Back to top
  
Perdonar es divino
Cristina Burneo Salazar
Guayaquil: la lucha sigue…
La tarea de defender la libertad no tiene fecha de caducidad para los guayaquileños que seguimos conquistando día a día la libertad con trabajo constante y espíritu guerrero.
La discusión de lo banal
Hemos sido inducidos a eliminar de manera reiterada la discusión sobre las derechos individuales elementales y mientras el mundo libre crea prosperidad defendiendo justamente esos derechos en casa seguimos discutiendo sobre marcos de reflexión, como: el bien común, el imperialismo, la dependencia, la explotación.
La doble moral de Correa
Atawallpa Oviedo Freire
Fuerzas Armadas, derechos humanos y libertades
Clemente Orellana Sáenz
Homenaje a los 53: la perversidad del poder y sus mecanismos de dominación
Natalia Sierra
Recuerdos militares
Clemente Orellana Sáenz
La marcha por el cambio climático no convocó en Ecuador… ¿por qué?
La vigencia del decreto 16, aquel expedido en junio de 2013, significó una restricción a los derechos a la participación ciudadana, y un relativo desinterés en algunos segmentos sociales por intervenir cívicamente.

La marcha global del 21 de setiembre para reflexionar sobre qué hacer para salvar al planeta de las consecuencias del cambio climático convocada por varias organizaciones globales, una de ellas Avaaz, no halló eco en ninguna ciudad ecuatoriana. Semanas antes de su realización, el equipo de Avaaz invitó a sus miembros ecuatorianos a postularse para actuar en acciones presenciales en esa fecha. Hubo entusiasmo y un interesante intercambio de información, propuestas e iniciativas. Pero ninguna de esas ideas se plasmó.

Avance del progresismo, declive de la izquierda
Ahora, gracias al progresismo, esa misma sociedad, por efecto de una sistemática propaganda ideológica, de la utilización clientelar de los bonos de la pobreza, de la criminalización de la lucha social -que además funciona como pedagogía de persuasión en base a la amenaza y al miedo-, se encuentra disciplinada, arrinconada, desarticulada, amedrentada.

El 29 de septiembre, en la ciudad de Quito se inauguró el primer Encuentro Latinoamericano Progresista (ELAP 2014), al que asistían alrededor de 35 movimientos de izquierda de América latina y Europa, quienes debatirían la situación de la izquierda y las estrategias para combatir el avance de la derecha, según dice el comunicado oficial.

El poder de las movilizaciones
La historia del Ecuador está llena de movilizaciones, golpes, activismo en las calles. Parece ser el destino histórico y doloroso de nuestra dialéctica y entendimiento del poder político.

El descontento popular por diversas razones se expresa en la salida a las calles en forma masiva, para demostrar al gobernante que algo está pasando en una determinada sociedad y es lo único que tiene el ciudadano común y corriente de a pie para que su opinión sea tomada en cuenta.

Siempre seremos los guambras del Mejía
Es que las fuerzas disciplinarias saben que no es lo mismo darle un puñetazo a un joven de una de las universidades más caras de Quito, cuya padres seguramente contarán con los recursos para defenderse, que a un muchacho del Mejía, que viene de un estrato social diferente y al que la inercia de los sistemas sociales hacendatarios como el ecuatoriano, permiten maltratar de manera inercial.

No se necesita regresar a la Sudáfrica de los ochentas, o viajar a los campos de refugiados palestinos en Jordania o Israel para entender lo que es un sistema de Apartheid, de hecho si usted quiere conocer este fenómeno no tiene más  que recorrer la ciudad de Quito de sur a norte y darse cuenta que la sociedad ecuatoriana sostiene un sistema de segregación  que ha sido heredado desde la Colonia y que se mantiene vigente a través de la administración privada de poblaciones, que por lo general se traduce en estrategias de división social (estoy manipulando algunos co

Silencios que matan
Hay un orden social dominante en este país establecido como legítimo: es católico y conservador. Ese orden social, amparado por la Iglesia y el Estado actual, se desarrolla bajo una norma jurídica terriblemente atrasada en lo que se refiere al aborto. Esa norma constituye un riesgo para las mujeres porque no se adapta a las nuevas conductas sociales ni a las realidades que considera indignas de ser repensadas.

