Back to top
2 de Abril del 2024
Historias
Lectura: 21 minutos
2 de Abril del 2024
Gustavo Isch

Consultor político, experto en comunicación electoral y de gobierno. Docente de la Universidad Andina Simón Bolívar

Consulta y referendo bajo fuego cruzado: la caída de aprobación de Daniel Noboa en la encuesta IMASEN
0

Quito (Pichincha), 26 de marzo de 2024.- En la Plaza de la Independencia, se llevó a cabo el Cambio de Guardia de los Granaderos de Tarqui, considerados custodios del honor militar, la lealtad con la patria y la seguridad del Presidente de la República. Fotografía: Eduardo Santillán-Presidencia de la República

 

Los datos de una reciente encuesta con 1500 casos aplicada en todo el Ecuador evidencian una caída de la aprobación de Daniel Noboa, mientras se fortalece la de las Fuerzas Armadas. Los medios tradicionales también pierden credibilidad en beneficio de las redes sociales.


Cuando el país aún se encontraba consternado por la masacre del Viernes Santo en Manabí, que dejó cinco víctimas mortales, la Policía Nacional informó que ese fatídico feriado registró 137 muertes violentas.

Portavoces del Gobierno han señalado que este año registra una disminución en el número de muertes violentas, en comparación con el mismo período del año anterior.

La respuesta oficial parece no encontrar mejor narrativa que sumar y restar muertos. El libreto de las autoridades se antoja mínimamente empático con la gente, que, en cambio, debe bancarse una campaña de publicidad cargada de espectacularidad, y enfocada en la viralización, que busca producir la sensación de que las cosas están mejorando. 

No hay una “escalada de la violencia”; no es una estrategia del crimen organizado que ocurre, “por coincidencia en vísperas de la consulta popular”.

Cuenca (Azuay), 1 de abril de 2024. El lunes 1 de abril, desde Cuenca, el presidente Daniel Noboa Azin supervisó el cierre de un túnel en el Centro de Privación de Libertad (CPL) Azuay N.°1, que había sido construido por las personas privadas de libertad (ppl) y por el cual pretendían escapar. Las fuerzas del orden evitaron que esto ocurra. Foto: Pablo Reinoso / Presidencia de la República

La verdad es que la violencia no ha cesado en poco más de 100 días de gobierno y luego de que se decretó el estado de “conflicto armado interno” en el Ecuador.

Nuevos hechos de violencia en Ecuador

No es el régimen de Daniel Noboa la víctima, tampoco su consulta y menos aún, su deseo de ser reelecto el 09 de febrero del 2025. Las víctimas principales son miles de inocentes ciudadanos asesinados, los secuestrados, los extorsionados, los asaltados, los que han quebrado en sus emprendimientos bajo el imperio de la delincuencia; los miles que han emigrado y siguen huyendo de un país en el cual no encuentran refugio ni esperanza.

El viernes cuatro personas, incluido un militar, fueron asesinados en la ciudad de Manta, el anterior fin de semana, la alcaldesa de San Vicente, en esa misma provincia, fue asesinada junto con su asesor de comunicación, en un nuevo acto de violencia política. Su muerte se suma al magnicidio de Fernando Villavicencio y del alcalde de Manta, Agustín Intriago, en 2023.

La alcaldesa de San Vicente fue asesinada en un vehículo. Foto: Diario Expreso

El miércoles, un motín carcelario en Guayaquil dejó tres presos muertos y seis heridos, ocurrió en el mismo centro de reclusión del que se fugó Adolfo “Fito”, líder de la banda criminal Los Choneros.

Semanas atrás, el alcalde de Guayaquil, Aquiles Álvarez, informó sobre el hallazgo de dinamita escondida cerca a los estadios de los equipos de fútbol Barcelona y Emelec, por lo que no autorizará para que jueguen con público en esos recintos.

Días después, se alertó sobre una amenaza de bomba en el estadio “La Cocha”, de Latacunga, donde se iba a jugar un partido de fútbol entre El Nacional y el Deportivo Cuenca. El evento fue suspendido y se encontró dinamita debajo de un vehículo estacionado en los parqueaderos de acceso al estadio.

