Back to top
  
Siempre seremos los guambras del Mejía
Andrés Ortiz Lemos
Silencios que matan
Hay un orden social dominante en este país establecido como legítimo: es católico y conservador. Ese orden social, amparado por la Iglesia y el Estado actual, se desarrolla bajo una norma jurídica terriblemente atrasada en lo que se refiere al aborto. Esa norma constituye un riesgo para las mujeres porque no se adapta a las nuevas conductas sociales ni a las realidades que considera indignas de ser repensadas.
¿Cuándo se jodió el Perú? Una variación en clave de derechos humanos
¿De qué manera la derecha más conservadora –siendo minoritaria, como es– ha logrado hacerle creer a un sector importante de peruanos que aquella red de crimen organizado, montada desde el gobierno, era necesaria para acabar con la subversión y abrir paso al crecimiento económico?
La democracia en riesgo
Arturo Moscoso Moreno
¡Mashi pelucón!
César Coronel Garcés
La restauración conservadora en el Ecuador: una lectura a contrapelo
Lizardo Herrera
¿A la Revolución Ciudadana le gustan los estudiantes?
Consuelo Albornoz Tinajero
Mery Shelley y los límites del autoritarismo plebiscitario
La Revolución Ciudadana ha sufrido una fractura de su modelo consensual, con respecto al proceso plebiscitario que había funcionado de manera efectiva desde el 2007.

Habermas plantea que un sistema político  ha incurrido en la  lógica plebiscitaria cuando el debate y la argumentación crítica de los actores sociales es reemplazado por la aclamación del líder.

Sandokan y el mercantilismo
La British East India Company fue un producto más de un sistema en el cual los empresarios se ven compelidos a mantener un matrimonio con el poder para lograr sus objetivos y, a la vez, necesitan de la capacidad coercitiva de una autoridad fuerte y esta necesita de los ingresos que producen las tasas impositivas al comercio. Auténtico mercantilismo.

Emilio Salgari dio vida, en sus novelas, a Sandokan el pirata, personaje que tenía el propósito  de recuperar lo que le habían robado los ingleses, que en aquel tiempo ocupaban la India. Estos, no contentos con despojar al protagonista de sus bienes, asesinaron a toda su familia, y para colmo de enredos,  Sandokan se había enamorado de una bellísima dama inglesa, con lo cual el conflicto en su interior era doble.

Democracia desde abajo y en las calles
El 17 de septiembre me enseñó que en el encuentro de los otros no tiene cabida el Uno (llámese caudillo, líder, elegido, gurú, etc.) porque el Uno impide el encuentro, impide el milagro humano de lo común; porque el Uno no es un ser humano de carne y hueso, el Uno es una autorreferencialidad narcisista que siempre busca colocarse por sobre los otros.

Cuando la democracia ejercida desde el Estado, ya de suyo limitada, ha sido prácticamente aniquilada por la administración de un gobierno claramente autoritario, la sociedad en toda su inmensa posibilidad política la asume desde abajo y en las calles. Este milagro propio de la cualidad política de lo humano es lo que se observó el pasado 17 de septiembre en el Ecuador.

Quien bien te quiere te hará llorar
¿Van a estigmatizar a estos jóvenes, a encarcelarlos para negar una marcha de decenas de miles de personas en Quito y otras ciudades este 17 de septiembre? ¿Hasta dónde van a llevar el castigo para cubrir su derrota?

“Los muchachos del  Instituto Benjamenta jamás llegaremos a nada; es decir, el día de mañana seremos todos gente muy modesta y subordinada. La enseñanza que nos imparten consiste básicamente en inculcarnos paciencia y obediencia…”. Así inicia la novela Jakob von Gunten, del escritor suizo Robert Walser. En el Instituto Benjamenta, los estudiantes aprenden a minar su voluntad y, en lo posible, deben renunciar a hacer preguntas. Tras la finalización de sus estudios, se convierten en sirvientes de otros. Walser pensó que retrataba una hipérbole.