De eso no se habla. Es secreto de familia. Algunos secretos inconfesables dentro de la sociedad ecuatoriana encubren a hombres que han cometido actos de violencia sexual dentro de sus propias familias, con frecuencia, con la complicidad de sus miembros, de manera más o menos consciente. Este es solo un ejemplo de la violencia que vivimos todos los días, en todas las regiones y sectores sociales de este país. En muchas familias, se aprende de generación en generación cómo guardar estos secretos.

¿Cuándo se jodió el Perú? Una variación en clave de derechos humanos
¿De qué manera la derecha más conservadora –siendo minoritaria, como es– ha logrado hacerle creer a un sector importante de peruanos que aquella red de crimen organizado, montada desde el gobierno, era necesaria para acabar con la subversión y abrir paso al crecimiento económico?

Un artículo reciente de Carlos Basombrío (1)  sostiene que, en 2000, el colapso del régimen de Fujimori abrió en el Perú “una nueva oportunidad para la paz” a partir de la posibilidad de “discutir y confrontar las consecuencias de la estrategia contrainsurgente del país”. Añade el autor que, en ese momento, “La mayoría de la población cuestionaba el autoritarismo, el autogolpe y las violaciones de derechos humanos.

La democracia en riesgo
El informe local del Barómetro de las Américas señala que para la mayoría de ecuatorianos la economía es el principal problema que enfrenta Ecuador, aunque la percepción de la situación económica nacional ha mejorado sustancialmente en 2014, ocupando en ese rubro el primer lugar de todos los países estudiados.

El Proyecto de Opinión Pública de las Américas (LAPOP por sus siglas en inglés), es una institución académica adscrita a la Universidad de Vanderbilt que desde el 2004 lleva a cabo, cada dos años, una encuesta denominada Barómetro de las Américas que en la actualidad cubre 27 países del Norte, Centro, Sur América y del Caribe. El proyecto estuvo a cargo hasta 2013 de Mitchell A. Seligson, prestigioso politólogo estadounidense. En la actualidad su directora es la politóloga Elizabeth J. Zechmeister, también estadounidense.

¡Mashi pelucón!
¿No se supone que este es el gobierno de los trabajadores?, no solo les quita un derecho ya adquirido como son las utilidades, además los reprime cuando salen a las calles a protestar. Insisto, ¿no se supone que este es el gobierno de los trabajadores?

Ante la persecución despiadada que terminó con el cierre de Diario Hoy, luego de una historia de más de tres décadas junto a los ecuatorianos sobreviviendo a toda clase de tempestades políticas, he prometido no callar y agradezco este espacio con el que se me ha honrado para cumplir mi promesa. Podrán cerrar todos los medios de comunicación, pero no podrán quitarnos la libertad mientras haya por lo menos un ecuatoriano dispuesto a no callar.

La restauración conservadora en el Ecuador: una lectura a contrapelo
La restauración conservadora a la que se refiere el Presidente, por consiguiente, no sólo provendría de la derecha desestabilizadora, sino del giro político que él mismo le ha dado a su gobierno. Dicho de otro modo, en el dilema planteado, la derecha neoliberal y el gobierno se necesitan el uno al otro para legitimarse.

En varias de sus recientes apariciones públicas, el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, ha declarado que está en marcha una restauración conservadora en el Ecuador. Con el fin de evitar este avance o de impedir que la derecha regrese al poder Correa dice que estaría incluso dispuesto a lanzarse a una nueva reelección.

¿A la Revolución Ciudadana le gustan los estudiantes?
¿Qué indica en términos conceptuales aquel discurso pronunciado en 1978 y el amplificado días atrás desde Carondelet? ¿Avances, retrocesos? Solo advierto reflujos: las mismas palabras, igual concepción sobre la protesta y sobre los jóvenes. ¡Poca imaginación!

Miro un periódico de abril de 1978. Reproduce un comunicado del “Gobierno de las Fuerzas Armadas”. En el condena la participación estudiantil en la denominada “guerra de los cuatro reales”, para oponerse al alza de 40 centavos en la tarifa del transporte público.

Páginas