A principios de enero, la Policía encontró dinamita cerca de una estación policial comunitaria y un mercado popular.

Personal del GIR y canes especializados acudieron al sitio para verificar los artefactos explosivos encontrados en el parqueadero del estado La Cocha, de Latacunga, cuando se realizaba un partido de fútbol. Foto: Policía Ecuador

El macabro inventario repasa aleatoriamente lo sucedido en poco más de 100 días del nuevo gobierno, que, en enero de este año, declaró a la nación en conflicto armado interno, tras una violenta arremetida de bandas criminales que dejó una veintena de muertos, una incursión delincuencial en un canal de televisión, explosiones y más de 200 secuestros en cárceles y calles.

El combate a la violencia genera miedo y cohesión

El combate a la violencia criminal intensamente publicitado, crea dos efectos en la sociedad: miedo -que inmoviliza- y seguidamente, cohesión en busca de protección.

En un estado de shock, la inmensa mayoría de personas se cohesiona automáticamente, por un instinto de supervivencia primigenio, alrededor de personas e instituciones que le provean seguridad y lo conduzcan hacia una zona de confort, a cualquier costo. Es un fenómeno harto conocido e investigado científicamente, en distintos lugares y épocas. El riesgo de que ello ocurra en estados tan contaminadas por corrupción, codicia e impunidad, en sociedades fragmentadas y manipuladas por el antagonismo, es que desde allí se fortalezcan liderazgos autoritarios, de caprichosos personajes capaces de encerrar la razón social en burbujas de complacencia o tolerancia, ante los abusos o despropósitos de los falsos mesías.

Los poderosos cárteles mafiosos y sus líderes no han sido tocados. Ecuador es un país sometido a la violencia criminal desatada por bandas que operan como fuerzas armadas irregulares de los cárteles internacionales, que se disputan a sangre y fuego las rutas del narcotráfico, por estar ubicado entre Colombia y Perú, los mayores productores de cocaína del mundo, lo que convirtió al país en un centro logístico para el envío de droga a Estados Unidos y Europa; bajo su sombra han crecido desmesuradamente el lavado de activos, la corrupción en el sector público y en el sector privado, y la impunidad; juntos tejieron una enorme y formidable  red, desde hace años.

Los resultados de la última encuesta de IMASEN en Ecuador; baja la aprobación de Noboa

Los resultados de un estudio de opinión, realizado por la empresa peruana IMASEN, entre el 16 y el 19 de marzo de este año, a 1500 personas encuestadas sobre diversos temas, ha concitado la atención en espacios de opinión. La investigación se desarrolló en las provincias de Pichincha, Guayas, Manabí, Azuay, la región amazónica, y sobre una muestra proporcional en el resto de provincias de la costa y de la sierra. En la investigación no se incluyó a Galápagos.

Referencia Quito (Pichincha), 26 de marzo de 2024.- En la Plaza de la Independencia, se llevó a cabo el Cambio de Guardia de los Granaderos de Tarqui, considerados custodios del honor militar, la lealtad con la patria y la seguridad del Presidente de la República. Fotografía: Eduardo Santillán-Presidencia de la República

Probablemente, la marca más fuerte de la data difundida, es la que refleja una drástica baja en la aprobación ciudadana a la gestión de Daniel Noboa: sería, según IMASEN de 57.4% de aprobación, dejando un 35.7% fuera de la zona de conformidad.

Siendo todavía un porcentaje importante, la inquietud sobre la data se produce porque luego de su investidura, y hasta este momento, el presidente Noboa parecía gozar de una elevada popularidad, casi a prueba de todo. También llama la atención, que la desaprobación “dura” viene de la población comprendida entre los 16 y 34 años, precisamente aquella con la que el presidente suele apalancar sus mensajes.