Síndrome metabólico en la infancia y adolescencia
La prevención de la obesidad es una prioridad internacional de salud pública, dado que la prevalencia de la obesidad y sobrepeso está elevándose en las poblaciones de niños en todo el mundo, impactando a corto y largo plazo la salud.

¿Cómo podemos disminuir la prevalencia-incidencia de sobrepeso y obesidad en el país? Pregunta de muy difícil respuesta para los expertos en Endocrinología, Nutrición y especialidades afines ¿Aplicando medidas punitivas, impuestos a las comidas ultra procesadas “chatarra” o “rápidas”?

Ni privatismo ni estatismo
Necesitamos otro sistema, uno horizontal, integral, relacional, que ponga la acción político-social en toda la población. Una democracia directa y no representada en ciertos grupos de poder. Un modelo en que la colectividad organizada se empodera del Estado y de la estructura socio-económica para generar un sistema donde lo colectivo es prioritario a lo individual.

Las voces neoliberales de alerta sobre el déficit fiscal del Gobierno correista y de la necesidad de liquidez para su abultado presupuesto, verdad o no, han renacido cuestionando al excesivo gasto público y la inmensa burocracia.

Matemática elemental: el Gobierno y la legitimidad de la protesta social
La sociedad civil, convertida en masa consumidora obviamente acrítica, asiste cada cierto tiempo a las urnas como quien se dirige al centro comercial para adquirir su producto político entre varias ofertas de marcas electorales, sin ningún criterio político y menos aún crítico.

Es un hecho lamentablemente que en la sociedad actual, dominada por la lógica mercantil, el sistema político, sitiado por el mercado electoral, ha reducido la participación política a un vulgar marketing publicitario.

Judicialización de la medicina
Si una persona con diabetes se inyecta la insulina a las 22:00 y no ha comido a las 03:00 puede tener una hipoglucemia nocturna y con facilidad morirse de arritmia cardíaca, ¿De quién es la culpa, del médico que prescribió la insulina o del paciente que no comió?

Es Estados Unidos en donde más juicios en contra de los profesionales médicos se producen en el mundo. Por supuestos actos de “mala práctica médica” las legiones de abogados especializados en auspiciar estas acciones legales y “cazar” a los médicos, como jauría tras la presa, son impresionantes.

Ad hominem
Horror, todo es mentira, la justicia ecuatoriana nunca fue tan independiente como ahora, a Luis Pásara le pagó Chevron para que mienta, ¿Y a las víctimas cuyos casos son reseñados en el informe Pásara, personas de carne y hueso que vivieron en forma directa la persecución judicial del Estado a algunas de las cuales yo mismo defendí o defiendo, también les habrá pagado Chevron para que ejerzan su legítimo derecho de protestar y defenderse o para que denuncien la corrupción en las altas esferas del gobierno y con ocasión de ello sean judicializados?

El filósofo australiano Charles Hamblin en su libro Fallacies publicado en 1970 definió las falacias como “argumentos que son inválidos pero que parecen ser válidos”. En la obra en cuestión Hamblin incluye en un catálogo de falacias al argumento ad hominem que “se comete cuando se argumenta a favor de un caso no basándose en sus méritos, sino analizando (usualmente de manera desfavorable) los motivos o el historial de sus defensores u oponentes”.

Por la libertad
Te das cuenta que la libertad que creías tener nunca existió, siempre tuviste que responder a los designios divinos del gobierno de turno; la fuerza del cambio, pan techo y empleo, ni un paso atrás, la patria ya es de todos; todas frases hechas en un escritorio donde se planifica la vida de la gente.

¿Cómo inaugurar un espacio dedicado a la libertad?, es la pregunta que me surge, más aún cuando esta es la bandera de lucha con la que he asumido mis funciones de adulto responsable; ¡ay!

Páginas