacker», el «valeroso periodista», el «miserable mercenario», el «abusivo residente» de la Embajada en Londres. Según el calificativo que se use se evocan ciertas emociones desde las que se construyen los relatos políticos y jurídicos.
Notre Dame de París
Notre Dame pertenece, pues, a la historia de la estética cristiana y también a la historia del dominio cristiano en Occidente. Esto la convirtió en un monumento al que no se podía dejar de visitar una y otra vez.
Assange, ni Robin Hood ni santo varón
Gustavo Isch
Assange: el Robin Hood de la comunicación ha caído
Álex Ron
Un hacker no es un periodista
Consuelo Albornoz Tinajero
No hay recetas mágicas
Carlos Rivera
Los huesos de Assange
Con el retiro del asilo ya no hay ningún pretexto para que él o Wikileaks conserven los supuestos documentos de varias corruptelas del correísmo y el morenismo. Ni tampoco para una demanda por el trato que ha recibido del gobierno de Ecuador.

El Ecuador se quedó con un problema enorme: Julian Assange. Y se quedó porque este era uno de los puntos más serios por resolver con los políticos estadounidenses, junto con la posición frente a Venezuela y el caso Chevron. Y con el retiro del asilo ya no hay ningún pretexto para que él o Wikileaks conserven los supuestos documentos de varias corruptelas del correísmo y el morenismo. Ni tampoco para una demanda por el trato que ha recibido del gobierno de Ecuador.

Estatus de González
González es solicitado por la justicia del Ecuador por defraudación tributaria en un proceso judicial ordinario.

Un muy desmejorado Ramiro González se puede notar en las fotos difundidas por la prensa tras su captura. Una poblada barba canosa y su calva cabeza no logran esconder los rasgos del político que disfrutó de la mejor época de la década ganada. Tras un año y ocho meses desde su fuga y un año de su búsqueda, la INTERPOL apresó a González en el exclusivo barrio de Miraflores en Lima, la capital del Perú, según María Paula Romo, ministra del Interior del Ecuador.

Crímenes de clase
La actuación dolosa de la Policía obedece, entre otras causas, a la penetración, ya histórica, de intereses privados en las entidades públicas.

El caso de Carolina, cuyo cuerpo —violado y torturado— fue arrojado por sus asesinos a un terreno baldío, revela que, en Ecuador, el crimen organizado es una variable decisiva en la actuación de la policía, los jueces y los fiscales a la hora de investigar y sancionar los delitos. Muestra, también, que estas actuaciones están influidas por la clase social a la que pertenecen las víctimas. Víctimas, además, de ciertos delitos que no afectan, o muy poco, a aquellos grupos situados en los estratos superiores de la sociedad.

Nupcias o cómo ser uno y todos a la vez
En Nupcias, los bailarines de la Compañía Nacional de Danza ponen su cuerpo al servicio de esas preguntas, se colocan en el centro del experimento, y alcanzan un efecto evocador del funcionamiento social.

Cuando Susan Sontag planteaba que la interpretación muchas veces es un acto de venganza del intelecto contra el arte, no quería negar el valor de las ideas, sino destacar la potencia de la forma en sí misma. Proponía así liberar a las obras de arte del pesado ropaje conceptual con que suelen recubrirlas los críticos y volver a la experiencia sensorial.

El diálogo de Otto
Pero luego de su fulgurante despegue, el vicepresidente no logró mantener el brillo que se suponía. Las funciones que le encomendaron no le sirvieron de trampolín político, en medio de un gabinete donde las distintas facciones velan por sus respectivas agendas.

Otto Sonnenholzner fue la apuesta del Gobierno para recomponer las relaciones políticas fragmentadas luego de la bronca interna de Alianza PAIS. Una vez purgados los reducidos grupos de la izquierda inoperante y oportunista que sirvieron para desembarazarse de Jorge Glas, el flamante vicepresidente cumplió el rol de comodín para armar juegos en los distintos fajos de naipes que se disputaban el control del Gobierno.

Assange: la piedra en el zapato de Moreno
Solamente desde ese narcisismo perennemente ofendido desde la niñez, Correa le da bienvenida a Assange al club de los perseguidos. ¿Quién alguna ha perseguido a Correa, si antes no ha sido más que un profesor nada brillante y en perenne discordia con las autoridades?

Ya han pasado casi dos años desde que Moreno asumió el poder. Y recién ahora  amenaza con cerrar la boca de Julian Assange, obligado huésped en la embajada de Londres. Siete años: tiempo insoportablemente inmenso para sus elementales buenas costumbres y tremendamente oneroso para el magro erario nacional. Correa estuvo muy seguro que el hecho de proteger a Assange con sus truculentas acciones le aseguraría una especial inmortalidad internacional.

Apuntes sobre la izquierda bastarda
Sin que Correa sea existencialista, ha trabajado con poderosos recursos subliminales esa sensación de abandono perpetuo.

Sartre hablaba de la bastardía como un elemento clave para entender la complejidad del ser humano. Para el filósofo existencialista francés hemos sido eyectados en un mundo donde cada instante tenemos que seguir construyendo nuestra realidad. Únicamente desde la orfandad nuestra vida adquiere sentido porque no hay ninguna fuerza sobrenatural que nos proteja o redima.

Seguridad nacional: un tema urgente
En las pasadas elecciones, ya conociendo que tenemos en el país al narcotráfico, no se realizaron controles previos del origen de los fondos de las diversas campañas políticas, ni se puso atención en los territorios que por acciones de inteligencia se conoce que existe el negocio ilícito.

La vida política en el Ecuador sigue entre dimes y diretes. Los amigos de aquel círculo que se ayudaba y era cómplice en todas las decisiones de Estado parece haberse roto (a algunos nos quedan dudas). El chisme llega de los dos bandos y llama la atención de los ciudadanos, al menos de los que están en redes, pues cuando se habla de algún trapito sucio que salió al sol, los comentarios surgen.

Las guerras fratricidas
Lo peor de una guerra fraticida no son las municiones que se lanzan. El verdadero problema es que cada rival tenga como munición almacenada- quién sabe desde cuando- tantos hechos sucios cometidos por su rival.

Fue en el 2005 cuando por última vez hablé con León Febres Cordero. Ocurrió en su casa de Urdesa, en Guayaquil, y, sería por tratarse de una despedida anticipada, que tuve la oportunidad de recibir una hospitalidad y gentileza para mí desconocidas por parte del ex presidente, que incluyó el ofrecimiento de vodka, que él degustaba con evidente placer.

La fiscal Diana Salazar y el posible mayor caso de lavado de dinero
El mensaje dejó ver un párrafo, construido por las mentes correístas para abrir la puerta trasera para que regrese el dinero que había salido del país, plata buena y posiblemente dinero sucio.

Este caso empezó con un escueto mensaje de un abogado especialista en tributación. De esos que trabajan con grandes empresas y grandes personajes… No sé si buscaba redención o era una valerosa acción anticorrupción. “Mira esto pana”, escribió. Luego, llegó una foto al chat.
Esta era la captura de la Disposición Reformatoria Primera del Decreto 1073. En palabras cristianas… el Reglamento a la Ley de Solidaridad y Corresponsabilidad Ciudadana que fue creada para ayudar a Manabí y Esmeraldas luego del terremoto del 2016. 

Páginas