Pero no es tan difícil entenderlo:

1.- El fracaso de Lasso: su antecesor, Guillermo Lasso, dejó una vara extremadamente baja de aprobación, que habría llegado al 5%, poco antes de declarar la “muerte cruzada” que disolvió la Asamblea Nacional y adelantó las elecciones generales, gracias a lo cual, habría remontado en algunos puntos. El efecto que su salida y el cierre de la Asamblea generó, fue el de una gran confianza ciudadana, afincada en la presunción de que cualquier otra administración sería mejor, que la del expresidente.

Guillermo Lasso firma el decreto de "Muerte cruzada". Foto: Presidencia de la República

2.- El presidente más joven: La expectativa levantada con la presencia del más joven presidente de la República se tradujo en una muy fuerte apreciación pública, sobre el anuncio de un nuevo estilo de gobierno. Durante su campaña, entre muchas cosas, afirmó que no era partidario de subir impuestos, que iba a mantener el crudo bajo tierra en el Yasuní, que iba a apoyar a los jóvenes. Una vez en el poder, dijo no ser un “anti nada” sino “pro-Ecuador”. Luego impulsó un “Acuerdo por la Gobernabilidad” que unió a su movimiento político con los bloques mayoritarios de la Asamblea: La Revolución Ciudadana y el Partido Social Cristiano. Evidentemente, ese ambiente positivo se iba a reflejar en cualquier encuesta, por precaria o sesgada que pudiera ser. Pero los números de las encuestas son tan efímeros como las circunstancias.

3.- El conflicto armado interno:  Durante este período, la crisis de seguridad y la crisis económica marcaron la comunicación y las decisiones del Ejecutivo.  Al producirse la incursión de una gavilla de delincuentes en un canal de televisión, y su posterior desalojo por fuerzas del orden -episodio que extrañamente estuvo varias horas al aire- y que captó la atención nacional y de muchos otros países, el presidente decretó el Estado de Excepción y la guerra a la delincuencia, lo que se tradujo en la presencia de fuerzas militares en apoyo a la Policía Nacional.

No había que ser un genio político para tomar esa decisión, el consiguiente respaldo de la parroquia hasta entonces agobiada por los delincuentes fue inmediato y masivo; parecía que por fin había llegado un líder con “pantalones bien puestos” y que además contaba con el apoyo de los Estados Unidos. ¡Salve oh Patria, mil veces! ¡Oh Patria! ¡Adelante, Ecuador, adelante!

4.- La violencia continúa: Las actividades del crimen organizado no se detuvieron, como era de esperarse, la violencia desenfrenada se produce pese al estado de excepción que rige desde enero por orden del gobierno; el embate delincuencial profusamente difundido por medios masivos y redes sociales, nunca se detuvo. La crisis económica empezó a hacer lo suyo; se incrementaron impuestos, se redujo el presupuesto de las universidades, empezaron los despidos, se decidió continuar un año más -por lo pronto- con la extracción petrolera en el Yasuní.

El veto presidencial a mayores de 35 años 

Hay que destacar que el presidente no dialoga, no interpela, no debate con gente mayor de 35 años. Ello es una constante desde el inicio de su mandato, escamotea el diálogo y el debate directo sobre temas esenciales como migración, impacto medio ambiental de actividades extractivistas, la condonación de deudas a grandes empresas, la reforma al seguro social que supone más tiempo de aportación, mayor aportación económica y menor jubilación; no dialogó sobre el TLC con China pese al riesgo de firmarlo incluso advertido en un informe de la CEPAL, no comentó nada sobre el recorte de U$ 162 millones a las universidades, y no ha dicho ni pío sobre qué planea hacer para proteger a los empresarios, a los comerciantes, a los agricultores, a los emprendedores, en el potencial escenario de una competencia desleal o invasiva de productos chinos.

Sube la imagen militar y se desploma la de los medios tradicionales 

Por otro lado, es evidente en el estudio de opinión, el reposicionamiento de la imagen de las FF.AA. con un 83.9%; ello se explica por sus acciones de control a la delincuencia; pero también llama la atención la baja aprobación a los medios de comunicación tradicionales con apenas un 39,6%, porque implica una preeminencia de las redes sociales para informarse, y para generar corrientes de opinión sobre temas que preocupan a la ciudadanía. Hay una pérdida de hegemonía narrativa de los medios tradicionales, frente al impulso de la opinión abierta, manifiesta en la esfera digital.

