Back to top
  
Shock de confianza
Carlos Rivera
El extremismo extractivista
Si bien esto es un diálogo ficticio, los argumentos no lo son. Así dialoga el Ministro del petróleo y las minas. A quienes presentan argumentos, los acusan de extremistas, a quienes imponen su interés, de pragmáticos.
La negligencia de las élites
El terreno está abonado para las respuestas más perniciosas, como aquella que equipara la estabilidad política con el autoritarismo y la corrupción, esa combinación intrínseca de los regímenes populistas con la que sueñan los correístas obtusos.
El viejo luchador
Marlon Puertas
La "limpia" debió hacerse en la Contraloría
Mariana Neira
“Muera, Trujillo, muera”
Rodrigo Tenorio Ambrossi
Cabeza de turco
Gabriel Hidalgo Andrade
Pedagogía de la vileza
Los agitadores a sueldo del correísmo quieren exorcizar su cobardía agrediendo a un anciano. Se aprovechan de los espacios democráticos que ellos mismos clausuraron durante diez años.

¿Sorprende la visceral reacción de los correístas obtusos a propósito del quebranto en la salud de Julio César Trujillo? No. Una década de agravios públicos desde el poder naturalizaron una pedagogía de la ruindad. La población terminó creyendo que la autoridad trae implícita la potestad para ultrajar al prójimo. No se diga los fanáticos seguidores del caudillo.

Presidente, prepárese…
La muerte cruzada, si el fin es ayudar al país y ante un posible bloqueo en el Parlamento, le permitiría emitir decretos-leyes de urgencia económica, con dictamen previo y favorable de la Corte Constitucional. Y está más que comprobada la fidelidad de esa Corte.

La Asamblea Nacional tiene nuevas autoridades. César Litardo, del bloque morenista, es quien preside el Parlamento de Ecuador. Alcanzó esa altísima dignidad con 78 votos a su favor. Levantaron la mano por él sus compañeros de Alianza PAIS, CREO (la mayoría de sus asambleístas), de la Bancada de Integración Nacional y el Bloque Acción Democrática Independiente. Los dos últimos con pocos legisladores de partidos como Sociedad Patriótica, Pachakutik e Izquierda Democrática.

Gobiernismo y oposición hoy
El gobierno de Moreno se asegura la gobernabilidad suficiente porque aunque no se han distribuido todavía los cargos en las Comisiones Legislativas la integración del principal órgano de la administración asamblearia expresa a los sectores hegemónicos del partidismo congresal.

Entre 2017 y 2019, las fuerzas legislativas cambiaron pero no se modificaron los equilibrios de poder. Hasta ahora la Asamblea Nacional ha tenido tres presidentes en el presente periodo. El primero fue José Serrano, elegido con 77 votos de los cuales 74 procedían de su partido político. Los demás fueron 25 válidos y 30 abstenciones de los 137. El partido hegemónico fue Alianza PAÍS hasta que Serrano fuera destituido con 103 votos y el aliancismo se fracturara  entre dos facciones enfrentadas: los morenístas y los correistas.

El costo político de Santiago Cuesta

El asesor presidencial, Santiago Cuesta, en entrevista con el periodista Carlos Vera, respondió a las denuncias presentadas en los portales La Fuente y Mil Hojas, sobre INA Papers y Arroz Verde 502, las cuales están basadas en documentos verificados y filtraciones investigadas por Fernando Villavicencio y Christian Zurita.
En esta entrevista, así como en distintas publicaciones en su cuenta de Twitter y otras redes sociales, Cuesta ha desatado una campaña de infamias en contra de la honra y la familia de los dos reporteros investigadores.

Verde, que te quiero verde

No, no se trata de los versos de Federico García Lorca. Sino de una nueva invitación al magnífico festín de la corrupción correísta. De entrada, el minucioso y muy elaborado discurso de la honorabilidad de Alianza PAÍS sostenida en las inmaculadas manos y conciencia del nuevo gran profeta de salvación nacional: Rafael Correa Delgado. El mismo que comenzó demandando al Banco del Pichincha y del que finalmente logró una jugosa cantidad de dinero que, bueno y honorable como ha sido siempre, no iría a su cuenta personal sino a los niños pobres del país.

El cuento de nunca acabar: el tranvía de Cuenca

Esta es una historia larga de engaños y falsas promesas. No dudo de las buenas intenciones con las que haya nacido la idea, pero el camino al infierno está empedrado de buenas intenciones y los errores que se han visto a lo largo del diseño, evaluación y construcción dan para pensar en castigos que vayan más allá del rechazo en las urnas a la pretendida reelección en los dos últimos procesos electorales.

La escalera de Bramante: un hito narrativo

Por la escalera de Bramante se asciende hacia el atrio de la iglesia de San Francisco de Quito, hacia el mundo cristiano. También se desciende hacia la plaza, el mercado, el mundo de los hombres. Se conjetura que aquella obra se hizo basándose en un plano del arquitecto renacentista Donato di Angelo di Pascuccio (1444-1514), arquitecto italiano responsable de la reconstrucción de la Basílica de San Pedro en Roma y conocido como Bramante. ¿Cómo llegó el plano de Bramante hasta acá? No lo sabemos.

El laberinto schmittiano
El Zeitgeist indica que la obra schmittiana es más actual que nunca. Cuando Cioran habló sobre el pensamiento reaccionario dijo algo que ahora le favorece a Schmitt.

No se sabe con exactitud por qué Schmitt decidió cambiar die Politik -la política- por das Politische -lo político-. ¿La distinción entre la política y lo político era realmente tan importante para Schmitt? En su Diario de 1925 a 1929 se puede encontrar referencias sobre la ambigüedad de su uso, por ejemplo, el 31 de marzo de 1927, Schmitt escribe: «Por la mañana, la señora Schneider habló sobre el concepto de la política».

En la gaveta del morenismo
Lo intuitivo sería que una alianza de partidos de oposición e independientes se coaligara para nombrar a un presidente, compartiera las vicepresidencias y las vocalías de minoría del Consejo de la Legislatura, así como las presidencias de las comisiones, pero todo indica que el oficialismo seguirá mandando sigilosamente, tapando los escándalos de corrupción y filtrando solo lo que le convenga contar.

El gobierno del presidente Lenín Moreno se prepara para gozar de dos años más de sigiloso control asambleario. Mientras la teoría sobre los presidencialismos asegura que en condiciones de fragmentación multipartidista lo idóneo es la coalición, el morenismo consigue coaliciones a la sombra para bajar el perfil de los escándalos de corrupción que salpican al gobierno anterior del que éste formó parte como sobre los nuevos escándalos de su propio periodo.

Diálogo nacional: los convidados de piedra
Las principales organizaciones sociales del país sospechan que los invitan a validar acuerdos previamente establecidos con los sectores empresariales. Y mientras no se transparenten los verdaderos alcances de la carta de intención con el Fondo Monetario Internacional (FMI), esa desconfianza tiene asidero.

A menos que ya tenga cocinados algunos ingredientes, el gobierno va a necesitar meter al diálogo nacional en una olla de presión. Porque 45 días es un tiempo demasiado corto para tratar temas tan complejos como, por ejemplo, la estrategia para salir de la crisis económica. O, peor aún, temas estructurales como la seguridad social.

Páginas