Back to top
  
El miedo
Oswaldo Toscano
"Los violentos": un tramposo discurso del poder
Se busca construir un imaginario social que, en referencia a la “necesidad” y “validez” de la Revolución Ciudadana, no registre lo real del proyecto económico de Alianza País y, de esta forma, los sujetos sometidos a su discurso se identifiquen con su semblante (manipulación discursiva de transformación social). En esto radica la estrategia ideológica del gobierno.
Premio Nobel al derecho a la educación. ¿Se enteraron en Ecuador?
A propósito de la premiación, el mundo ha podido recordar algunas cifras sobre la situación de millones de niños excluidos de la educación y del derecho a vivir su infancia. Según las Naciones Unidas, un total de 57 millones de niños en edad escolar no va a la escuela. De ellos, el 52% son niñas. Pese a los números, luchas como las de Malala y Kaliash se revelan fructíferas.
A un año de la muerte de Vanessa Landínez Ortega
Cristina Burneo Salazar
Estado y neoliberalismo en el Ecuador: algunas contradicciones no resueltas
Lizardo Herrera
No jueguen con fuego...
César Coronel Garcés
Colombia: el origen de la violencia
Clemente Orellana Sáenz
El capitalismo y su violencia estructural: justicia para los estudiantes mexicanos
Lo que no se explica es cómo un Gobierno, autodenominado revolucionario, mientras promulgaba la lucha en contra de la “larga noche neoliberal” y sus Tratados o Acuerdos de Libre Comercio, negociaba uno con la Comunidad Económica Europea, según lo revelan nueve cables diplomáticos.

Hace aproximadamente dos semanas América Latina, horrorizada, asistió a la desaparición de 43 estudiantes normalistas en el municipio de Iguala, estado de Guerrero, México, de los cuales, según confesaron sus responsables (policías municipales y narcotraficantes) fueron asesinados 17, más las seis personas que murieron cuando los buses en los que se encontraban los estudiantes fueron abaleados por la Policía.

Polarización y estabilidad, una fórmula que pierde fuerza
Luego de la “victoria con sabor a derrota”, como la calificó un analista vinculado al gobierno brasileño, ni él ni quienes lo entrevistaban pudieron disimular su desasosiego por una potencial sustitución de los “gobiernos progresistas” por la “restauración conservadora”. No podían admitir que los ciudadanos, si tal fuera el caso, se pronunciaran por tal decisión en las urnas.

Las primarias en Brasil fueron una ventana de observación muy útil para entender ciertas prácticas arraigadas en los llamados gobiernos “progresistas” de América latina, como las del que rige en nuestro Ecuador, por cierto. Lo fue también para advertir ciertas modificaciones en las preferencias  de los electores.

JR Tolkien, CS Lewis, y una jarra de cerveza negra
Lewis no toleraba a los adherentes del cristianismo y siempre que podía dejaba caer todo el peso de su erudición sobre ellos, por lo que un buen día acusó impetuosamente a Tolkien de defender una fe cuya enseñanza fundamental no era sino una mala copia (según él) de varios de los mitos de la antigüedad.

El erudito en literatura medieval CS Lewis sentía una particular aversión por dos clases de personas: filólogos y cristianos. Un profundo  conocimiento de lenguas clásicas, (entre ellas el latín, el griego y el sajón antiguo), había creado en Lewis una efectiva coraza frente a las rígidas normas de los lingüistas profesionales. Por otro lado, el joven profesor era un ateo efervescente que se deleitaba demoliendo los argumentos de cuanto creyente se cruzara en su camino.

Perdonar es divino
Hay arrodillados en la calle, pidiendo perdón y elevando sus manos hacia Correa. Una madre se quiebra y le implora, a gritos, que le deje ver a su hijo. El Estado ha puesto a sus ciudadanos de rodillas. El Estado ha puesto a madres y padres de rodillas. No olvidamos.

Es una imagen que José Serrano, Rafael Correa, los mandos policiales de turno esa noche, se van a llevar grabada dondequiera que vayan cuando termine su reino. Tras las protestas de la ciudadanía del 17S y el 18S, hay gente de rodillas en la calle. Son madres y padres de estudiantes detenidos. Sus hijos, retenidos en Centro de Detención Provisional y en el Regimiento 2, han permanecido incomunicados.