También destaca el informe, lo que tiene que ver con los burgomaestres de Quito y Guayaquil. La imagen del alcalde del puerto principal tiene una curva a la baja de 7% en tres meses.

De su lado y con 53.7% el alcalde de Quito va en ascenso, con un incremento de aceptación de casi 13%, entre julio y marzo, seguramente por el efecto del sistema del metro en la movilidad, una obra de alto impacto que tuvo la suerte de inaugurar, y que tanto esperaba Quito, luego de 4 administraciones fallidas de sus alcaldes.

Datos sobre la percepción ciudadana sobre instituciones, sobre las bancadas legislativas, sobre la imagen de la fiscal Diana Salazar, y mucho más puede hallarse en la investigación.

En el sector Puente Amarillo del cantón #SanLorenzo, aproximadamente a las 03:30 am, se realizó el allanamiento a una vivienda donde se aprehendió a Cristian B., presunto delincuente que tenía en su poder 1 arma de fuego, municiones y 86 dosis de sustancias ilícitas.

Mientras todo ese contexto transcurre, el carnaval inacabable de la corrupción desnudada por los casos Metástasis y Purga impulsados por la fiscalía general del Estado, han revelado redes delictivas que conectan los sistemas de justicia, la Policía, la Fiscalía, la política, comunicadores, y la empresa privada. También han abierto investigaciones que vinculan a personajes cercanos a gobiernos locales, al Ejecutivo (caso Gran Padrino”), a la legislatura, así como a operadores que subrayan su relación con importantes tiendas políticas; dos de ellas, integran el “Acuerdo por la Gobernabilidad”. Ello también juega en la sensación de desaliento que empieza a notarse en la ciudadanía; la escucha social en redes sociales puede ratificarlo.

La percepción de que está haciendo cambios y de que lucha contra la delincuencia y contra la corrupción es más sólida, en cuanto se concreta básicamente alrededor de tres temas; en tanto las razones de la desaprobación son varias, van desde la inseguridad, hasta el desempleo, pasando por la falta de obras y otras más.

Ese es el marco en el que probablemente se produce la baja en la aprobación al presidente Noboa, que registra el estudio de IMASEN. A cada evento, le corresponde una corriente de opinión, que es lo que miden las encuestadoras.

Sin embargo, no debería ser ese, el hecho fundamental sobre el que se siembre el debate, ello sería una distorsión, un distractor. El estudio refleja también la percepción sobre otros temas también muy importantes.

Es ya innegable que, desde hace años, el sangriento viaje del país hacia un destino incierto, se mueve en vías paralelas que conectan a la política y a la delincuencia organizada. En lo inmediato, configuran un escenario cargado de opacidad, intoxicado por la incansable y vertiginosa información o desinformación, emitida desde incontables fuentes, que mantienen a la ciudadanía atemorizada y desmovilizada.

En poco más de 100 días la política ratificó el polémico Acuerdo de Libre Comercio con China, aprobado por solo 76 de los 135 legisladores; se aprobaron cinco leyes económicas urgentes, enviadas por el Ejecutivo, en medio de las cuales se identificaron ciertos articulados vehementemente defendidos por algunas bancadas (como los relacionados con reformas a la Ley de Plusvalía), que encendieron débiles pero suspicaces interpretaciones y alertas en la ciudadanía.

El presidente viajó a Canadá para promocionar inversiones mineras por US 4.800 millones, en un país que no atina a entender el débil -cuando no inexistente control- al extractivismo y sus irremediables afectaciones en el medio ambiente y a comunidades asentadas en tales los entornos.

Recientemente, la Canciller anunció la posibilidad de que China tome el control operativo de dos importantes centrales hidroeléctricas, incluída Coca Codo Sinclair. Se propone esta acción a cambio de un pago adelantado, a pesar de que el Estado ecuatoriano aún no ha recibido oficialmente la central construida por Sinohydro, debido a fallos técnicos durante su ejecución. Esta concesión plantea una situación similar a la privatización de una entidad crucial en un sector estratégico, lo cual debería ser examinado a la luz de las disposiciones constitucionales sobre la protección de tales áreas. Según muchos analistas, entregar el control operativo de una central hidroeléctrica estratégica a inversionistas extranjeros, especialmente una que desempeñó un papel fundamental en la resolución de la crisis energética del país, equivale prácticamente a privatizarla.

Según el presidente Noboa, la revuelta carcelaria y la reciente violencia “no son hechos aislados”, pues ocurrieron en “vísperas de una consulta popular” que impulsa el gobierno.
En su cuenta de X, el mandatario responsabilizó a “narcoterroristas” y sus “políticos aliados” del motín, sin identificarlos… 

Un referéndum "bajo fuego"

El referéndum y la consulta popular programados para el 21 de abril están en desarrollo y la campaña publicitaria oficial continúa sin interrupción. Los ciudadanos ecuatorianos nos enfrentaremos a decisiones importantes, como la posibilidad de endurecer las medidas contra el narcotráfico, permitir que los militares respalden a la policía sin necesidad de declarar un estado de excepción, aprobar la extradición de ecuatorianos vinculados al crimen organizado y aumentar las penas por delitos de terrorismo y narcotráfico.

Pero la mayoría de ecuatorianos afirman no conocer cuáles son las preguntas de la consulta y referéndum; es decir no conocen y por ello no pueden opinar, por ejemplo sobre la propuesta del trabajo por horas que polariza el debate entre conquistas sociales, y la tendencia a la precarización laboral, producto de la tercerización.

Menos aún, se conoce o se opina ampliamente, sobre la propuesta de arbitraje internacional como método de resolución de controversias en materia de inversiones.

Estos extremos, muchas veces manipulados por intereses políticos, alejando al país de una solución equilibrada.

En febrero, mediante Decreto Ejecutivo, se anuló aquel que pretendía controlar el nepotismo y el tráfico de influencias, y se dejó al libre albedrío de los funcionarios la decisión de aceptar o no entrevistas con la prensa, lo cual debilita la transparencia informativa que la sociedad merece.
Ecuador enfrenta una crisis de seguridad sin precedentes. El Plan Fénix, al parecer, es solo eso: un plan, no una estrategia integral.

Es crucial que las autoridades actúen de manera urgente y eficaz para abordar esta crisis y, correlativamente, alinear el discurso oficial con la realidad, involucrar a la sociedad civil en la gobernanza, adecentar la política y mejorar la gestión pública con personas calificadas.
El referéndum y la consulta popular se desarrollan “bajo fuego cruzado”. La violencia criminal y la falta de empatía social de las autoridades frente a sectores que difieren o impugnan ciertas decisiones sensibles, son dos factores que pueden mermar la capacidad de contener en una burbuja publicitaria, la desazón producida por la inseguridad, la falta de oportunidades, y la incertidumbre.

GALERÍA
Consulta y referendo bajo fuego cruzado: la caída de aprobación de Daniel Noboa en la encuesta IMASEN
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La Agencia EFE le "suspendió" el premio Rey de España de Periodismo a La Posta
Redacción Plan V
EE.UU: las elecciones más difíciles de su historia
Ugo Stornaiolo
La fiscal Diana Salazar alega su embarazo de alto riesgo como argumento contra el juicio político
Redacción Plan V
Las claves para entender las reformas al PUGS y el nuevo marco urbanístico de Quito
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Audio entre Carlos Pólit y Diego Sánchez (primera parte): en 2020 el excontralor creía que le pincharon su teléfono
Susana Morán
Audio entre Carlos Pólit y Diego Sánchez (segunda parte): el excontralor pidió ayuda para su hijo John a Lenín Moreno
Susana Morán
La "gran fiesta" de despedida de Roberto Izurieta levantó polvareda
Redacción Plan V
Ecuador, en el eje de la criminalidad en Europa
Redacción Plan V