Guayaquil: la lucha sigue…
La tarea de defender la libertad no tiene fecha de caducidad para los guayaquileños que seguimos conquistando día a día la libertad con trabajo constante y espíritu guerrero.

Sin caer en la tentación de comentar sobre la coyuntura, me permito esta semana dedicar este espacio para rendir justo homenaje de gratitud a mi ciudad, Guayaquil que este nueve de octubre celebra 194 años de independencia.

La discusión de lo banal
Hemos sido inducidos a eliminar de manera reiterada la discusión sobre las derechos individuales elementales y mientras el mundo libre crea prosperidad defendiendo justamente esos derechos en casa seguimos discutiendo sobre marcos de reflexión, como: el bien común, el imperialismo, la dependencia, la explotación.

La danza de noticias, comentarios y editoriales de los medios, replican cada una de las acciones del poder, siguiendo la secuencia lógica de la agenda gobiernista, el framework sobre el que se generan estas reflexiones atienden muchas veces a las necedades más cosméticas de la actuación política, dejando de lado las discusiones de fondo.

La doble moral de Correa
La voracidad de los conquistadores desde que llegaron hace 500 años a Amerindia no ha parado hasta el día de hoy, es más, se ha acentuado cada vez. Si los primeros conquistadores eran desalmados y los asesinaban a nombre de Dios y de los reyes, los modernos los asesinan culturalmente y epistemológicamente a nombre del progreso y el desarrollo.

"Si los waoranis descubren la cura para el cáncer y eso significa miles de millones de dólares que nos permitirán salir de la pobreza, no lo pueden patentar, porque se está prohibiendo toda forma de apropiación de sus conocimientos (...) Ahí les están prohibiendo beneficiarse de sus conocimientos". Rafael Correa

Fuerzas Armadas, derechos humanos y libertades
En el Ecuador han existido casos aislados de violencia por parte de las Fuerzas Armadas, como la desaparición y asesinato de la profesora Consuelo Benavides, el asesinato del prestigioso político Abdón Calderón en la dictadura del Consejo Supremo de Gobierno y por el cual el general Bolívar Jarrín Cahueñas, ministro de Gobierno, fue detenido, juzgado y sancionado con prisión.

Las Fuerzas Armadas ecuatorianas siempre han gozado de un enorme prestigio a través del tiempo y de su desarrollo histórico, desde las guerras de la Independencia, hasta nuestros días. La credibilidad y confianza que el pueblo ha demostrado en el transcurso del tiempo, la han convertido en la columna vertebral del desarrollo de la Nación, lo cual a veces las ha presionado para intervenir en las decisiones eminentemente políticas y que debían ser tomadas por el elemento civil.

Homenaje a los 53: la perversidad del poder y sus mecanismos de dominación
La perversión del poder, es decir la transgresión de la norma fundamental en función de la sujeción, implica la puesta en marcha de obscenos mecanismos de dominación que igual o más que la tortura y los juicios instrumentalizados ejecutan violencia simbólica extrema, no solo sobre el individuo sujeto al poder (torturado o enjuiciado) sino sobre toda la sociedad.

Es una regla que el poder concentrado es un poder de dominación,  es decir un mecanismo de subyugación y control de la sociedad en función de un determinado interés particular, sea este económico, cultural, ideológico, político, o todos juntos.

Recuerdos militares
Estas vivencias dentro de las Fuerzas Armadas implican tener una “cosmovisión” diferente como civil de lo que es el soldado ecuatoriano, su formación, trabajo duro, difícil, lleno de abnegación, sacrificio, yendo de lado a lado en Sierra, Costa y Oriente con sus muebles, esposa e hijos, con sueldos miserables.

Como hijo de un brillante oficial de Caballería de Sangre, el general de división del Ejército ecuatoriano Julio Gonzalo Orellana Barriga, héroe de la guerra de 1941, nací en el Hospital Militar ubicado en San Juan y que ahora es un museo.  

Páginas